Teoría de Simbiosis Patógena Unificada

Idea Falsa Básica: hace mucho tiempo, mucho antes de que la evolución culminara en el actual Homo Sapiens, el planeta contenía una cantidad inusual de agentes patógenos, básicamente Bacterias y Virus, actuando dentro de las muchas especies que poblaban la tierra en aquel tiempo. La forma de supervivencia que estos agentes patógenos lograron desarrollar en un ambiente súper competitivo, fue realizar distintas simbiosis con animales, entre ellos los primates de los cuales el hombre desciende. Los mejores agentes patógenos de los dos grupos mencionados practicaron además lo que se llama Simbiosis Patógena Unificada (SPU), es decir simbiosis o cooperación entre distintos agentes patógenos a fin de sobrevivir dentro de un mismo organismo. Debido a la complejidad del proceso una SPU solo pudo realizarse en animales con una estructura como la de los nacientes primates, y entre ellos los que tenían más posibilidades de soportar los fuertes cambios orgánicos producidos en su cuerpo por agentes patógenos. Como resultado final estos últimos lograron sobrevivir, a cambio de realizar constantemente una SPU en el cuerpo humano, beneficiándolo de esa forma con atributos vampíricos que son el resultado de la adaptación a los agentes patógenos.

Elementos Reales: bacterias, virus, simbiosis, simbiosis entre organismos vivos.

Ideas Inventadas/Añadidas: simbiosis entre distintos agentes patógenos, ambiente prehistórico plagado de estos, modificaciones físicas exageradas como resultado de la simbiosis con dichos agentes.

Links Usados: 16

  

DESARROLLO

En el ambiente primigenio en que surgió la vida todos los seres tuvieron su oportunidad inicial de triunfar, de ser los mejores para sobrevivir. Sin importar especies o tamaños; hoy sabemos que las pequeñas cucarachas lo han logrado pues hasta tenemos problemas para combatirlas en nuestros propios hogares, mientras que los dinosaurios, algunos de ellos gigantescos y armados con filosos dientes y garras, han perecido sin remedio. En la naturaleza un tamaño medido en toneladas de carne y músculo puede no significar nada frente a un diminuto reptil, poseedor de un veneno neurotóxico capaz de matar al animal más grande que pueda existir. Sin embargo, si no tienes ningún tipo de arma natural, ni tampoco un tamaño que pueda amedrentar a tus atacantes, incluso si no tienes que enfrentarte a nadie para sobrevivir… Aún en ese caso sentirás el deseo de supervivencia, como todo lo que manifiesta vida.

¿Y entonces que haces para asegurar tu supervivencia, e incluso prolongarla? Pues lo que el gigante tiranosaurio rex ni la letal serpiente venenosa siquiera han imaginado: buscas aliados. Bueno, quizás no sean aliados, pero pueden beneficiarte a cambio de algo. Puedes convivir con otros seres y mejorar así tus posibilidades de supervivencia. Y si tus aliados son muchos y puedes ir de uno a otro pues tanto mejor, que el tiranosaurio y la serpiente se peleen mientras tú presencias el violento espectáculo de la lucha por la supervivencia… cómodamente instalado dentro del organismo de unos seres que no pueden enfrentarlos pero que se las han arreglado para sobrevivir. Cada día estos seres se reproducen más e incluso harán cosas prometedoras en el futuro, como usar el fuego o cazar con hachas de piedra. Y quien sabe, quizás lleguen más lejos todavía. Mientras el esfuerzo sea mínimo y no implique violentos enfrentamientos, tú habrás ganado. Y si usas tus pequeñas habilidades para mejorar tu nuevo hogar las posibilidades de triunfar serán mejores, así que ponte a trabajar en el organismo de tu huésped a ver qué consigues cambiar…

Felicitaciones, has inventado la simbiosis entre distintas especies mucho antes de que esos estúpidos primates aprendieran a usar las herramientas más básicas. Aunque no lo sepas, te has hecho merecedor de un simbólico premio Nobel en varias áreas del futuro conocimiento humano.

