Teoría de Activación de Enzimas Latentes

Idea Falsa Básica: las enzimas participan en la transcripción del código genético. En su sitio Estudios Vampíricos, en la red desde 1996, CathereneNightPoe ya menciona a las enzimas dentro de su teoría para el falso virus V5, en la sección Vampiros Clásicos:

Estudios Vampíricos – Vampiros Clásicos (Castellano)

Vampiric Studies – The Classical Vampire (Inglés)

“Evidencias médicas reales sugieren que los Vampiros Clásicos reales son infectados por la mezcla de sus fluidos corporales o de su sangre con los fluidos o la sangre de los padres. Es decir: El padre o la madre que les infectó (en este caso padre y madre no significan lo mismo que padre y madre biológicos, sino el hombre o la mujer que le infectaron). Esto causa o bien un desequilibrio genético, por la mezcla de ADN alterado, o bien cambios en enzimas o virus los cuales lentamente causan los cambios citados.”

“The real medical evidence suggests that today’s Classicals are infected by the mixing of bodily fluids or blood with the Parent i.e., the Father or Mother who infected them. (Father or Mother does not mean the biological parent, rather it means the Vampire who spread the infection). This causes either a genetic imbalance, because of the mixing of affected DNA, or the effects of enzymes or viruses which slowly affect the changes noticed.”

La activación de enzimas latentes produciría la alteración del código genético de una persona normal, transformándolo en el código genético de un vampiro.

Elementos Reales: enzimas, código genético, replicación del ADN.

Ideas Inventadas/Añadidas: enzimas distintas a las humanas y solo presentes en vampiros, transcripción de un código genético humano a uno vampírico, con todos los beneficios derivados.

Links Usados: 24

  

DESARROLLO

Las enzimas son moléculas protéicas con la habilidad de catalizar determinadas reacciones químicas, con la condición de respetar la llamada “energía libre de Gibbs”, la función termodinámica que brinda la condición posible de equilibrio en una reacción química. Si una reacción química es posible, las enzimas pueden hacer que esa reacción sea mayor que si estuvieran ausentes en el proceso. Las enzimas “aceleran” un proceso químico específico, dentro de un límite determinado y entre ciertos componentes. Para ello una enzima actúa sobre las moléculas llamadas sustratos, transformándolos en sustancias distintas, denominadas productos. Prácticamente todas las células del cuerpo humano necesitan de las enzimas para que las reacciones químicas en el organismo humano sucedan de una manera eficiente, estas reacciones se llaman reacciones enzimáticas.

En humanos y vampiros encontramos muchas enzimas, pero solo las Enzimas Latentes Lamia (ELL), presentes en una pequeña cantidad de células pluripotentes en la médula ósea, puede generar una conversión de una persona normal en un vampiro. El nombre fue propuesto en los estudios de Crodley y Harmond en 2005 en referencia a los míticos monstruos de la antigüedad, los que sorbían la sangre de los vivos. Por supuesto, hablamos de estudios no publicados oficialmente. Recordemos que existen células procariotas y eucariotas, en las primeras no existe un núcleo celular diferenciado y por lo tanto el material genético está presente en todo el citoplasma, más o menos concentrado en la zona del nucleoide. Por el contrario, las células eucariotas sí poseen un núcleo diferenciado, y el material genético se halla separado del resto de la célula en un compartimiento especial.

Las células de Kasjad, nombre del primer vampiro que donó sus células al estudio V-CPS (VampireCell and ProteinStudy) que culminaría en la detección de las enzimas lamia, son además células eucariotas de doble núcleo, pues en un primer compartimiento portan el ADN humano normal mientras que en el llamado compartimiento de Bergind  portan tan solo algunas cadenas extras de ADN (ácido desoxirribonucleico) con la información necesaria para el proceso de conversión humano/vampiro. Además de esta información genética suplementaria el compartimiento de Bergind contiene el grupo de enzimas lamia en estado latente. En la médula ósea las células pluripotentes de Kasjad alcanzan el delicado equilibrio bioquímico para reproducirse y mantener su baja cantidad sin desencadenar la conversión, que obedece a factores muy específicos y no a un natural proceso de replicación celular. Si las enzimas lamia pasan de estado latente a activo, produciendo la reacción química que destruye la membrana protectora del compartimiento de Bergind, esto solo puede deberse a intensas condiciones de stress que se analizaran más adelante.

