Guía de Falsos Orígenes y Conversiones 2.0 (Guía FOC 2.0)

Introducción

 

Esta es la Guía de Falsos Orígenes y Conversiones 2.0 (Guía FOC), desarrollada desde el sitio web

Noctalium. Su objetivo es informar y alertar sobre falsas ideas respecto a la conversión de una persona común en un vampiro, o criatura fantástica semejante. Existen verdaderos fraudes en la red, llevados adelante por personas que promueven la idea de que un ser humano común y corriente puede convertirse en un vampiro, tal como lo define el diccionario:

Espectro o cadáver que, según cree el vulgo de ciertos países, va por las noches a chupar poco a poco la sangre de los vivos hasta matarlos.

El tema toca de cerca a la comunidad de vampiros reales, cuya condición de tales a veces plantea confusión y distorsión de la información. Muchas personas se acercan a vampiros reales con el pedido expreso de ser convertidos en vampiros como los de películas y sagas literarias de fantasía. Esto implica dos problemas para nuestra comunidad.

En primer lugar la confusión de algunas personas entre el fenómeno del vampirismo real y las ideas de fantasía sobre vampiros del mito y la ficción, en segundo lugar el que los fraudes respecto a una imposible conversión en vampiro puedan ser atribuidos a miembros de nuestras comunidad. La información que los vampiros reales brindamos al respecto es muy clara: no podemos transmitir la condición de vampiro real a nadie, ni convertir a nadie en un vampiro mítico. A pesar de ello todavía la confusión está presente, y personas malintencionadas aprovechan ideas cercanas al concepto de vampirismo real para difundir la falsa idea de una conversión en vampiro.

Esta guía intenta arrojar claridad sobre las falsas ideas y mostrar lo fácil que resulta generarlas y difundirlas, aunque no tengan ningún sustento real. Porque mentir es muy fácil en esta época llena de recursos tecnológicos e informativos. Surge entonces la necesidad de advertir sobre la falsedad y el fraude, pero además de alentar mejores practicas de búsqueda de información sobre temas como vampirismo en general, o vampirismo real específicamente.

En tal sentido, espero que este documento sea de ayuda para todos los internautas. Porque no solo tienes derecho a realizar tu propia búsqueda de una verdad cualquiera en un medio como internet, sino también a que respeten tu camino personal en esa búsqueda.

Mistwolf

 

Vampiros reales y vampiros míticos

 

La Guía FOC fue redactada por un vampiro real y desde un sitio web de vampiros reales, Noctalium, presente en la red desde el 2009. Desde allí se brinda información sobre vampirismo real, un tipo de vampirismo muy específico y alejado de las ideas más comunes sobre el vampiro de la ficción y el mito. Por lo que en primer lugar es necesario definir qué cosa es un “vampiro real” y qué cosa es un “vampiro mítico”. Las siguientes definiciones son del Diccionario de Términos sobre Vampiros Reales y Vampirismo 3.0 (D-VRV), publicado en Noctalium.

Vampiro Real: Es un ser humano que posee una necesidad adicional de alimentación, necesaria para mantener un adecuado estado de bienestar general a nivel físico, mental, y espiritual. Un vampiro real suma a la alimentación normal en cualquier ser humano una extra, consistente en sangre, energía sutil, o ambas cosas, lo que puede ser tomado de diversas fuentes. Esta necesidad es estructural a la condición de vampiro real y es de carácter permanente; una persona con dicha condición necesita alimentarse de esa forma especial continuamente para sustentar su estado de bienestar, ya que por alguna razón todavía desconocida le es imposible obtenerlo y conservarlo como lo haría una persona común. La necesidad de una nutrición adicional es lo que diferencia a un vampiro real de una persona que no lo es.
Un vampiro real puede alimentarse con la sangre y/o energía de otros seres vivos, animales o seres humanos; así como también de elementos y fuerzas de la naturaleza, lugares, objetos, etc., esta especial forma de alimentación adicional no excluye la alimentación normal presente en cualquier persona. El origen de esta condición es todavía motivo de discusión, siendo la opinión más común que el vampiro real posee una carencia energética inherente, lo cual hace necesario el tomar energía extra del exterior para conservar un buen estado de salud. La segunda palabra del término compuesto, “REAL”, sirve para diferenciarlo del concepto popular de un vampiro mítico, tal como el famoso Drácula de Bram Stoker, o Lestat, de Anne Rice y sus Crónicas Vampíricas. Sin embargo, y a pesar de las grandes diferencias presentes entre el vampiro de las leyendas y los vampiros reales, estos últimos pueden compartir algunas características habitualmente asociadas al primero: necesidad de alimentarse con energía o sangre, fotofobia y fotosensibilidad; ciclo de actividad nocturno; sensibilidad sensorial y extrasensorial intensificada.