Bacteria: es un microorganismo unicelular de ínfimo tamaño, entre 0,5 y 5 micrómetros, se dividen en barras (bacilos), hélices (espirilos) y  esferas (cocos).Son procariotas, es decir no tienen un núcleo definido ni orgánulos membranosos internos,   como sí ocurre en células del ser humano. Algunas bacterias poseen sistemas de desplazamiento llamadas flagelos, para interactuar con el ambiente. Son los organismos más abundantes que existen, puede haber 40 millones en un gramo de tierra, y pueden sobrevivir en cualquier ambiente, incluido aquellos tan duros como aguas ácidas o desechos radioactivos, hasta pueden hacerlo en el espacio exterior. En el cuerpo humano hay diez veces más bacterias que células humanas, estas realizan importantes funciones en todo el planeta, por ejemplo la fijación del nitrógeno atmosférico. Pero a pesar de todo esto muchas especies no son conocidas porque no todas pueden cultivarse en laboratorio, existen un 90% de las especies de bacterias que no han podido ser estudiadas en laboratorio. Entre ellas las que dieron origen a la simbiosis con distintos virus por un lado, y a una simbiosis con el ser humano por el otro. Las bacterias asociadas a la conversión vampírica no son del tipo que ocasiona enfermedades como la difteria, lepra, tifus, sífilis, cólera, etc. Son del tipo de bacteria que coopera con el ambiente, como las utilizadas para la fermentación del yogur.

Se supone que los organismos procariotas evolucionaron de un ancestro común hace unos 4000 millones de años, unos formaron las bacterias y otros los llamados archaea o arqueobacterias. Hoy sabemos que el origen de las mitocondrias, indispensables para la vida humana, fue el producto de una endosimbiosis o asociación por la que un organismo habita en otro. Y ese fue solo el primer paso de un proceso que culminaría en la existencia de dos especies, la humana y la vampírica. La primera solo pudo disfrutar del uso de las mitocondrias y evolucionar a partir de allí, la segunda siguió su propio proceso evolutivo al sumarse otros actores: los virus vampíricos originados a partir de las bacterias vampíricas.

Virus: es un ente microscópico de carácter infeccioso, con la capacidad de multiplicarse una vez en contacto con las células de otros organismos, pueden infectar a plantas, animales, arqueas y bacterias. Existen millones de ellos pero solo 5000 han sido estudiados actualmente, los 7 virus implicados en el proceso evolutivo de la conversión vampírica solo han sido estudiados en laboratorios privados y excluyendo su difusión oficial. Son tan pequeños que deben usarse potentes microscopios electrónicos para detectar algunos de ellos, en especial los que actúan sobre el ADN. Pueden variar bastante en su forma de acuerdo al huésped que infectan y todavía no hay consenso sobre su origen; podrían haber nacido de fragmentos de ADN o plásmidos sobrantes en la formación de células primigenias, o bien, como hoy sabemos por el estudio de las bacterias y virus inductoras del vampirismo, los virus se desprenden de las primeras bacterias, como un ensayo para lograr mejores mecanismos de propagación en pequeñas poblaciones de los primeros primates que poblaron la tierra.

Los métodos de transmisión varían de acuerdo al tipo de virus: vectores de transmisión (organismos que transmiten el virus), insectos que consumen la savia de las plantas, insectos hematófagos, el aire, por vía fecal-oral, las manos, agua y alimentos contaminados, contacto sexual, sangre infectada.

  

Simbiosis Patógena Unificada (SPU)

No queda claro si la simbiosis patógena unificada fue primero experimentada por los  primates, o ya tenía antecedentes en los grandes reptiles que habitaron la tierra antes que el hombre, pero la evidencia sugiere que si existió no pudo desarrollarse al nivel de la conversión vampírica que experimentó el Homo Sapiens; en parte por la falta de un adecuado sistema regulador de la temperatura que un animal homeotermo como el hombre posee, en parte porque la genética de los primates ofrecía un campo de pruebas más extenso y flexible para los ensayos que la SPU realiza en cada cambio a nivel genético. Probablemente si no hubieran aparecido los primates los virus y bacterias implicados no podrían haber sobrevivido. Una Simbiosis Patógena Unificada (SPU) es una endosimbiosis doble, es decir una simbiosis dentro de un organismo. En este caso hablamos de:

a- Simbiosis Homo Sapiens-Bacteria y Homo Sapiens-Virus.

b- Simbiosis Virus-Bacterias productoras de la conversión vampírica en el Homo Sapiens.

