Fotosensibilidad

La fotosensibilidad es una reacción anormal de la piel a la luz solar u otros tipos de luz que contengan radiación ultravioleta (UV), asociada a la piel y en la que intervienen distintos químicos, a veces hallados en medicamentos y otros productos. Todas las personas son sensibles a la luz o fotosensibles, pero algunas lo son más que otras, lo cual puede ocasionar problemas de salud. Una reacción de fotosensibilidad puede lastimar la piel, produciendo quemaduras, enrojecimiento, ampollas, vesículas, y es un factor incidente en el Cáncer de Piel. Además está asociada enfermedades como las Porfirias, Lupus Eritematoso Sistémico o Cutáneo, Xeroderma Pigmentoso, Artritis Reumatoidea, Cataratas. Existen distintos tipos de fotosensibilidad, de acuerdo a las causas y factores asociados:

Fotorreacción: se produce cuando una persona ingiere alguna sustancia que aumenta su fotosensibilidad, pudiendo producir sobre la piel enrojecimiento, eczemas, descamación y reacciones oculares. Los químicos responsables de una fotorreacción podemos hallarlos en jabones antisépticos, desodorantes, en las sales de cadmio que se usan en los tatuajes, así como en antiinflamatorios no esteroides (AINE), sulfonamidas, antihistamínicos, tetraciclina.

Fotoalergia: ocurre cuando la la radiación UV altera químicamente uno de los componentes de un medicamento o un cosmético. En este tipo de fotosensibilidad se encuentra implicado el sistema inmunitario de la persona. La reacción puede ser inmediata o aparecer a los minutos, horas, días, o incluso meses después. Los productos que pueden ocasionar una foto alergia son el almizcle, ácido glicólico, bergamota, aceite de sándalo, retinol, quinolonas y antiinflamatorios no esteroides.

Fototoxia: producida por la acción de un químico que absorbe la energía de la luz UV y la libera en la piel, causando daño. En este caso el sistema inmunitario no es un factor presente. La reacción puede aparecer inmediatamente o tardar un tiempo, y pueden persistir en casos graves por años. Las sustancias capaces de producir fototoxicidad son: antiinflamatorios no esteroides, tetraciclina, amiodarona.

Fotofobia: es una molestia ocular ante la exposición a la luz, que puede verse causada o favorecida por distintas sustancias. Entre ellas la tolazamida, latolbutamida, digitoxina, quinidina.

 
 

FOTOTIPOS

Cada persona, debido a factores genéticos y ambientales posee una piel más o menos preparada para exponerse a la luz solar sin recibir daño de la radiación UV. La capacidad de adaptación al sol o fototipo de cada persona puede variar mucho, pero a efectos prácticos existe una clasificación general en seis tipos de piel o fototipos, desde las más sensibles a las más resistentes.

 
 

Fototipo Tipo de piel Características Reacción
I Piel, pelo y ojos muy claros, pueden tener pecas. Siempre se queman, nunca se pigmentan. Eritema intenso, descamación.
II Piel y ojos claros, pelo rubio o pelirrojo. Se queman con facilidad y se broncean muy poco. Reacción ritematosa, descamación.
III Piel blanca (caucásicos), ojos y pelo castaños. Se queman moderadamente, con un bronceado gradual y ligero. Eritema moderado.
IV Piel mediterránea, pelo y ojos oscuros. Ocasionalmente Se queman y siempre logran broncearse. Ligero eritema.
V Piel Morena (latinos, mestizos, gitanos), muy raramente se queman, logrando broncearse en forma rápida e intensa. Eritema imperceptible.
VI Piel negra, nunca se queman. pudiendo oscurecerse o no. No hay eritema, pero si bronceado.

 
 

RADIACIÓN ULTRAVIOLETA

Estas son solo una parte del total de emisiones solares que llegan hasta el planeta y logran atravesar la atmósfera, pero pueden ser particularmente dañinas para el medioambiente, en especial para el hombre. La luz solar está formada por emisiones con diferentes longitudes de onda, cuanto más corta más energía posee la emisión. La radiación UV se clasifica también por su la longitud de onda, que oscila entre los 100 a los 400 nanómetros, un nanómetro es igual a una milmillonésima (10-9) parte de un metro.