Vampiro Mítico: para referirse a la criatura protagonista de mitos y leyendas en varias partes y culturas del mundo. Drácula, personaje del libro del mismo nombre del escritor Bram Stoker, es el ejemplo más conocido para hablar de un vampiro con evidentes características míticas, si bien es un prototipo de vampiro muy distinto al de épocas anteriores al final del siglo XIX, donde el vampiro todavía no poseía el encanto y el glamour que más tarde implantaría definitivamente el cine de Hollywood en sus películas. Como tal, el vampiro mítico puede poseer ciertas características fantásticas: ser un cadáver viviente, gozar de inmortalidad física, ser inmune a las enfermedades y/o trasmitirlas, fuerza y agilidad sobrehumanas, capacidad para contagiar su condición de vampiro a otros seres humanos, alimentarse exclusivamente de sangre humana o animal, haber sido humano antes de ser transformado en un vampiro, ser maligno, etc. En definitiva, una criatura sobrenatural dotada de gran poder que se comporta como un parásito con los seres vivos, en particular con seres humanos.

Aunque hoy existe una imagen muy definida y pautada sobre qué clase de ser es un vampiro, el origen del mito posee miles de años de antigüedad y diversos orígenes, algunas de ellos son el culto a los muertos y el temor reverencial a estos, el canibalismo, el valor mágico-religioso atribuido a ciertos elementos como la sangre, el fenómeno mismo de la muerte y las enfermedades, etc. El mito fue cambiando y adaptándose a cada época y cultura, incluyendo seres asociados a los atributos de un vampiro, por ejemplo las lamias grecolatinas y las empusas de la antigua Grecia; originando así mitos y leyendas que van desde el temible vampiro de las leyendas del este de Europa pasando por el aristocrático, seductor, pero inhumano Drácula, más tarde a los conflictuados y existencialistas Louis y Lestat, de la escritora Anne Rice y sus Crónicas Vampíricas, hasta el producto correcto y aséptico que representa Edward, de la autora Stephanie Meyer. En relación a vampiros reales, el término vampiro mítico a veces se utiliza usa para evitar la confusión entre ambos tipos de vampiro.

Aunque poseen algunos puntos en común, vampiros reales y vampiros míticos son muy diferentes. Los primeros son seres humanos mortales con una condición todavía no explicada, no son seres de ficción. Un vampiro real tampoco es alguien que practica un estilo de vida “vampírico”, un jugador de rol, un fetichista de la sangre, o una persona que sufre de porfiria u otras enfermedades, sugeridas fallidamente para intentar explicar el fenómeno del vampirismo real.

Los vampiros reales no fomentamos falsas ideas de “conversión” de una persona común en un vampiro de ficción, ni tampoco es posible convertir a nadie en un vampiro real. No mezclamos realidad con fantasía. Cuando hablamos de la condición de vampiro real intentamos comprender esa condición, y por ello han surgido en nuestra comunidad diferentes ideas para hallar una causa del fenómeno. Nosotros nos referimos a esas ideas como Teorías de Origen, que tienen una definición propia.

Teoría de Origen: Una teoría usada para explicar la causa del vampirismo en un vampiro real; el concepto también está presente en relación a grupos como los otherkin, teriántropos, starseeds, múltiples, walk-ins, y similares. Existe una gran cantidad de teorías de origen propuestas para vampiros reales, implicando elementos tan variados como la reencarnación, causas genéticas, alimenticias, mentales, físicas, energéticas, etc. No existe un consenso en la comunidad sobre la validez de alguna teoría en particular, todas pueden tener elementos a considerar pero ninguna ha demostrado ser suficiente como explicación para el origen de la condición de vampiro real. Sin embargo, las teorías que involucran algún tipo de falla energética sutil en el cuerpo energético del vampiro real, son muy populares.

 

Ser y Convertirse

 

Muchas personas todavía creen posible “convertirse” en un vampiro mítico, anhelan “ser” uno de ellos. Pero ser y convertirse significan cosas muy distintas respecto a vampiros reales y míticos, por ello es necesario hacer estas aclaraciones:

Vampiros reales y vampiros míticos son seres muy distintos, con pocos puntos de contacto. Esto debe tenerse en cuenta al hablar de sus orígenes y de la idea de “conversión”.

Antes de hablar de teorías de origen y conversión en un vampiro mítico, habría que demostrar que este ser existe más allá del mito. Hasta ahora no hay evidencia alguna.

La idea de una conversión vampírica de carácter mítico implica el paso de un estado existencial a otro, un cambio profundo con drásticos cambios físicos y mentales. Lo que incluye cosas tan poco realistas como ser un cadáver viviente, alimentarse solo de sangre, tener fuerza y agilidad muy superior a la humana, ser inmune a las enfermedades, regenerar miembros, ser inmortal físicamente, etc. Tampoco hay evidencia de todo esto.

Los vampiros reales somos seres humanos mortales, con una fisiología humana por lo que sabemos hasta ahora. No hay evidencia de diferencias genética respectos a una persona común, ni tampoco de una enfermedad que pueda explicar nuestra condición.