Los siete virus vampíricos son: Locicius A2, Locicius A5, Locicius A5H, Claunide HG, Claunide DR8, Elika M, Diain EL5. Las cuatro bacterias vampíricas son Ulsas K1, Ulsas K2, Laotin C, Laotin CF. Todos los virus poseen el menor tamaño conocido, los virus no vampíricos alcanzan un tamaño 100 veces menor al de una bacteria, los vampíricos llegan a ser 160 veces más pequeños, y por contracción de las colas helicoidales transmisoras de genes vampíricos llegan a ser 200 veces más pequeños.  Es bien sabido que existen virus bacteriófagos, los que fagocitan bacterias para replicarse,hay hasta diez veces más virus bacteriófagos que bacterias en el océano. Sin embargo en la SPU el éxito se lo debemos a las bacterias, que produjeron los virus como una forma simple de conocer el nuevo ambiente fuera del lecho marino, enviando los simples microorganismos virales con la poca información genética necesaria para replicar información del ADN de las nuevas especies que abandonaron el mar, los rastros proteicos de 4 virus vampíricos en especies de cocodrilos asiáticos abonan la idea de que los primates no fueron los primeros en ser testeados por los mensajeros de las bacterias. Pero a diferencia de los hematófagos, los virus que volvían a tomar contacto con las bacterias no las fagocitaban sino que les traían nueva información genética de diversas especies; por supuesto,  muchas bacterias murieron en el proceso pero las que más se adaptaron continuaron con el continuo envío y recepción de información genética externa, la que usaron en primer lugar para ir invadiendo nuevos organismos complejos, pasando de los anfibios a los  reptiles, y de allí a los primates. Incorporando diversos cambios genéticos-ambientales constantemente, y a nivel del ADN bacterial.

El primer paso fue la creación de mitocondrias, pero la evolución no se detuvo allí sino que continuó al infectar a un grupo original de primates de los cuales desciende el hombre, pero en un ambiente poblado de otras especies, lo que brindaría nuevas ventajas genéticas al hombre por parte de otros primates e incluso de otras especies de vertebrados. La información de ARN y ADN pasaba constantemente de virus a bacterias y de allí y por contacto sexual del grupo infectado, las modificaciones de la conversión se probaban una y otra vez. La gran cantidad inicial de infectados se fue reduciendo naturalmente, por un lado morían quienes no resistían las modificaciones que aportaban un nuevo diseño de la estructura ósea y muscular que brinda la fuerza y agilidad sobrehumana a los vampiros, pero pronto las bacterias desarrollaron mejores mecanismos de prueba, los cuales permitían probar leves modificaciones para no matar al huésped y luego seleccionar a los huéspedes más fuertes para un cambio drástico. Lo que se conoce como Ensayo Seguro de ADN Convertido (ESAC). Esta es la causa de que  no existan muchos vampiros en el mundo, pero si una cierta cantidad de personas con rasgos vampírico débiles a nivel genético, los que a los ojos de la ciencia constituyen variables de mutación genética contempladas como posibles pero poco significantes para su estudio, no las atribuyen a un proceso de conversión vampírica que se inició prácticamente desde el nacimiento del hombre actual sino a pequeños errores de replicación del ADN.