Rayos ultravioletas C: 100 a 280 nm. Son los más peligrosos para el hombre pero no llegan a afectarlo, siendo absorbidos por la capa de ozono.

Rayos ultravioletas B: 280 a 315 nm. Su energía es intermedia, factor preponderante en la aparición de cánceres cutáneos ya que pueden penetrar la piel.

Rayos ultravioletas A: 315 a 400 nm. Los más débiles, aun así atraviesan la piel, bronceándola. Pueden causar envejecimiento prematuro.

Todas las emisiones UVC son absorbidas al pasar la atmósfera, un 90% de las UVB son absorbidas por el ozono, el dióxido de carbono, el oxígeno y el agua. No sucede lo mismo con la emisión UVA, que junto con una mínima parte de la UVB llega hasta la superficie del planeta, afectando así el medioambiente y la salud humana.

Existen diversos factores que influyen en una exposición solar; a mayor altitud es más intensa, así como en latitudes más cercanas al ecuador terrestre; la hora de exposición es muy decisiva, al estar más alto el sol los rayos UV inciden verticalmente, atravesando una menor cantidad de atmósfera y por ello son absorbidos en menor grado; la humedad, la contaminación, el viento y las nubes gruesas también pueden absorber parte de la radiación UV, sin embargo nubes muy finas permiten que esta llegue a la superficie, e incluso pueden potenciar la cantidad de radiación. Debe tenerse en cuenta que la reflexión de los rayos UV varía según las superficies implicadas, no solo existe una incidencia directa sino una reflejada. La nieve puede reflejar la radiación UV, pero también la arena y el agua, en particular las gotas de agua sobre la piel que actúan como si fueran pequeñas lupas.

Además hay un factor estacional, siendo más intensa en primavera y verano, que en invierno y otoño. La destrucción actual de la capa de ozono que altera su función protectora natural es otro factor importante, viéndose afectada por la emisión hacia la atmósfera de distintas sustancias, tal como los clorofluorocarbonos. Esto ha producido un aumento de las UVB que llegan a la superficie y una mayor cantidad de personas afectadas de cataratas, cáncer de piel y otras afecciones. Existe un estándar internacional para cuantificar la cantidad de emisión UV que llega a la superficie y su directa incidencia en la salud humana, llamadoIndice Ultravioleta Solar Mundial (IUSM), que cuenta con el apoyo de distintos organismos, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Metereológica Mundial, el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas y la Comisión Internacional de Radiación No-Ionizante.

El índice es una estimación del promedio de radiación ultravioleta solar máxima en la superficie del planeta, lo cual permite predecir la cantidad máxima que resulta perjudicial para la piel y que incidirá en la superficie terrestre al mediodía solar, es decir cuando el sol está en el cénit del cielo. Cuanto más alto sea el IUSM mayor probabilidad de daño habrá para la piel y los ojos, y este se producirá con mayor rapidez. Conocer este índice sirve para saber qué medidas de precaución hay que tomar frente a una exposición solar. Además una sobreexposición puede causar cefalea, vómitos, fiebre, nauseas, y hasta producir un colapso respiratorio.

Categoría de la Exposición IUSM
Baja <2
Moderada 3-5
Alta 6-7
Muy Alta 8-10
Extrema 11+

 
 

FACTOR DE PROTECCION SOLAR Y FILTROS SOLARES

El Factor de Protección Solar (FPS) es un número que indica cual es el múltiplo del tiempo al cual se puede exponer una piel protegida, para conseguir el mismo efecto eritametoso que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección. Eritema es la inflamación superficial de la piel, caracterizada por manchas rojas. Esto es muy útil para saber cuánto tiempo una persona puede exponerse al sol sin sufrir ningún daño sobre su piel. Cuanto más alto sea el FPS mayor es la protección lograda de los rayos solares. El cálculo para saber el FPS es el siguiente:

FPS= Dosis Eritematosa Mínima de la zona protegida/Dosis Eritematosa Mínima zona sin protección

Un filtro solar es un preparado químico de aplicación tópica (sobre la piel) compuesto de sustancias que impiden parcial o totalmente el paso de las radiaciones solares, lo que evita que se dañe la piel. Son de tres tipos:

Físicos o Totales: impermeables a la radiación solar, actúan sobre esta reflejándola. Los más usados son: dióxido de titanio, óxido de cinc y mica.