La idea de una conversión asociada al vampirismo real es muy distinta a una conversión de carácter mítico. El vampiro mítico claramente traspasa los límites conocidos por la física y la biología. En cambio un vampiro real está limitado por esas mismas leyes. Aún si fuera posible adquirir la condición de vampiro real, esto no supondría ninguna ventaja mitológica para la persona convertida, no sería entonces un vampiro de leyenda.

Existen muchas Teorías de Origen que intentan explicar la condición de vampiro real, pero hasta ahora ninguna lo ha logrado. Sabemos que se manifiesta a través de un proceso llamado Despertar, que sucede sin que la persona lo haya buscado. Tampoco sabemos cómo provocarlo en una persona que no sea un vampiro real. El consenso general en la comunidad es que la condición no es transmisible.

Un vampiro real no lo es por haberse “convertido”, tal como se entiende la conversión en un vampiro de ficción. Algunos vampiros reales hablamos de una condición en estado latente en nosotros, manifestada a través del Despertar. Lo único que podemos afirmar con seguridad es que algunas personas son vampiros reales y otras no, y que las primeras no pueden transmitir su condición a las segundas.

 

Prácticas sociales y vampiros

 

Sobre la idea del origen de los vampiros y la posible conversión en uno de ellos, se genera todo un mundo de concepciones y prácticas. Tanto las personas que creen sinceramente en esta conversión, como aquellas dispuestas a usar esas ideas para mentir y estafar a quienes creen, comparten un código común que incluye comunicar teorías de conversión e intercambiar información, así como estar en contacto entre ellos, aunque finalmente tengan diferentes objetivos. Es decir, comparten una serie de prácticas sociales nucleadas alrededor de la creencia en los vampiros del mito y de la posibilidad de convertirse en uno de ellos, cualquiera sea el método que tengan en mente.

Uno puede participar de las ideas mencionadas desde diferentes perspectivas y con un resultado final más o menos positivo, o completamente negativo. Especular sobre el vampiro mítico, si uno tiene en claro que no es un ser real, no tiene nada de malo. Incluso se puede generar un producto artístico con ello, escribir un libro por ejemplo. Pero participar con el fin de mentir, manipular emociones, estafar económicamente, o llegar a cometer delitos como el abuso sexual, es algo muy distinto. Porque implica además ser consciente de estas acciones negativas. Por ello cabe preguntar:

¿Qué es una buena o mala práctica respecto a ideas sobre el origen de criaturas semejantes a vampiros?

¿Qué es una buena o mala práctica respecto a ideas sobre la conversión de una persona normal en un vampiro?

En las páginas siguientes encontrarás un listado de buenas y malas prácticas, para ofrecer algunas respuestas a esas preguntas.

 

Buenas prácticas

Investigar sobre Teorías de Origen y Conversión.

Que desees investigar cosas de tu interés no tiene nada de malo. Es algo necesario en cualquier circunstancia de la vida, si no investigas no aprendes y si no aprendes no avanzas. Lo mismo sucede al hablar de Teorías de Origen y Conversión para criaturas semejantes a vampiros, no importa hablamos de personajes de leyenda o de personas reales con una condición real.

Nada impide que investigues de dónde surgen las leyendas sobre vampiros, hay nombres muy usados para ese tipo de interés: upirología o vampirología. Incluso puedes investigar si hay una base real para creer que los vampiros del mito en verdad existieron o existen actualmente. También puedes explorar un tema como vampirismo real, que dista mucho del mito vampírico. Hay muchas páginas de la comunidad de vampiros reales con abundante información sobre ello, donde se explica la condición de vampiro real y las teorías de origen propuestas para ello.

Desarrollar y proponer Teorías de Origen y Conversión.

Todo el tiempo se están elaborando nuevas teorías para explicar diversos fenómenos, desde el origen del universo hasta las formas de relación social en una nueva especie animal recién descubierta. A partir de la observación y análisis de un fenómeno que llame nuestra atención podemos formular una teoría o ley que lo explique, por ejemplo la ley de la gravedad o la teoría de la relatividad. Para explicar todo lo que el mundo nos muestra y aquello que desconocemos, formulamos teorías. Respecto a vampiros míticos o reales ocurre lo mismo.

En la comunidad de vampiros reales también se discuten las Teorías de Origen propuestas para explicar el fenómeno del vampirismo real, y aunque todavía no tenemos la respuesta definitiva, el debate ha enriquecido mucho a la comunidad. Respecto a las ideas de conversión en un vampiro mítico o un vampiro real, el consenso general es que esto no es posible en ningún caso. Pero nada impide que se elaboren y propongan teorías al respecto. Si crees que es posible tal conversión y tienes un fundamento para esas ideas, puedes desarrollarlas y comunicarlas.

Debatir Teorías de Origen y Conversión propuestas.

El debate que se genera alrededor de las teorías propuestas puede ser muy enriquecedor para todos los participantes. Más allá de su aceptación o rechazo, la reflexión y el intercambio de opiniones producto de un debate fortalece a una comunidad y es una buena medida de su salud general. No tienes que adherir a una teoría para poder debatirla con otros.

Apoyar Teorías de Origen y Conversión propuestas.