Las enzimas, en su función de catalizadores de procesos químicos, disminuyen la energía necesaria para que la reacción se produzca; como consecuencia la tasa de reacción se eleva y el proceso ocurre con mayor rapidez, las enzimas mantienen el equilibrio de la reacción y hacen que sea estable. La aceleración puede estar en el orden de millones de veces en seres humanos sin enzimas lamia latentes, en aquellos que las poseen esto sucede en una escala aún más grande; la mayor diferencia en la tasa de reacción enzimática promedio para un humano y un vampiro registran un 23% de mayor velocidad para el segundo, lo que se hace necesario para que la conversión no tarde más de quince días en finalizar, esto fue medido bajo condiciones de laboratorio, claro está. Para las pruebas preliminares con todo el grupo de enzimas lamia y sus consiguientes reacciones a sustancias químicas activadoras, se ha logrado una tasa máxima de reacción enzimática del 37% para los grupos Europa Grupo 3/072, Canadá/015 y Asia Grupo 1/014, lo que además permitió rastrear el crecimiento demográfico de la población de vampiros para una misma línea genética con un porcentaje semejante en la tasa de reacción, dentro del estudio VDLER (VampireDemography and Lamia EnzimaticReaction, de Colprisky y Bednant (2008), para SEID Laboratories.

Como además las enzimas lamia no se consumen en el proceso catalizador, una vez activadas para el proceso de conversión HTV (Human toVampire) comienzan a aumentar su cantidad a través de la replicación de las células de Kasjad, que se reproducen e introducen en el torrente sanguíneo para ser distribuidas por todo el organismo, de la misma forma que las células hematopoyéticas se generan y llegan a la sangre. Si en un cuerpo humano las enzimas catalizan 4.000 reacciones distintas, en un vampiro las 72 enzimas lamia operan sobre las 1632 reacciones enzimáticas que favorecen la conversión; se discute todavía si el mínimo necesario para una conversión exitosa depende de todas ellas o solo del grupo Armonium 01K, propuesto por Bednant y productoras de 1617 reacciones. No se conocen inhibidores enzimáticos en el cuerpo humano que puedan detener la acción de las enzimas lamia y por el contrario, las moléculas conocidas que aumentan la reacción funcionan normalmente, cabe concluir entonces que una vez iniciado el proceso HTV es irreversible. Todas las conversiones no exitosas registradas actualmente se deben a otros factores no reactivos-enzimáticos, ya presentes durante el proceso de conversión, tales como enfermedades genéticas o adquiridas antes de la activación lamia-enzimática.

La reacción enzimática inicial de las enzimas lamia se suma a la capacidad de catalizar reacciones de algunas moléculas de ARN (ácido ribonucleico), específicamente la subunidad 16S de los ribosomas con actividad del peptidiltransferasa. La enzima peptidiltransferasa es el ribozimaaminoaciltransferasa que forma los enlaces en aminoácidos contiguos para la transcripción de ARN, realizando así la adecuada síntesis protéica necesaria para la estabilidad del código genético, que en el proceso HTV añade las modificaciones necesarias para la conversión. Las ribozimas disminuyen su actividad frente al calor, lo que explica que las conversiones datadas solo puedan darse en zonas frías, pues el calor excesivo desestabiliza toda la reacción enzimática general del organismo con enzimas lamias activas. Por otro lado, cabe mencionar que al menos 178 de las 1632 reacciones que provocan las ELL están destinadas claramente a asegurar una reacción química general más estable en todo el organismo, a fin de no generar un calor corporal excesivo que pueda dañar el proceso HTV.

La quimioselectividad lograda por las enzimas lamia a través de cientos de miles de años de evolución dentro de la médula ósea, les permite mejoras más que humanas para el sistema de replicación de ADN de vampiro, el cual reemplaza al ADN humano paulatinamente a lo largo del proceso HTV. Si el error en un ser humano es de 1 en cada 100 millones de replicaciones, en un vampiro es 1 en cada 823 millones en condiciones de laboratorio y siguiendo el protocolo propuesto por SvenitAmnaoajdi, quien todavía lleva el seguimiento de cinco conversiones pautadas en los laboratorios del grupo DMI, en Escocia. Así como las ADN polimerasas catalizan en seres humanos una reacción enzimática de prueba, y solo si resulta exitosa continúan con la replicación final, 27 enzimas lamias esenciales para la conversión de ADN humano a vampírico hacen lo mismo pero hasta cinco veces, y a lo largo de todo el proceso. Además liberando  subcatalizadores enzimáticos específicos que recorren el organismo desde el mismo inicio de la conversión, estos son enviados en cantidad suficiente por el torrente sanguíneo allí donde es necesario corregir errores genéticos durante el proceso. Este sistema de prueba y corrección de las enzimas lamia, que controla no solo cada reacción enzimática sino todo el proceso de conversión de principio a fin, es lo que asegura que todo el tejido humano sea correctamente mejorado a nivel genético para poder asegurar una mayor fuerza y velocidad muscular, visión nocturna, expectativa de vida considerablemente mayor, y otras características de un vampiro en donde el proceso se ha desarrollado sin errores en la transcripción del código genético.