Químicos o Parciales: actúan sobre la radiación solar absorbiéndola, toman la energía y cambian su longitud de onda, que resulta inofensiva para la piel. Estos son los más utilizados: ácido sulfónico, benzofenona, ácido para-amino-benzoico (PABA), acido cinámico, dibenzoilmetano, alcanfor.

Biológicos: evitan que se formen radicales libres en el organismo, lo que produce un aumento en las defensas de la piel.

 
 

MEDIDAS DE PROTECCIÓN

1- Evitar exponerse al sol en las horas donde la radiación UV es más intensa, entra las 11 y las 16 horas. Debe tenerse en cuenta la cercanía de superficies reflectantes como la arena, el agua, la nieve y otras, que pueden perjudicarnos.

2- Utilizar ropas que nos cubran adecuadamente para protegernos de los rayos solares, así como usar una gorra o sombreo de ala ancha. Todas las zonas más sensibles deben protegerse bien: orejas, rostro, calva, empeine, cuello, escote. Para los labios se recomienda usar productos fotoprotectores especiales.

3- Para proteger los ojos hay que usar anteojos que nos protejan tanto de la UVB como de la UVA.

4- Si se decide exponerse al sol debe ser en forma progresiva, 10, 15 y 20 minutos, preferentemente en movimiento. Tener siempre en cuenta el Indice Ultravioleta Solar Mundial (IUSM), para el día de exposición.

5- El bronceado artificial puede provocar envejecimiento cutáneo prematuro, quemaduras, y aumentan el riesgo de contraer cáncer de piel. Es recomendable evitarlo.

6- Durante el embarazo evitar toda exposición solar.

7- Usar protector solar sobre las zonas de piel expuestas, teniendo siempre en cuenta el fototipo personal y el factor de protección solar (FPS). Este debe aplicarse entre media a una hora antes de la exposición, debiendo aplicarse nuevamente cada 2 horas, y también después de bañarse o sudar. Son mejores los que protectores físicos (reflejan la radiación UV) que protejan contra rayos UVB y UVA, y si son resistentes al roce mecánico y al agua mucho mejor. Asegurarse de que no contengan ningún producto que pueda ocasionar una reacción fotosensible.

8- En una primera exposición solar, el FPS debe ser por lo menos 20 para un niño y 15 para un adulto.

9- Evitar el uso de cualquier producto que pueda favorecer una reacción de fotosensibilidad, incluyendo aquellos que contienen alcohol porque produce manchas oscuras en la piel.

10- Durante la exposición solar debe evitarse la posición decúbito (acostado/a) y permanecer inmóvil.

11- Beber abundante agua para evitar la deshidratación del organismo e hidratar la piel luego de una exposición. Bañarse con agua tibia.

12- Evitar toda exposición al sol si se posee antecedentes de fotosensibilidad, se padece enfermedades como por ejemplo porfiria o lupus eritametoso, o si se está ingiriendo algún medicamento con un producto asociado a una reacción fotosensible.

 
 

SUSTANCIAS ASOCIADAS A LA FOTOSENSIBILIDAD

Presentes en Aniarrítmico: Amiodarona.

Presentes en Antibacterianos: tetraciclinas, quinolonas y sulfonamidas. Raramente trimetoprima; dapsona y clofazamina (antileprosos); pirazinamida (antituberculoso); griseofulvina y terbinafina (antifúngicos); ribavirina (antiviral); clorhexidina (antiséptico).

Presentes en Fármacos Cardiovasculares: hidroclorotiazida, indapamida, furosemida (diuréticos tiazidicos y de ASA); hidroclorotiazida, flecainida, quinidina, hidroquinidina; diltiazen y nifedipino (bloqueadores de canales de calcio); enalapril (inhibidores de enzima convertidora de angiotensina II (IECAs)); antagonistas de receptores de angiotensina II (ARAs II), fibratos y estatinas.

