Radicales Libres

Un radical libre (RL) es un átomo, generalmente de oxígeno, que por cualquier razón ha perdido un electrón. Al suceder esto se vuelve inestable y busca recuperar un electrón tomándolo de otro átomo cercano. Cuando lo logra deja a su vez a este átomo sin un electrón, transformándolo en un nuevo radical libre que buscará otro átomo estable para quitarle un electrón, y así sucesivamente. El proceso se repite en una reacción en cadena que finalmente puede dañar las membranas protectoras de las células del cuerpo, incluso alterando el ADN y propiciando la aparición de diversas enfermedades y acelerando el proceso de envejecimiento.

Los RL normalmente son liberados en el organismo al metabolizarse los alimentos y además son producidos en forma natural por el organismo, como una forma de neutralizar distintos agentes patógenos como los virus y las bacterias, que son destruidos mediante el uso de RL producidos en los neutrófilos y macrófagos, células del sistema inmunológico. También los RL intervienen en los procesos inflamatorios. Todas estas funciones donde intervienen son naturales y benéficas para la salud humana, el problema surge al haber demasiados RL y pocas sustancias antioxidantes, que son aquellas que pueden brindar sus electrones a los RL para neutralizarlos, y sin perder su propia estabilidad.

El cuerpo humano produce también sus propias sustancias antioxidantes, enzimas como la dismutasa y catalasa, sustancias como el glutatión, etc. También podemos incorporar antioxidantes consumiendo ciertos alimentos. Cuando la capacidad del organismo de neutralizar RL fabricando antioxidantes no es suficiente, y si no existe un buen consumo de antioxidantes producto de la alimentación, ocurre un fenómeno conocido como estrés oxidativo, que es perjudicial para la salud. Se origina un desequilibrio entre el proceso oxidante y antioxidante. El estrés oxidativo es propiciatorio de enfermedades como el cáncer, artritis, enfermedades cardíacas y del sistema inmunológico, cataratas y mal de Parkinson, entre muchas otras. Las articulaciones, el cerebro, la vista, el sistema cardiovascular y la piel pueden ser especialmente perjudicados por el estrés oxidativo.

El efecto de los RL sobre la salud humana es acumulativo y en ello intervienen factores ambientales como la contaminación, la radiación ultravioleta, el humo del tabaco y los contaminantes de los escapes de automóviles, los pesticidas y herbicidas usados en la agricultura, el amoníaco y la lejía presente en productos de limpieza, los ácidos grasos trans de la grasa de la leche y la carne, los aceites vegetales hidrogenados usados en productos alimenticios, y el estrés, por ejemplo. Tampoco es bueno el consumo de alimentos que han pasado por largos procesos de preparación, alimentos grasos rancios o de aceites que han sido muy calentadas, así como el comer demasiado, lo que aumenta el número de RL producidos en el proceso de digestión.

 
 

Las principales fuentes antioxidantes son la vitamina C (ácido ascórbico), vitamina E (tocoferol), y los carotenos. Ninguno de los antioxidantes tienen la capacidad de actuar sobro todos los tipo de RL, por lo que es mejor consumir a través de los alimentos la mayor variedad posible de ellos. Además minerales como el zinc, cobre, selenio, hierro, potasio, magnesio y manganeso, son muy necesarios para combatir el estrés oxidativo.

Alimentos con Vitamina E: aceite de oliva, aguacate, almendra, avellana, boniato, col, espárrago, espinacas, germen de trigo, girasol, mora, nuez, pimiento, soja, tomate, zanahoria.

Alimentos con Vitamina C: col, col de Bruselas, coliflor, fresa, grosella, guayaba, kiwi, limón, mandarina, melón, nabo, naranja, papaya, pimiento, tomate, toronja,

Alimentos con Carotenos: acelga, apio, berro, calabaza, col, espárrago, guayaba, lechuga, mandarina, mango, melocotón, melón, naranja, papaya, pepino, sandía, tamarindo, tomate, uva, zanahoria,

Alimentos con selenio: carnes, cereales integrales, lácteos, pescado, verduras.

Existen otras sustancias que colaboran en el proceso antioxidativo, también presentes en los alimentos y conocidos como fitoprotectores, estos potencian las vitaminas. Son las antocianinas, bioflavonides, catequinas, índoles o tioles, todas ellas en frutas y verduras: ajo, arándano rojo, brócoli, cebolla, cereza, col, fresa, granada, puerro, semillas de lino, semillas de uva, soja, té verde,

Además de una buena alimentación rica en antioxidantes y fitoprotectores se recomienda comer una gran variedad de frutas y verduras antes que unas pocas de ellas, comer alimentos sin muchos procesos intermedios que alteren o disminuyan sus propiedades antioxidantes naturales, o sea preferentemente consumir alimentos frescos, evitar el consumo frecuente de alimentos con aceites quemados, alejarse de hábitos como el fumar o el consumo excesivo de alcohol, evitar el estrés.

 
 

ENLACES

Holistika.net – Isabel F. del Castillo – Antioxidantes, radicales libres y envejecimiento

Lukor – Prof. Carlos R. Salas C. – ¿Qué son los radicales libres?

Salud Para Ti –  Los Antioxidantes – Los Radicales Libres y Nuestra Salud

Salud y Medicinas – Raúl Serrano – ¿Qué son los radicales libres?

Infomed Red de Salud de Cuba – Luisa B. Lima Hernández – Estrés oxidativo y antioxidantes: Actualidades sobre los antioxidantes en los alimentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s