Como el proceso duró cientos de miles de años, la SPU tuvo tiempo más que suficiente para modificar el sistema inmunológico de los convertidos más resistentes, lo que facilitaba incorporar nuevos cambios que mejorarían el proceso, la respuesta inmunológica en personas con rastros de proteínas virales de Claunide DR8, Elika M,Ulsas K1 y Laotin CF, ha demostrado que pueden adaptarse mucho más rápido a la conversión que las personas sin esos rastros proteicos. No han necesitado de las cepas de Virus Iniciáticos Debilitados KL (VID-KL) inyectadas a lo largo de meses para no morir durante la conversión, ni medicamentos provirales para anular una respuesta inmunológica temprana que conduce a una violenta reacción alérgica. En estas personas con rastros proteicos, los viriones producidos por los virus vampíricos entran directamente en contacto con el ARN del nucleótido para la transcripción inicial de ARN a ADN, sin necesidad de los muchos ensayos ESAC por reacción enzimática localizada en los ganglios linfáticos. Esto apoya la teoría LUCA-3EVA de Hormings, en donde LUCA (last universal commonancestor) el hipotético organismo primigenio del que surgió toda la vida, en castellano último antepasado universal celular, sería una especie de Adán con tres Evas; el homo sapiens, las bacterias y los virus, cada una con distintas funciones en el proceso de la conversión vampírica. Hormings señala que las constantes pruebas víricas de ARN-ADN para no cometer errores en la nueva transcripción genética que produce un vampiro a partir de un humano, no se contemplan en el Homo Sapiens actual, que se ha estancado respecto a la evolución de los vampiros. Esto indicaría dos evoluciones paralelas y complementarias desde LUCA, en donde toda la humanidad sería el banco de prueba constante y siempre posible de ser convertido en nuevos vampiros, una EVA de reserva ante un descenso en la población de vampiros, pero solamente un banco de pruebas genéticas en condiciones normales.

 Es sabido que una larga convivencia de virus y bacterias con el huésped hacen que sean menos efectivos para dañarlo, aunque siempre se ha señalado el daño que hacen. Lo que se olvida es que el mismo hecho de la infección es un mecanismo de supervivencia, y la mejor supervivencia es participar y mejorar la evolución de otros organismos, incluidos los huéspedes invadidos. La Teoría de la coevolución que recientemente ha sido desarrollada por la ciencia humana es la más cercana a descubrir el proceso de conversión vampírica, a pesar de lo lejos que las sociedades humanas están de saber algo al respecto. La integración en los genes de los 11 Agentes de Conversión y el hecho de que algunos puedan camuflarse temporalmente como proteínas, hace que solo un análisis completo (y complejo) del código genético de un vampiro totalmente convertido permita suponer que la conversión es transmisible. Por ello, aún si descubren un vampiro no pueden fácilmente darse cuenta de cómo realizar la conversión. Introducir de forma indiscriminada las 11 cepas de agentes de conversión solo causa la muerte en el receptor, obviando el hecho de que las pocas cepas existentes no están disponibles en laboratorios controlados por humanos. El proceso es tan delicado, aunque relativamente fácil si se conoce el proceso, que en la práctica es inviable para la ciencia humana actual. Por otra parte, la pérdida de transmisión del vampirismo por contacto sexual con personas sin agentes de conversión ya incorporados en sus genes se perdió hace miles de años, cuando el proceso estaba lo suficientemente avanzado para limitarlo a unas pocas familias de Homo Sapiens con el suficiente grado de resistencia a las posibles nuevas modificaciones de ADN. Una mujer embarazada de un vampiro da a luz un hijo con algunos rastros proteicos virales del vampiro, pero nada más. Así las cosas, la evolución de los vampiros se fue alentando con el tiempo pero concentrándose en el desarrollo cerebral y cognitivo. Si las ventajas musculares y oculares incorporadas de los felinos y subgrupos de primates eran necesarias tiempo atrás para la supervivencia frente al creciente homo sapiens, hoy por hoy debe ir acompañada de un mayor desarrollo del cortex cerebral, vital para el proceso de la información.

Otra característica de la SPU es que los virus y bacterias de conversión no responden a ninguna tinción, son por tanto más difíciles de detectar. Pero además generan una reacción proteica a nivel del ARN que inmediatamente recodifica los virus asociándolos a distintas variantes del virus de la gripe, mientras que las bacterias se recodifican para verse como variantes de bacterias fermentadoras de la leche. En una muestra con los 11 agentes de conversión sometidos a todas las pruebas de tinción conocidas, la mayor parte se autodestruye y el restante aparece como restos de virus y bacterias conocidas. Otro mecanismo de protección natural que asegura la imposibilidad de descubrir los agentes implicados en la simbiosis que condujo al desarrollo de los vampiros.

