Desmitificando al Lobo


Por Golden Spirit

Hace unos días se me ocurrió algo que puede resultar interesante para muchos.

La idea de este post es ‘desmitificar mitos’. ¿Qué quiero decir con esto? Pues hacer post con las realidades de cada tipo de ser.

No se vosotros, pero yo estoy muy cansada de ver muchos therians (por decir algo) que no concuerdan nada con su theriotipo. Entonces… ¿Qué hay que entender con eso? ¿No se supone que una extraña afinidad e identificación? En muchos casos es cuestión de gustos (cosa que aquí repetimos que no es otherkinismo) pero hay cierta negación a verlo. Y en este caso si se puede comparar con el comportamiento del animal, porque es un animal real (a diferencia de seres míticos, para los cuales se va a tener un poco más de problema… pero lo vamos a intentar entre todos😉 ).

Me resulta muy extraño ver como muchos son totalmente diferentes a lo que dicen ser. No confundamos ‘Identikin’ con Ser lo que se Es.

No quiero decir tampoco que todos sean como tal o cual animal dependiendo del tipo de ser que son pero indudablemente lo que eres, se refleja en lo que das a los demás y a ti mismo.

Ni tampoco que por tener X características comunes ya eres X ser. (Como muchas veces decimos, esto viene de algo interno, no del exterior.).

En vez de mirar tanto al tipo de otherkin, hay que mirar cómo nos afecta eso. Cómo somos. Como nos hace reaccionar con el mundo o (si se da el caso aunque me parecía extraño) no nos afecta nada.

Me gustaría empezar con un grupo que está muy de moda: Los Lobos. Veamos….. la idea es hacer pequeños resúmenes comparando el comportamiento animal/X ser a cómo se aplicaría siendo humano. ¿Se entiende? Lo vais a entender con este ejemplo.

 
 

-El lobo es un animal jerárquico. Nunca va a considerar a nadie igual si no como inferior o superior según el respeto que le tenga. Puede ser igualmente seguidor poniéndose panza arriba ante quien ve superior (y bien gustoso) o ser un alfa con bastante poca empatía.

¿Cómo se aplica esto a una persona lobo? Pues tal cual. Es una persona que puede aceptar a aquel que sabe que es superior a él, pero que no dejará pasarle por encima a aquel que vea como inferior. Por esta norma de tres, pueden pasar dos cosas con aquel que vea menor: Que quiere protegerlo o ayudarlo o que se lie a ‘mordiscos’ a bocajarro.

Muchos no lobo no entenderán su necesidad de establecer una jerarquía o su manera de mandar.

-Territorio. El lobo es un animal territorial. No permite que otro le invada.

Y esto es así. A la persona lobo no le gusta que le invadan sin permiso, o que intenten meterse en sus asuntos tanto si los cuenta como si no. Son suyos. Y si alguien se mete que sea para restregarle por la cara su fallo para que espabile y se ponga las pilas.

Este comportamiento es mal aceptado por aquellos que solo quieren acercarse a él para conocerle (o por lo que sea) o ayudarle. Pero para él es una invasión y no lo consentirá.

-Manada. El lobo omega que se quede solo, morirá. Ocurrirá si no es capaz de crear su propia manada o unirse a otra. Crea grupos bien organizados y actúa bien con ellos (Con su jerarquía). La caza en manada le estimula y le hace fuerte. Vive en grupo manteniendo su individualidad.

Miremos al lado humano. Una persona lobo necesita estar entre personas que le respalden, que le apoyen y que le miren. Pero también necesita individualidad.

