Carbunco

El Carbunco (Anthrax en inglés) es una enfermedad zoonótica o zoonosis causada por una bacteria, Bacillus Anthracis, y transmisible de animales a seres humanos. Los herbívoros son quienes más la sufren, en tanto que el hombre y los animales carnívoros son afectados por estar en contacto los primeros. Una bacteria es un organismo compuesto de una sola célula y de un tamaño muy pequeño. La bacteria del Carbunco puede llegar a formar esporas (célula inactiva), pudiendo activarse en ciertas circunstancias.

Su nombre refiere a bacilo, que es un tipo de bacteria con forma de bastón y es definido como un bacilo grampositivo (se tiñe de azul o violeta bajo el test de tinción de Gram), y de metabolismo aerobio (necesita oxígeno diatómico para subsistir). Su capacidad de formar esporas hace que puede sobrevivir largo tiempo en medios adversos para su proliferación, incluso decenas de años. Su virulencia obedece a dos de sus características principales:

a- La cápsula que rodea su membrana citoplasmática e impide el proceso de fagocitosis, esto es la eliminación de la forma vegetativa por el sistema inmunológico, se lleve a cabo.

b- Dos exotoxinas binarias que permiten al bacilo entrar en la célula del cuerpo invadido.

Es conocida también como enfermedad de los traperos, enfermedad de los cardadores de lana, pústula o edema maligno. Los trabajadores agrícolas o silvícola, veterinarios, los que trabajan con productos derivados de animales (lana, cuero, pelos, harina de hueso, etc.), mataderos, son los más expuestos a la infección. Vacas, ovejas, búfalos, cerdos, cabras y otros animales pueden ser fuente de contagio, a través del contacto directo con ellos o con productos de origen animal. Carne infectada, piel, lana, harina de hueso, cuero, cerda, animales enfermos o muertos, el suelo contaminado, todos ello puede ser el lugar donde anide el bacilo. También las aves carroñeras o un ser humano muerto por carbunco pueden ser fuentes de contagio. No es transmisible de un ser humano a otro.

Existen distintos tipos de Carbunco, clasificados por el tipo de contagio: de la piel o cutáneo, respiratorio o pulmonar, digestivo o gastrointestinal, y meníngeo. El período de incubación es de 2 a 7 días en general, y su duración depende de diversos factores, nutrición, salud general, lugar de la infección, etc. Al ingresar el bacilo infecta a los macrófagos, multiplicándose en la zona de entrada y en ganglios linfáticos. Si no se trata adecuadamente puede además diseminarse por el torrente sanguíneo causando una septicemia (infección en la sangre) masiva.

Cutáneo: esta forma es la más común, involucrando aproximadamente el 95 % de los casos. La bacteria invade el cuerpo a través de una herida, corte, rozadura. Sobre la piel se forma una protuberancia acompañada de picazón, que luego se transforma en una ampolla y después en una úlcera con un área de color negro en el centro, todo este proceso es indoloro y dura de 1 a 6 días. Puede haber también una inflamación de los ganglios linfáticos cercanos a la zona afectada. Sin el tratamiento adecuado la mortalidad de variante asciende hasta el 20%, mientras que con él se reduce al 1%.

Gastrointestinal: puede darse por ingesta de carne contaminada y poco cocida, penetrando el bacilo a través de la mucosa del aparato digestivo. Sus síntomas son fiebre, nausea, vómito, pérdida de apetito, inflamación aguda de vías intestinales, seguido dolores abdominales, ascitis, vómito de sangre (hematemesis) como consecuencia de úlceras gástricas, y diarrea grave con presencia de sangre por ulceraciones en el ciego o el íleo terminal. El periodo de incubación es de 25 días habitualmente y hasta los 112 días. De no haber el tratamiento adecuado la mortalidad puede llegar al 50%.

Pulmonar: la forma más peligrosa del carbunco. Se produce por inhalación de las esporas y sus síntomas se asemejan a los de un resfriado o una gripe, incluyendo fiebre, dolor de garganta, dolor muscular (mialgias). Al avanzar la infección se manifiesta dificultad respiratoria (disnea), tos, cansancio, dolor en el pecho, dolor muscular, sudoración excesiva (diaforesis), cianosis, edema en cuello, edema en tórax, y otros síntomas. Finalmente el paciente puede experimentar septicemia, choque, hipotermia, y fallecer. La incubación se produce normalmente entre 7 a 10 días, pero puede ser mayor.

Meníngeo: puede producirse meningitis como consecuencia directa de cualquiera de las tres formas anteriores de la enfermedad. Se manifiesta con fiebre alta, pérdida de conciencia, convulsiones, síntomas meníngeos. Su mortalidad es muy alta, pudiendo llegar al 100%.

 
 

TRATAMIENTO

La cura del carbunco se realiza con  la administración de antibióticos: penicilina, macrólidos, fluoroquinolonas, doxiciclina, cloramfenicol, penicilina, macrólidos, quinolonas fluoradas (levofloxacina, moxifloxacina y gatifloxacina. Es importante la detección y administración temprana de la medicación, una demora reduce las posibilidades de supervivencia. Existe también una vacuna contra el carbunco, elaborada con una cepa atenuad de B. Anthrasis si bien no existen grandes cantidades de ella.

 
 

PREVENCION

Las medidas de prevención incluyen el control del ganado y su vacunación, evitar el uso de productos derivados de animales infectados y la contaminación cruzada en la industria, control de líquidos y desechos industriales que puedan ser factores de contaminación, esterilización y desinfección de productos animales antes de su utilización industrial, educación sanitaria de los trabajadores de empresas que trabajen con productos animales que puedan estar infectados, adecuada higiene personal de los mismos,

 
 

BIOTERRORISMO Y ANTHRAX

El bacilo del carbunco puede ser introducido en forma de esporas, en sobres paquetes, etc. En el 2001 se produjo un ataque bioterrorista en Estados Unidos con 22 infectados, usando el envío de sobres contaminados con la forma de polvo con esporas de carbunco. Sin embargo su uso como arma biológica es muy anterior, siendo usado por los alemanes sobre el ganado, durante la I Guerra Mundial. Más tarde, en 1979, se produjo otro contagio de carbunco pulmonar en Yekaterinburg, región de Sverdlovsk en la ex Unión Soviética.

La causa fue un escape de un aerosol que contenía esporas de B. Anthracis, producido en una fábrica militar como producto de la investigación de la guerra biológica. Hubo 66 muertos, y a la diseminación de la enfermedad contribuyó una epizootia, el equivalente de una epidemia pero en animales, no en humanos. El contagio logró extenderse al llegar carne contaminada al mercado local.

 
 

CONFUSIÓN DE NOMBRES: ANTHRAX Y ANTRAX

El Carbunco o Anthrax es a veces llamado Antrax, sin la H entre la “t” y la “r”, en países de habla hispana. Esto ha generado confusión ya que Anthrax con H refiere a la enfermedad del Carbunco, mientras que Antrax sin H refiere a una enfermedad relacionada con la aparición de forúnculos en la piel, causada por la infección con estafilococos.

 
 

ENLACES

CDC – Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

OPS – Biblioteca Virtual de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental

OPS – Definición de Caso: Brucelosis, Carbunco (Ántrax) y Rabia

OPS – Diagnóstico e Investigación Epidemiológica de las Enfermedades Transmitidas por Alimentos

OPS – Hoja Informativa de Carbunco

Scielo – Revista Panamericana de la Salud

Semergen – Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s