 Cabe señalar que esto es posible no solo a la rápida capacidad de respuesta Virus-Bacteria que brinda la conversión al organismo humano, sino también a la sustancial diferencia en la codificación de proteínas, los genomas víricos no vampíricos alcanzan un máximo de 117 proteínas codificadas en una reacción química, los vampíricos logran codificar 158, además apoyados por las bacterias que estimulan la producción de viriones desde los núcleos linfáticos, el hígado y el páncreas. La misma estimulación proteínica que permite la activación del sistema bioquímico para consumir alimentos humanos. En condiciones normales un vampiro usa el sistema bioquímico-digestivo vampírico, más eficaz y que se nutre de sangre, sin necesidad de todo el proceso digestivo de una persona normal. En condiciones desfavorables el sistema bioquímico no vampírico vuelve a funcionar, liberando las bacterias que permiten el consumo de alimentos humanos. El rápido cambio de un sistema bioquímico a otro permite que el vampiro que ha encontrado un ser vivo para tomar su sangre, continúe digiriendo el alimento humano que ya está presente en el estómago, pero al mismo tiempo incorporar la sangre desde la membrana de Hillgerd que cubre el interior del esófago, ausente en humanos.

Por último, cabe señalar que los flagelos o apéndices filamentosos formados por proteínas que poseen las bacterias, son las responsables de liberar distintas hormonas y enzimas potenciadoras de la conversión, acelerando el proceso pero induciendo el letargo hasta el punto del coma vampírico, una última solución en un ambiente desfavorable. Los grupos de vampiros europeos perseguidos pocos siglos atrás, son los más preparados genéticamente para este letargo inducido voluntariamente, lo que apoya la teoría de que el mecanismo de Conversión Acelerada por Letargo (CAL) no era en sí una solución inmediata, pues el vampiro en letargo no podía alejarse del peligro de los humanos que lo perseguían. Pero sí una forma de engañar a los perseguidores pareciendo realmente muerto, recordemos que aún hoy una CAL autoinducida puede engañar a un médico experimentado. Por supuesto, el proceso de conversión fue fallido en este aspecto, precisamente lo que los humanos buscaban era alguien con el aspecto de un muerto, y el vampiro no podía despertar del letargo autoinducido tan rápido como para evitar una estaca de madera, un desmembramiento, o el ser quemado vivo. Por eso los vampiros que sobrevivieron a las persecuciones fueron los que ya habían completado su conversión dentro de los cinco años promedio que implica todo el proceso, donde una CAL ya no podía inducirse ni siquiera de forma voluntaria. Fueron estos los que pudieron aplicar toda su fuerza sobrehumana, su agilidad, visión nocturna y el doble sistema digestivo para sobrevivir al entorno agresivo.

Quien diría que poco tiempo después de las últimas persecuciones de los siglos XV y XVI, unos pocos y artificiales cambios culturales producidos sobre las sociedades humanas harían innecesario el mecanismo fisiológico CAL de los vampiros. Se tardó dos siglos desde Drácula a Edward, pero hoy los humanos persiguen a los vampiros no para matarlos sino para amarlos. Larga vida a BramStoker, padre de la simbiosis cultural humana-vampírica.

  

ENLACES

Wikipedia – Ácido desoxirribonucleico

Wikipedia – Ácido ribonucleico

Wikipedia – Aparato digestivo

Wikipedia – Archaea

Wikipedia – Bacteria

Wikipedia – Endosimbiosis

Wikipedia – Enzima

Wikipedia – Escala temporal geológica

Wikipedia – Evolución biológica

Wikipedia – Ganglio linfático

Wikipedia – Historia de la Tierra

Wikipedia – Homeotermia

Wikipedia – Postulados de Koch

Wikipedia – Proteína

Wikipedia – Último antepasado común universal

Wikipedia – Virus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s