Presentes en Psicotrópicos: fenotiazinas, carbamazepina. Clorpromazina, tioridazina; imipramina (antidepresivos); casos raros con fluoxetina, venlafaxina, benzodiacepinas.

Presentes en Anticancerígenos: metotrexato; imiquimod (inmunomodulador); dacarbazina, fluoruracilo, vinblastina; flutamida (andrógeno antagonista no esteroideo)

Presentes en Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) sistémicos: diclofenaco, ibuprofeno, indometacina, ketoprofeno, naproxeno, piroxicam, sulindac, naproxeno, ácido mefenámico.

Presentes en Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) tópicos: ketoprofeno en gel.

Presentes en otros fármacos: isotretinoina oral (tratamiento del acné); sustancias para el tratamiento de la psoriasis; acetazolamida (tratamiento del glaucoma); prometazina de administración oral y tópica (antihistamínicos derivados de fenotiazinas); sulfasalazina y sales de oro (antiinflamatorios); omeprazol (inhibidores de la bomba de protones); hormonas anticonceptivas; glibenclamida (hipoglicemiantes); vitamina B6 (piridoxina); análogos de vitamina D como calcipotriol.

 
 

PLANTAS ASOCIADAS A LA FOTOSENSIBILIDAD

Algunas plantas contienen sustancias (furocumarinas) que pueden provocar una reacción de fotosensibilidad o fitofotodermatitis, por lo que hay que tener cuidado al estar en contacto con ellas. Estas son:

Agrimonia, alcachofa, aquilea, apio, árnica, arvejas, bergamota, caléndula, chirivía, crisantemo, diente de león, endivia, eneldo, girasol, hierba de San Juan higueras (solo la hoja y el tallo), higos, hinojo, lechuga, lima, limón, manzanilla, milenrama, mostaza, naranja, naranja amarga, perejil, perifollo, ranúnculo, ruda común, zanahorias,

 
 

LESIONES EN LA PIEL POR EXPOSICIÓN SOLAR

La piel es la más afectada en una exposición solar, y aunque esta posee mecanismos de protección como el sudor, la producción de melanina o el engrosamiento de la capa superficial o capa córnea, esta no es suficiente para protegerla de una sobreexposición a la radiación ultravioleta. Lo que puede causar desde un simple enrojecimiento hasta un grave daño, como en un tipo de cáncer llamado melanoma. Esta es una lista de las lesiones que puede sufrir una persona por sobreexposición solar. Cabe aclarar que la luz solar de por sí es buena para la salud humana, permite sintetizar la vitamina D, por ejemplo. Como en muchas otras cuestiones referidas a la salud, es el exceso lo que pude perjudicar, y en este caso también el no tomar las precauciones necesarias.

QUEMADURA SOLAR

La lesión más simple por sobreexposición solar. Influyen factores como el fototipo o tipo de piel, el tiempo de exposición y la hora, la intensidad de la luz, el grosor de la capa córnea. La lesión comienza con eritema (inflamación superficial de la piel caracterizada por manchas rojas), seguido de edema (hinchazón blanda de una parte del cuerpo, que cede a la presión y es ocasionada por la serosidad infiltrada en el tejido celular), inflamación, y posterior formación de vesículas (vejiga pequeña en la epidermis, llena generalmente de líquido seroso.) y ampollas.

FOTODERMATOSIS

Erupción Polimorfa Lumínica: se caracteriza por lesiones pruriginosas, polimorfas, en forma de pápulas o placas eritematosas convesiculación. Suspendiendo la exposición las lesiones curan en una o dos semanas, pero pueden aparecer brotes sucesivos a veces.

Fotodermatosis Primaveral Juvenil: se inicia en los pabellones de las orejas como una erupción papuloeritemetosa, que en unos 15 días se convierte en vesiculoampollosa y costras. Al sanar no deja cicatriz.

Hydroa Estival o Vacciniforme: es propia de la infancia y tiene dos variantes. La primera con lesiones semejantes al prurigo actínico (hydroa estival), mientras que la segunda posee principalmente vesículas o ampollas umbilicadas, que llegan a confundirse con una protoporfiria eritropoyética (hydroa vacciniforme).