Te puede gustar más o menos una teoría propuesta, tendrás tus razones para preferir una o varias de ellas. Puedes apoyar teorías donde resulta difícil aportar las pruebas que exige la ciencia, por ejemplo las que hablan de energía sutil o reencarnación. Tienes derecho a expresar tu opinión más allá de lo que proponga una teoría de origen, sobre todo si eso contribuye a un buen debate. Si finalmente esa teoría es la respuesta final o no a un fenómeno cualquiera, es un asunto que no anula tu derecho a expresarte.

Aportar información y pruebas sobre Teorías de Origen y Conversión.

En primer lugar información para fundamentar y elaborar una teoría de origen. En segundo lugar pruebas para validarla como verdadera más allá de toda duda razonable, o bien para descartarla como explicación de un fenómeno. En este sentido cualquier aporte es bienvenido al hablar de teorías de origen y conversión en vampiros. Información y pruebas es lo que suele escasear aquí, especialmente al hablar de conversión en un vampiro mítico. Por el contrario, a veces abunda la mala información pero escasean las fuentes de información fiables, así como el tiempo dedicado a investigar en profundidad.

 

Malas Prácticas

Postular, apoyar y difundir teorías, como si fueran hechos comprobados.

La primera definición para la palabra teoría es la que sigue: “Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación.” Puede afirmarse entonces que una teoría no comprobada tal vez posea algo de conocimiento, aunque sea a nivel especulativo. Por ejemplo, si afirmas que la necesidad de beber sangre de los vampiros reales es causada por un trastorno digestivo, estás basándote en un conocimiento real existente sobre el sistema digestivo humano, los trastornos digestivos, y la sangre. Puedes elaborar una teoría de origen con esos elementos. Sin embargo, hay dos formas de hacer esto:

a- Propongo la teoría de un trastorno digestivo que induce a una persona a beber sangre, esta podría ser la explicación para el fenómeno del vampirismo real sanguíneo. Todavía no he comprobado la validez de la idea, pero podemos buscar y compartir información sobre salud humana que nos permita comprobarlo. También podemos hablar con médicos y vampiros reales para informarnos mejor. De esa forma empezaremos a debatir la teoría.

b- Los vampiros reales son personas que padecen un trastorno digestivo que los lleva a beber sangre. Lo he comprobado de una muy buena fuente que no puedo revelar, esa es la verdad sobre los vampiros, no hay otra explicación posible.

La persona del punto “a” formula una teoría y la pone a consideración, dejando claro que sólo es una posible explicación, propone investigar y someterla a debate. En cambio la persona del punto “b”, aunque propone la misma explicación, lo hace como si fuera un hecho ya comprobado, descartando otras posibles explicaciones y sin proponer ninguna investigación. A las dos personas puede hacerse las siguientes preguntas: ¿Cómo sabes que tu teoría es cierta? ¿Qué fuentes de información has consultado para comprobar su validez? ¿Puedes compartir esas fuentes para que todo el mundo pueda investigar? ¿Hablas de una fuente de información médica?

Ambas personas proponen la misma idea para una teoría de origen, y quizás la teoría finalmente no sea válida como explicación. Pero la primera persona hace un planteo mucho más sensato para conocer el fenómeno, postula una idea abierta al debate y la investigación. Hay formas y formas de proponer teorías de origen y conversión para vampiros reales o míticos, no debe confundirse teorías propuestas con teorías validadas, ni ideas posibles con realidades comprobadas.

Postular, apoyar y difundir teorías, sin una mínima base sustentable.

Cualquiera sea la teoría propuesta, debe poseer una mínima base que la sustente. Las ideas que forman parte de ella deben ser viables, al menos deberían poder considerarse como una posibilidad. Si finalmente son ciertas o no se comprobará mediante la investigación. Ejemplo: si quiero construir un rascacielos de 150 pisos que sea resistente a un terremoto, no voy a postular que es posible hacerlo usando solamente hojas de árboles.

El asunto varía bastante en relación a teorías de origen y conversión para vampiros míticos; postular en pleno siglo 21 que son cadáveres vivientes inmortales no tiene sentido. Si alguien postula una teoría debe contemplar el conocimiento científico actual.

Cuando hablamos de vampirismo real, es cierto que algunas teorías de origen postulan ideas como la energía sutil de los chakras, algo que tampoco reconoce la ciencia actual. Sin embargo los vampiros reales comprendemos la necesidad de validar las teorías propuestas, y reconocemos que no siempre tenemos la evidencia necesaria. Eso no es lo mismo que recurrir a trillados tópicos de película sobre vampiros de leyenda. Además muchas teorías de origen sobre vampirismo real postulan causas con una base médica, por dar un ejemplo de ideas que no recurren a la simple fantasía sobre vampiros de ficción.

Postular, apoyar y difundir teorías, únicamente basadas en el mito y el folclore del vampiro.