Si se queda solo caerá en pensamientos algo depresivos y será poco capaz de realizar cosas. Nada. ¿Por qué? Porque necesita ese apoyo. Necesita que le ‘alaguen’. Igualmente necesita relaciones. Si se da el caso de que estas relaciones queden inactivas mucho tiempo no importará para él porque en el momento del encuentro no recordará nada de ese abandono y será y se comportará como era al principio de esa relación. Necesita que las relaciones sigan fuertes pese a eso (pero para personas no lobo esto no es siempre posible, y es un golpe para él). Siempre tiene presente a todos aunque ya no haya una relación. Dejemos ya la idea del ‘Superlobo Solitario’ que se ve por ahí.

Amistoso con quienes quiere y cortante con quienes no.

-Competitivo. Es la naturaleza del lobo entrar a competir por mantener su estatus.

Si alguien amenaza su estatus será más agresivo, pero se doblegará si el otro lleva la razón.

A la persona lobo no le gusta que la sobrepasen en nada. Tiene mal perder (aunque pueda no mostrarlo) y cree más en sus posibilidades de lo realmente conveniente. Y debido a esto muchas veces esta persona se va llevando palos por la vida. Pese a eso, es conocedor de sus límites. Orgulloso y hasta vanidoso.

-Monógamo. La pareja que sea la suya, lo será hasta que muera.Igualmente es fiel con los suyos.

Esto no necesita más explicación. Su pareja será su pareja e incluso más cosas. Nunca olvidará o dejará atrás del todo una relación aunque ya no sea real, y mucho menos a la que haya considerado el amor de su vida y se haya terminado.

Y sus amigos serán sus amigos. La traición es algo que no se perdona.

-Aullidos. En ocasiones estridentes y estremecedores.

La persona lobo es un gran orador y se comunica bien. Muchas veces será rudo al expresarse y malintencionado. Pero es simple al hacerlo. Sus palabras pueden ser agujas, sobre todo si está molesto o con alguien que considera inferior. Bocazas.

-Desconfiado y feroz. El lobo es esquivo y no dejará que alguien se le acerque si no lo desea. Si se hace en contra de su voluntad tiene un gran repertorio de avisos físicos y sonoros antes de dar el verdadero ataque.

No es nómada.

A la persona lobo no le gustan los cambios o las cosas nuevas. Prefiere aferrarse a lo que ya conoce y mira al pasado. Ante situaciones de estrés o que no son de su agrado, simplemente se desaparecerá sin reparo alguno. Antes de atacar realmente a otro con los puños, dará varios avisos físicos que se pueden ver en la tensión de su cuerpo, la expresión de su cara o en sus mismas bruscas palabras. Realmente y gracias a eso las peleas cuerpo a cuerpo no son necesarias. Pero claro, no todos son lobos y no tienen por qué ver los avisos de una persona lobo. Lo acusarán de cortante, alejado, indiferente y/o maleducado.

-Resistente. El lobo es capaz de correr durante horas y no comer durante días.

La persona lobo también es resistente. Pero lo es más si está arropado por los suyos. En soledad, esa resistencia es más difícil de mantener.

-Oportunista. El lobo no desperdicia nada, y si tiene hambre y encuentra carroña no le hace ascos.

Igualmente la persona lobo es oportunista, y muchos detestan eso. Muchas veces parece estar esperando el momento oportuno para realizar las cosas, y no le importa atiborrarse con las sobras de otros o utilizar las ideas de los demás si saca beneficio de ello.

De igual modo sabe aprovecharlo muy bien y es capaz de hacer grandes cosas con ello.

-Testarudo y persistente. No renunciará a una presa (por ejemplo) así como así

Y de la misma manera la persona lobo es testaruda y persistente. No se la hará cambiar de idea fácilmente a no ser que vea claramente que el otro lleva razón, y no desistirá a realizar lo que le plazca simplemente porque para otros esté mal, o porque parezca difícil. Si lo desea lo hará. Y es de la idea de ‘Y a quien no le guste, que no mire’.

-El lobo es un animal real. No es mágico. No es un guía. No es animal de elegidos. No es especial ni más ni menos digno que otros. Hay muchos mitos sobre él debido a que es uno de los animales más extendidos por todo el planeta y cada cultura tiene leyendas sobre él. Pero solo son leyendas. No es un demonio. No es un ser brutal ni insensible. Ni tampoco es una superalma de la naturaleza.