Prúrigo Actínico: lesión con aparición de brotes repetidos lesiones cutáneas pruriginosas, con forma de pápulas o placas con vesiculación,

Urticaria Solar: con lesiones habonosas o de eritema asociadas a intenso prurito, aparecen casi inmediatamente en una exposición solar.

REACCIONES DE FOTOSENSIBILIDAD FOTOTÓXICAS Y FOTOALÉRGICAS

Reacciones Fototóxicas: asociadas a distintos fármacos y químicos, que deben estar presentes en la cantidad necesaria para producir la reacción, junto a una exposición en cantidad y calidad de rayos UV.

Reacciones Fotoalérgicas: también con presencia de fármacos y/o químicos, en este tipo de reacción fotosensible interviene un mecanismo inmunológico de hipersensibilidad retardada, y por eso debe existir una fase anterior de sensibilización.

Las sustancias presentes en estas reacciones pueden ser de aplicación tópica o por otras vías, como la sistémica, y ocasionar tanto una reacción de tipo fototóxica como fotoalérgica.

DERMATOSIS FOTOAGRAVADAS

Son todas las dermatosis o enfermedades de la piel que se ven agravadas por la acción de los rayos UV.

FOTOENVEJECIMIENTO

Cuando una persona se sobreexpone a la luz solar y lo hace por mucho tiempo, se produce una aceleración del proceso fisiológico de fotoenvejecimiento en la piel. Hay que recordar que los efectos negativos de una sobreexposición son acumulativos, y no solo se manifiestan durante la exposición solar o poco después. Hay que considerar todos los factores habituales aquí, tiempo y hora de exposición, fototipo, cantidad de radiación UV, etc.

QUERATOSIS ACTÍNICA O QUERATOSIS SOLAR

Es un tipo de lesión precancerosa como consecuencia de la exposición solar. Posee un aspecto plano y escamoso que se desarrolla hasta ser una superficie de apariencia verrugosa y dura. Entre un 10% a un 20% de los casos con esta lesión pueden transformarse en un carcinoma espinocelular de no mediar el tratamiento adecuado.

TUMORES CUTÁNEOS

Sin duda las lesiones más graves, estos tipos de cáncer de piel están asociados a una sobreexposición solar.

Carcinoma Cutáneo: de dos tipos, basocelular y espinocelular. El primero presente en un 80% de los cánceres de piel, el segundo en el 20% restante. Ambos son los más frecuentes en el ser humano y aparecen en las zonas expuestas a la radiación UV, siendo los más afectados quienes poseen un fototipo bajo, con el tipo de piel y ojos claros, que se queman fácilmente y que no se broncean con facilidad.

Este tipo de lesión es propia de aquellos que se han expuesto de forma crónica a la luz solar, por ejemplo en razón de un trabajo continuo al aire libre. Sin embargo, si son descubiertos prontamente se logra una alta tasa de curación.

Melanoma: al igual que el anterior las personas con un fototipo bajo son los más proclives a sufrirlo, pero difiere del primero por su muy alta tasa de mortalidad, entre un 1% a 2% del total de muertes por cáncer y primero en muertes por cáncer de piel; debido a esto un diagnóstico y tratamiento temprano son vitales. También difiere en manifestarse en zonas que no han sido expuestas, como las piernas o la espalda, y no está asociado a una exposición de carácter crónico, sino más bien intermitente y puntual.

Una típica lesión de melanoma se presenta pigmentada, es asimétrica y con bordes irregulares, pudiendo tener varios colores, con un diámetro mayor a 6 mm. Factores de riesgo son la cantidad de lunares en el cuerpo, haber padecido quemaduras solares con presencia de ampollas antes de los 18 años, o tener antecedentes familiares de melanoma.