Inmensas cantidades de información sobre el vampiro de las leyendas nutren internet, su imagen actual en occidente proviene en gran parte de mitos del este de Europa, pero varias otras criaturas a lo largo y ancho del mundo tienen “características vampíricas”, por así decirlo. Es información muy interesante y valiosa para conocer el mito del vampiro, pero aporta muy poco por sí misma para validar una Teoría de Origen y Conversión sobre vampiros míticos, o reales. No es suficiente para demostrar la existencia real del vampiro de la ficción, ni es una explicación sobre el origen del vampirismo real.

El argumento de que bajo todo mito subyacen elementos de una realidad particular puede ser cierto sólo hasta cierto punto, la diferencia entre mito y realidad subyacente es enorme en este caso. Resulta necesario separar ambas cosas si queremos hallar una explicación plausible para la condición de un vampiro real, de otra forma se corre el riesgo de mistificar lo que no es un mito y alejarse de una realidad que intentamos comprender. Cualquiera sea el origen del vampirismo real, no lo descubriremos solamente recurriendo a la mitología del vampiro.

Postular, apoyar y difundir teorías, únicamente basadas en la imagen actual del vampiro mítico.

Si un mito tiene la capacidad de renovarse a lo largo de los siglos, ese es el mito del vampiro. Desde que su terrorífica imagen comenzó a cambiar hacia una idealizada y romántica figura, su imagen positiva en el imaginario popular ha crecido de forma exponencial. Drácula, Lestat, Edward. Tres ejemplos emblemáticos del cambio que ha experimentado la criatura y de su poder de cambio para seguir siendo un ícono cultural indestructible. Desde el espanto que provocaba siglos atrás, hasta la belleza física y el glamour sobrenatural actual, que tanto gusta a sus fans.

Hoy en día parece no existir algo más deseable que convertirse en un vampiro y obtener cosas como inmortalidad física, inmunidad ante enfermedades, fuerza sobrehumana, poderes mentales de fantasía, etc. Pero todo eso no representa nada en cuanto a la validez de Teorías de Origen y Conversión para vampiros de leyenda, o vampiros reales. Interesante fenómeno para ser analizado desde la sociología o la historia, pero insuficiente para justificar la existencia real de vampiros al estilo de los personajes mencionados, o validar una teoría sobre vampirismo real.

Postular, apoyar y difundir teorías, con premisas falsas.

Las Teorías de Falso Origen y Conversión que se desarrollan en este documento se manejan siempre con un presupuesto falso, a partir del cual se desarrollan. Pueden parecer más o menos científicas, pero en su base se encuentra una idea falsa postulada como verdadera. Es la aceptación sin objeción de ese presupuesto falso lo que favorece que una teoría, por lógica falsa también, se propague por la red.

Si la premisa es falsa la teoría no puede ser verdadera, tanto si hablamos de vampiros míticos como reales. Si alguien usa una idea falsa está mintiendo o bien ignora su falsedad, pero el resultado negativo final es el mismo.

Postular, apoyar y difundir teorías, utilizando conocimiento científico actual para apoyar una idea falsa.

En la actualidad, quien desee generar una teoría falsa de origen y conversión para vampiros está muy condicionado para usar elementos del mito sobre criaturas semejantes a un vampiro. Relativamente pocas personas creerán que éste puede ser un cadáver viviente, pero muchas más estarán dispuestas a creer que es una persona infectada por un virus, una proteína incorporada de otra especie, o una enzima que modifica el código genético humano por uno “vampírico”. El conocimiento científico actual, sin ninguna mala intención, suple esa limitación de carácter mítico y lo hace con creces.

Se dispone de mucho conocimiento científico accesible para crear una teoría falsa de origen y conversión para vampiros, y otorgar una apariencia “científica” a una idea falsa. Paradójicamente eso no podía hacerse en la Edad Media, y sin embargo el número de potenciales víctimas de un engaño así es mucho mayor ahora, gracias al uso de ese tipo de conocimiento. Pero usar elementos científicos reales no hace más válida una teoría relacionada con vampiros. Debe aportarse además evidencia científica y no solo elementos de carácter científicos mal relacionados entre sí, para generar una idea falsa.

Proclamar tener un conocimiento superior sobre teorías de origen y conversión, sin ofrecer pruebas.

Quienes postulan teorías falsas suelen incluir otra falsa premisa: saber más del tema que sus interlocutores. Aducen poseer un conocimiento exclusivo sobre vampiros míticos o reales, así como sobre la posibilidad de una conversión vampírica. Esto genera un gran interés en las personas involucradas en una búsqueda de conocimiento sobre vampiros, de lo cual se aprovechan quienes mienten.

Así se establece una manipulación estructural, una relación de desigualdad entre el estafador y los estafados. La única manera de finalizar esta injusta situación es que el primero presente pruebas fehacientes de sus afirmaciones, lo que nunca hará porque simplemente no las tiene ni le interesa presentarlas, eso destruiría la falsa premisa de su conocimiento superior y también sus ideas de conversión. Por eso las pruebas ofrecidas son tan importantes, ellas establecen un plano de igualdad entre las personas que desean adquirir conocimiento y quienes aducen tenerlo, dificultan cualquier intento de manipulación en una legítima búsqueda de la verdad.