Cabe destacar la presencia de coenzimas que se fabrican durante el proceso por células de Kasjad diferenciadas, presentes en el hígado luego de unos dos o tres días de comenzado el proceso, las coenzimas son moléculas orgánicas que se encargan de transportar elementos químicos entre las enzimas lamia, al igual que sucede con las enzimas comunes de un ser humano. En definitiva, todo el proceso de conversión de un ser humano en vampiro se basa en un sistema de reacciones enzimáticas estables y asistidas por diversos sistemas de apoyo, como una transcripción genética con menos errores, junto a coenzimas y subcatalizadores que disminuyen aún más la posibilidad de fracaso frente al drástico cambio en el organismo humano.

Ahora bien, los catalizadores ambientales propuestos para que las enzimas lamia latentes sean activadas responden a situaciones repetidas de estrés que favorecen la activación. Huelga decir que una situación puntual de peligro, por ejemplo un humano lamia latente atacado por un animal salvaje, no lograría que las enzimas lamia realizara la conversión en el momento y para que este pueda salvar su vida del ataque. Por más rápida que suceda la conversión no puede ser instantánea, el record es de 12 días y 11 horas bajo control experimental y no exento de errores en el proceso con consecuencias evidentes para el sistema cardiorespiratorio y nervioso. Está claro que solo una sucesión de situaciones de estrés con grandes cantidades de adrenalina liberadas pueden ser interpretadas por las células de Kasjad como factores de activación determinantes, solo bajo esa condición las enzimas lamia reaccionan rompiendo la membrana del compartimiento de Bergind e iniciando luego las reacciones químicas que desencadenan todo el proceso de conversión.

¿Y en qué ambiente, bajo que entorno sucedería esto? Eso no está claro todavía, pero la teoría que goza de mayor prestigio es la del Factor de Activación Acumulativo. En este las experiencias de stress se dan de forma paulatina y secuenciada, no mediando entre cada uno más de unos 5 días en promedio. ¿Pero qué situación en la vida de una persona implica experimentar varios sucesos de gran impacto emocional y adrenalínico, con intervalos de tiempo entre cado uno no mayor a los cinco días? Respuesta: las guerras, los conflictos armados de larga duración, en terrenos de difícil acceso como montañas por ejemplo. Por supuesto, esta teoría debe ser comprobada todavía, pero es lo más cercano que tenemos para saber qué sucedió exactamente para que las células de Kasjad comenzaran a actuar, modificando el cuerpo humano y convertiéndolo en un vampiro. Estas células, de origen todavía desconocido y presentes solo en algunos grupos de antiguos primates de los cuales desciende el homo sapiens, han logrado evolucionar paralelamente escondidas en la médula ósea, y hacen posible que hoy en día el proceso HTV pueda ser estudiado y provocado intencionalmente.

  

ENLACES

Wikipedia – Ácido desoxirribonucleico

Wikipedia – Ácido ribonucleico

Wikipedia – ADN polimerasa

Wikipedia – Aparato circulatorio

Wikipedia – Aparato respiratorio

Wikipedia – Célula

Wikipedia – Célula eucariota

Wikipedia – Célula procariota

Wikipedia – Citoplasma

Wikipedia – Energía de Gibbs

Wikipedia – Enfermedad genética

Wikipedia – Enzima

Wikipedia – Fuerza muscular

Wikipedia – Hematopoyesis

Wikipedia – Inhibidor enzimático

Wikipedia – Molécula

Wikipedia – Núcleo celular

Wikipedia – Nucleoide

Wikipedia – Peptidiltransferasa

Wikipedia – Primates

Wikipedia – Quimioselectividad

Wikipedia – Ribozima

Wikipedia – Sistema nervioso

Wikipedia – Termodinámica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s