 
 

PIEL

La piel es un tejido que cubre todo el cuerpo, un adulto en promedio posee 1,5 m2 a 2 m2 de piel. Como tejido cumple varias funciones y para ello está organizado en tres capas: epidermis, dermis, e hipodermis. La piel se renueva constantemente, en una persona este proceso completo de renovación lleva de 4 a 6 semanas, lo que permite que funcione mejor como barrera protectora. Dependiendo de la zona del cuerpo su grosor puede variar entre 1,5 a 4 mm, así como haber una mayor o menor presencia de glándulas y vello. Además, y como forma de protección, la piel posee una película hecha de sudor y sebo que forma una barrera hidrolipídica, cuya acidez limita el desarrollo de bacterias que entren en contacto con la piel y provee el nivel adecuado de hidratación epidérmica.

Epidermis: es la capa más exterior, la que está en permanente contacto con el exterior. Se forma con varias capas de células estratificadas y carece de vasos sanguíneos. La capa superficial o capa córnea posee células epidérmicas con queratina, que se eliminan constantemente por exfoliación, proceso natural de pérdida de la epidermis por descamación. Las células de la epidermis han perdido su núcleo y se vuelven planas para formar las capas más exteriores de la piel humana.

La capa cornea varía en grosor de acuerdo a las partes del cuerpo, pero siempre es más gruesa en la palma de las manos y la planta de los pies, por ser zonas de frecuente contacto con el exterior. La parte más profunda de la epidermis está constituida por las células germinativas, que constantemente renuevan la capa córnea, así como de melanocitos, que intervienen en la pigmentación cutánea produciendo melanina.

Dermis: es la capa intermedia entre la epidermis y la hipodermis. Es la que da a todo el tejido de la piel una mayor firmeza. Para ello las células llamadas fibroblastos fabrican la cantidad suficiente de fibras de elastina y colágeno, ricas en ácido hialurónico, la primera le da a la piel elasticidad, la segunda forma una trama de haces que soporta toda la estructura y la hace más firme. La dermis sí posee vasos sanguíneos los cuales ayudan a regular la temperatura corporal, además de nervios que nos dan información directa del exterior.

El ácido hialurónico se produce en forma natural en el organismo, en la piel, y articulaciones, Su función primordial es retener el agua en células y tejidos, pudiendo retener hasta 3000 veces su peso en agua. A medida que una persona envejece disminuye la producción de esta sustancia, lo que puede provocar afecciones articulares como la artritis, por ejemplo, además de causar arrugas en la piel. Además posee otras funciones, como lubricar las articulaciones, estimular el sistema inmunológico,

Hipodermis: la capa más profunda de la piel. Contiene células grasas o adipocitos, siendo una reserva energética del organismo. También en la hipodermis se encuentran los folículos pilosos desde donde crece el pelo, las glándulas sebáceas que producen sebo para lubricar el pelo, y las glándulas sudoríparas que ayudan a controlar la temperatura a través de la producción de sudor.

La piel es esencial para sintetizar la vitamina D por exposición a la luz solar, lo que permite fijar el calcio a los huesos, nos protege de agentes patógenos como las bacterias, y nos da una limitada protección ante el frío y la deshidratación, además de proteger los órganos internos. Como puede absorber agua, minerales y oxígeno del exterior a través de los poros, se lo considera un tejido permeable, sus vasos sanguíneos se contraen para evitar que la sangre se enfríe y disminuya así la temperatura corporal normal, o bien aumentando el flujo sanguíneo en los capilares para eliminar una mayor cantidad de calorías y así junto a la producción de sudor disminuir la temperatura excesiva del organismo.

 
 

MELANINA

La melanina es un pigmento que se fabrica naturalmente en la mayoría de animales, así como en algunas plantas y bacterias. Del griego melan(o), “negro”, e in(a) “sustancia”. Además de su principal función de barrera protectora frente a los rayos ultravioletas, también se ha descubierto que posee propiedades antivirales y antioxidantes, y que interviene en la síntesis de vitamina D y en la captación de radicales libres. Puede absorber varios tipos de radiaciones electromagnéticas, desde luz visible hasta la luz UV y los rayos X, y también conducir la electricidad. El ejemplo más claro de un uso natural de la melanina la hallamos en la tinta que producen los calamares, con fines protectores ante el ataque de animales en ese caso.