Reacción negativa frente al debate y la crítica de teorías de origen y conversión.

Alguien que sabe que está mintiendo sobre la posibilidad de conversión en un vampiro no siempre recibe bien las críticas. Si una persona no acepta el debate y la crítica de las ideas que promueve, si descalifica a quienes plantean el debate profundo de una teoría de origen y conversión para vampiros, si no tolera que se cuestione el supuesto conocimiento que aduce tener, si no comparte información ni aporta evidencias que afirma poseer, si interfiere cualquier acción de los demás para debatir y criticar libremente ideas propuestas, es un mal síntoma.

Si alguien difunde una teoría de origen y conversión debe estar dispuesto a debatirla y a recibir críticas, como es deseable que ocurra cuando se debate cualquier tema en un ámbito de respeto y diálogo.

Falta de profundidad en la información sobre Teorías de Origen y Conversión.

Usualmente quienes proponen teorías falsas no aportan demasiada información, esto incluye citar las fuentes de información específicas que fundamentan las teorías propuestas. Pero esas mismas personas suelen manejarse con términos y conceptos científicos al alcance de cualquiera hoy en día: virus, código genético, codificación del ADN, genética, vitaminas, proteínas, enzimas, piel, huesos, músculos, mutación genética, evolución, procesos biológicos, bioquímica, etc.

Sin embargo el manejo de términos y conceptos no suele tener profundidad, la información está presente en una idea general pero de forma incompleta, no detallada y no muy específica. Lo mismo ocurre con las fuentes de información, son pocas o nulas, incompletas, o poco fiables. Manejarse de esa manera con la información es una mala práctica.

Carencia de pruebas fehacientes sobre Teorías de Origen y Conversión.

Este es el punto débil de quien proclama teorías falsas sobre vampiros reales o míticos, especialmente cuando hablamos de la supuesta conversión de un ser humano común en un vampiro, o criatura semejante. Por supuesto, tú puedes proclamar de buena fe una teoría cualquiera y admitir que no tienes todavía las evidencias necesarias para validarla, pero es distinto cuando una persona postula una teoría como si fuera una verdad indudable, como un hecho comprobado.

Se adquiere esa categoría cuando hay evidencias de por medio. No existe lo “comprobado” sin evidencia, porque lo segundo es lo que lleva a lo primero. Respecto a una conversión en vampiro mítico o real, quienes afirman que esto es posible todavía no han presentado ninguna prueba.

Manipulación de personas interesadas en Teorías de Origen y Conversión.

Si alguna de las malas prácticas anteriores están presentes en un ámbito donde se debaten ideas como la conversión en un vampiro, puede darse también la manipulación intencional sobre personas muy inmaduras o ingenuas, pero legítimamente interesadas en vampiros y vampirismo. El objetivo final de manipular a otros puede ser muy variado, desde la simple diversión hasta la estafa y el abuso sexual.

Se produce entonces una relación de desigualdad, donde usualmente hay una promesa a futuro de “conversión en vampiro”, desde quien promete hacia quien anhela la conversión. Esta es la peor práctica de todas, porque puede producir un gran daño emocional y mucha frustración.

 

Teorías de Falso Origen y Conversión

 

Una Teoría de Falso Origen y Conversión (Teoría FOC) es una teoría con un fundamento falso, postulada para explicar el origen de vampiros o criaturas semejantes. Una Teoría FOC incluye la idea de que personas comunes y corrientes pueden convertirse en vampiros, ya sea a nivel físico, mental y/o espiritual, por algún procedimiento basado en las ideas falsas que contiene. Muchas veces la teoría relaciona ideas sobre un vampirismo de carácter mitológico o de ficción, vampirismo real, o una combinación de ellos.

Las Teorías FOC tienen ciertas características identificables, que se exponen en los siguientes puntos.

Las Teorías de Falso Origen y Conversión son complementarias.

Generalmente una Teoría de Falso Origen complementa a una Teoría de Falsa Conversión, ya que la primera es necesaria para que la segunda exista. Si alguien ignora el origen de los vampiros, no tendrá tanta credibilidad para decir que tiene un conocimiento sobre conversiones vampíricas. Las dos partes de la teoría, Origen y Conversión, se complementan y sostienen mutuamente.

Tienen un actor principal: el Profeta de la Conversión.

Detrás de la teoría siempre hay al menos una persona responsable que la difunde, tanto si la creó como si no. Yo lo llamo el profeta de la conversión, porque “profetiza” la idea de que es posible convertirse en un vampiro, real o mítico. En muchos casos estas personas afirman haber sido convertidos en vampiros, o al menos estar en contacto con ellos. Veamos las dos definiciones de profeta en el diccionario:

a- Persona que posee el don de la profecía.

b- Persona que, por señales o cálculos hechos previamente, conjetura y predice acontecimientos futuros.