La persona lobo sabe esto. No alardea de su condición. No usa lobitos en todas sus cosas (ropa, escritorio, chapas, etc.) No tiene por qué unirse a “Manadas online” porque como cualquier persona, la persona lobo tiene amigos, y tiene familia. Y esa es su manada. Puede admirar al lobo pero sabe que es solamente un animal y no se deja influenciar por leyendas y modas lobunas (es más, refunfuñará ante ellas)

-Tímido y reservado. El lobo no es un animal fácil de ver o al que se pueda acercar fácilmente.

La persona lobo, tiende a ser así con aquellos que no conoce o de quienes desconfía. Es secretista y, aunque con los suyos puede llegar a ser muy hablador, con aquellos que le son sospechosos no se pronunciará. Es más posible que se aleje de ellos sin más.

Y si no quiere ser visto, no lo será por mucho que le busquen.
 
 

Y eso es todo por ahora. Si hago más comparaciones las subiré aquí.

Espero que os haya gustado, y que esos falsos lobitos vean cómo es un lobo de verdad y se dejen de tonterías como la idea del lobo solitario que sobrevive para siempre (por ejemplo) o de estar constantemente hablando de lo guays que son y blabla.

De igual modo espero que os animéis a hacer los vuestros propios sobre el ser que sea y que podamos debatir si se tercia…

Creo que me atrevo a hacer otra desmitificación de un ser ‘mítico’. En este caso va por los vampiros; Atentos, “inmortales superpoderosos”…

2 Respuestas a “Desmitificando al Lobo

  1. Exactamente, es así. Fuera de todo misticismo y frikismo.
    Fuerza interior; astucia, perseverancia, valentía, libertad, resistencia, generosidad, firmeza, lealtad, individualismo, control de recursos, compasión y serenidad. El equilibrio entre la soledad y la socialización. Protectores con “la manada” y muy salvajes con los que torpemente pretenden inmiscuirse en nuestras vidas. Conectamos con todos pero con muy pocos compartimos nuestra autentica naturaleza reservada. Los lobos solitarios no existen.

    Aquél, que no sabe aullar, no encontrará su manada.

    • Respuesta: Hola, gracias por escribir. Sí, tienes toda la razón, los lobos solitarios no existen. Por eso es muy contradictoria esa imagen distorsionada del lobo solitario construida desde una mente humana, porque el lobo es uno de los animales más sociables que existen.
      Algunos años atrás vi un documental donde un científico criaba lobos en cautiverio, no recuerdo la razón precisa, tal vez porque estaban enfermos o heridos, y por supuesto con el fin de reintegrarlos a la naturaleza. Cabe aclarar que el científico estaba en contacto directo con los lobos y que ellos le expresaban mucho afecto. Finalmente llega el momento y los libera en un sitio salvaje, al principio se resisten a irse pero finalmente comprenden que son libres y se van. Lo interesante es que pasan unos dos años y el científico quiere saber si puede encontrarlos y comprobar cómo están llevando una verdadera vida como lobos; la gran duda no era que pudieran haber sobrevivido sino saber si lo recordarían, si lo reconocerían después de ese largo tiempo; y cómo sería recibido. ¿Sería ignorado, rechazado, atacado? Son las cosas que uno desde su nulo contacto real con lobos y su ignorancia sobre el tema se podría preguntar.
      Bueno, cuando este hombre que tanto los había cuidado se baja del automóvil y la jauría lo ve, corre hacia él y comienza saltar de alegría, a lamerle la cara y expresar toda su felicidad por el reencuentro. Los lobos lloraban de alegría y creo que el científico también. Una verdadera lección de empatía y sociabilidad.
      Gracias por tu comentario, hasta luego…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s