La melanina se produce en el cuerpo humano en la piel, el iris de los ojos y el cabello, gracias a la acción de la enzima tirosinasa, es decir una proteína con la capacidad de acelerar una determinada reacción química, que transforma el aminoácido tirosina en melanina, de la cual existen dos tipos: feomelinas y eumelaninas. La primera posee un color amarillento o rojizo propio de las pieles más claras, la segunda es más oscura, de color marrón o negro, propia de pieles más oscuras. Sin embargo ambos tipos de melanina están presentes en todos los tipos de piel, en cantidades determinadas pro la genética y la exposición a los rayos UV. El proceso se inicia en los melanosomas, estructuras presentes en las células de la epidermis llamadas melanocitos.

Mientras que las personas de piel más oscura poseen la misma cantidad de melanosomas, su producción de melanina es mayor y por ello el color más oscuro de la piel, logrando así una mayor protección ante los rayos UV. Además en estas el reparto de melanina se produce por todas las capas de la piel, mientras que en las personas de piel más clara esta solo llega a la llamada Capa de Malpighi, por debajo de la superficie de la piel. Otra diferencia es que en las personas de piel oscura sus melanosomas son más grandes y la producción de melanina es permanente, mientras que en las personas de piel clara esta se realiza por influencia de la radiación UV. La melanina puede fabricarse artificialmente a través del cultivo de bacterias que la sintetizan, y de esa forma utilizarla en la producción de diversos productos, como los bronceadores solares.

 
 

ENLACES

Agencia Estatal de Meteorología (España) – Predicción de Radiación Ultravioleta

Alergomedica.com – Resumen Histológico de la Estructura de la Piel Humana

Centro Nacional de Documentación e Información de Medicamentos (Perú) – Boletin Informativo CENADIM Año 4 Edición 14 – Fármacos que inducen Fotosensibilidad

Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Argentina) – Indice Ultravioleta

Dicciomed.es- Fotosensibilidad

El Vergel – Blog del Restaurante Vegetariano y Ecotienda El Vergel – Acido Hialurónico (Enlace al Dossier sobre Acido Hialurónico por cortesía de SM IMPORTADORES DE PRODUCTOS DIÉTETICOS S.L.)

From Your Doctor – Folleto Sobre Protección Solar

Instituto Químico Biológico – Atlas de Dermatología

M.C. Romero y A. Del Pozo – Unidad Funcional de Farmacia Galénica. Facultad de Farmacia. Universidad de Barcelona – Melaninas. Conceptos Generales

Medicina Estética Sumario Nº 10 –  Dr. Ignacio Ordiz – Melanina y Agentes Despigmentantes

Organización Mundial de la Salud – Radiación Ultravioleta y el Programa INTERSUN

Página de Salud del Dr. Amilcar Rios Reyes – La Piel y las Enfermedades del Verano

Real Academia Española – Definición de Fotofobia

Revista Hypatia Nº 29 – Dr. Guillermo Gosset Lagarda – La Melanina: Producción Biotecnológica y Aplicaciones

Salud.com – Fotosensibilidad a Medicamentos y Plantas

Sociedad Argentina de Radioprotección – Índice UV Solar Mundial Guía Práctica

Sociedad Española de Reumatología – Fotosensibilidad

Tan*Biz – Fotosensibilidad

Tecnociencia – Introducción

Tecnociencia – Las radiaciones solares

Tecnociencia – Indice ultravioleta solar mundial

Tecnociencia – Factor de protección solar

Tecnociencia – Fototipos cutáneos

Tecnociencia – Filtros solares

Tecnociencia – Factores que influyen en las lesiones dérmicas

Tecnociencia – Lesiones dérmicas por el sol

Tecnociencia – Normas de protección solar

Tecnociencia – Organismos y programas

Tecnociencia – Otros recursos

Tecnociencia – Bibliografía

Tecnociencia – Gráfico Interactivo

TuTiempo.net – Pronóstico del Índice Ultravioleta en todo el mundo

Universitat de Valencia – Estructura y Patología de la Piel

Valley Family Medicine – Fotosensibilidad

Vitónica – Gabriela Gottau – Recuerda que los ojos también pueden sufrir quemaduras solares

Vivir con Baja Visión – Los ojos también pueden sufrir quemaduras solares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s