Un profeta de la conversión promueve implícitamente con sus acciones la idea de ser alguien especial, de tener un “don”, en este caso un conocimiento superior sobre criaturas semejantes a vampiros. Esto le permite “predecir” o “profetizar” que si otras personas siguen el procedimiento que indica, será posible para ellas la “conversión” en un vampiro. La forma de obtener este cambio siempre está relacionada con la teoría FOC que el profeta difunde.

Implican un falso conocimiento superior.

El profeta de la conversión siempre alega poseer un conocimiento superior que lo ubica en un lugar especial ante sus interlocutores, afirma saber el origen verdadero de criaturas semejantes a vampiros, y además cómo una persona corriente puede convertirse en uno. La Teoría FOC implica una relación intrínseca de desigualdad entre el profeta de la conversión y quienes se relacionan con él por su interés en vampiros. La teoría implica un conocimiento falso y excluyente, porque solo quien lo posea puede obtener la conversión vampírica y producirla en otras personas.

Contienen un Presupuesto Inicial Falso.

La teoría necesita una idea falsa para existir, sin ese requisito previo no puede desarrollarse, ni difundirse. Un Presupuesto Inicial Falso es una idea, un elemento, un concepto que el profeta de la conversión usa para desarrollar la Teoría FOC con un mínimo de credibilidad. Muchas cosas pueden cumplir esta función, ideas del mito y las leyendas sobre vampiros, o bien del conocimiento científico actual. Virus, maldiciones, diferencias genéticas, pacto con una entidad sobrenatural, evolución paralela, etc. Sin importar qué se utilice, constituye la base de una teoría.

El presupuesto inicial falso funciona de manera efectiva sólo mientras el profeta de la conversión no aporte pruebas reales de su existencia, ese es su talón de Aquiles. Pero mientras sea aceptado como verdadero se podrá seguir adelante. Cada aspecto de una teoría basada en este presupuesto puede funcionar muy bien dentro de la explicación general que se ofrece, siempre y cuando no se cuestione en profundidad. Es una teoría falsa pero que puede tener credibilidad ante otros, muestra una aparente coherencia que no es tal.

Necesitan Adeptos de la Conversión.

Respecto a Teorías FOC, no importa si yo te digo que los vampiros nacen de tomates cosechados en Marte, o de la capa del traje de Bela Lugosi en la película Drácula. Puede ser algo tan poco creíble como eso o parecer algo mucho más verídico, aunque en verdad sea falso. Lo esencial es que tú lo creas, porque es indispensable la participación de los engañados en cualquier mentira. La predisposición a que te mientan (y no creas que se trata de algo consciente), puede lograr que la participación en el engaño sea bastante activa. Es muy importante el papel que juegan quienes creen en la Teoría FOC y en el profeta de la conversión, esto nunca debe subestimarse.

Llevan hacia el Profeta de la Conversión.

Aunque sea falsa, una Teoría FOC puede tener fuentes de información que intenten hacerla creíble. Sin embargo la última palabra, la fuente final de información, siempre termina siendo el profeta de la conversión. La teoría y sus fuentes de información simplemente están allí para sostener la autoridad del profeta y fortalecer su imagen ante los adeptos, lo ubican en un rol de intermediario entre ellos y la conversión vampírica.

Como la teoría no puede probarse porque no hay evidencias, todo pasa por la credibilidad de quien se postula como poseedor del conocimiento necesario para convertirse en un vampiro. Se pasa entonces de una cuestión de evidencias a una cuestión de pura fe, donde los adeptos dependen de una promesa a futuro en lugar de tener un rol activo en la búsqueda de la verdad. No se puede comprobar nada verdadero de la Teoría FOC, pero se puede creer sin ningún límite en el profeta de la conversión.

No necesitan evidencias sino credibilidad ante los adeptos.

Una Teoría FOC es falsa, por lo tanto las pruebas que la validan no pueden ofrecerse. El trabajo de quien engaña es hacer creíble algo que no es real. Términos como “creíble”, “posible”, “probable”, o “realista”, no significan lo mismo que real o verdadero. En esa credibilidad postulada como verdad reside el éxito de las teorías que hablan sobre convertirse en un vampiro. El truco está en que los adeptos resignen categorías como verdadero y real, para abrazar con entusiasmo algo que simplemente sea creíble ante sus ojos.

Por ejemplo, un profeta de la conversión hablará de una supuesta proteína vampírica que produce la conversión de un ser humano normal en un vampiro, y a partir de allí hablará extensamente de proteínas y su función en el organismo humano. Todo lo que diga sobre proteínas humanas puede ser verdadero y comprobable, pero eso no hará más real la falsa proteína vampírica. La información sobre algo real cumple la función de reemplazar las evidencias sobre un elemento falso.

Son insostenibles en una relación de igualdad.

Si se posee los elementos necesarios para comprobar la validez de una Teoría FOC, solo puede concluirse que es falsa. Sin embargo, la relación de desigualdad entre un profeta de la conversión y sus adeptos dificulta e impide obtener esos elementos. Mientras no haya una relación de igualdad entre ellos, buena parte del éxito de la teoría está garantizado.

Quienes tienen acceso a información que valide o refute la teoría pueden debatirla y encontrar sus puntos débiles; ante eso poco puede hacer un profeta de la conversión para seguir manteniendo la credibilidad. Para que exista una verdadera igualdad entre todos debería contemplarse lo siguiente:

a- Acceso a información relacionada a la Teoría FOC, en cantidad y calidad.

b- Debates donde haya libre intercambio de información, críticas y opiniones.

c- Aporte de evidencias sobre la teoría postulada.

d- Capacidad de reflexión y crítica de los interesados, para cuestionar la teoría.

 

Profetas de la Conversión

 

Un profeta de la conversión es una persona que desarrolla y difunde una Teoría de Falso Origen y Conversión sobre vampiros o criaturas semejantes, ya sean vampiros míticos o reales. Es alguien consciente de sus acciones, no es una persona engañada como un adepto de la conversión puede serlo. Un profeta de la conversión puede tener una o más de estas características:

Participa activamente en la creación y difusión de Teorías FOC.

Ninguna teoría nace sola. Debe tener un creador y, si quiere llegar lejos, personas que la comuniquen a otros. A diferencia de teorías que no fueron creadas para engañar, una Teoría FOC no descansa sobre una búsqueda de la verdad para demostrar o refutar su validez. Su vitalidad reside en la cercanía a sus creadores y comunicadores, los profetas de la conversión.

Una Teoría FOC descansa sobre el supuesto conocimiento superior del profeta, por eso su rol es tan importante. Puede ser el creador y comunicador de la teoría, siendo su principal beneficiario porque se ubica como el revelador de una verdad que solo él posee. Incluso si logra credibilidad con la teoría puede darse el lujo de no ser el creador, sino alguien que toma ideas de otros y las difunde. Pero siempre tiene una participación activa, sobre todo en la difusión de la promesa de conversión en un vampiro.

Es el centro de la credibilidad de la teoría.

Si un científico trabaja correctamente sobre una teoría científica lo importante son las evidencias que pueda aportar y no su propia persona. Podrá tener éxito o fracasar para demostrar que su teoría era válida, pero lo esencial será el camino recorrido para llegar a la verdad. En una Teoría FOC sucede todo lo contrario. Al basarse en ideas falsas, investigar para confirmar o rechazar su validez pasa a un segundo plano. Esta carencia estructural es reemplazada por la credibilidad generada por el profeta de la conversión ante los adeptos, credibilidad dirigida principalmente hacia sí mismo, aunque compartida en mayor o menor grado con teorías de origen y conversión en vampiros.

Al igual que un político en campaña, el profeta promete la conversión vampiríca a sus adeptos en un futuro distante. El simple paso del tiempo desgastará la credibilidad de la Teoría FOC y la suya, pero mientras tanto obtiene el beneficio de reemplazar investigación y evidencias por credibilidad personal. Esa es la base emocional que sostiene el engaño, por eso no es suficiente cuestionar la validez de la teoría, sino también la credibilidad del profeta de la conversión.

Se relaciona activamente con adeptos de la conversión.

Un profeta no puede desempeñar su papel sin adeptos, sin seguidores, sin fieles. Lo mismo sucede con Teorías FOC, el profeta de la conversión trabaja arduamente para ocupar un lugar importante ante las personas que cumplen el rol de adeptos. No solo crean y difunden teorías de origen y conversión sobre vampiros, también buscan seguidores. Es un vendedor en busca de compradores, y no existe un vendedor pasivo que sea exitoso. Para ser realmente bueno debe tener la iniciativa de buscar potenciales clientes a quienes vender su producto.

Se esfuerza en favorecer su imagen personal ante los adeptos.

Como el profeta de la conversión vende un producto falso, su imagen ante los demás resulta esencial. No va a decir la verdad, va a mentir y por lo tanto necesita que crean en su engaño. Si la Teoría FOC debe verse bien ante los adeptos, el profeta debe aparecer ante sus interlocutores mucho mejor todavía. Esto implica tener la capacidad de seducir, convencer, y mantener el engaño a lo largo del tiempo. El grado de éxito depende de esa capacidad personal, porque no hay ninguna verdad sustancial que el profeta de la conversión pueda ofrecer.

Maneja una variedad de recursos para desarrollar Teorías FOC.

Además de todos los conocimientos que pueda poseer por su educación y experiencia de vida, un profeta de la conversión tiene a disposición los recursos que las nuevas tecnologías como internet ofrecen, ni más ni menos. La red de redes tiene ingentes recursos para generar y difundir Teorías FOC, empezando por fuentes de información general como Wikipedia y fuentes científicas, para hacer más o menos creíble sus ideas de conversión vampírica. Servicios gratuitos para desarrollar sitios web y foros, donde generar espacios de difusión y captación de adeptos. Y mucho más. Todos estos recursos no deben subestimarse; muy por el contrario, deben valorarse. Porque son las mismas herramientas que pueden usarse para combatir el engaño.

No puede sostener una relación de igualdad con otras personas.

La desigualdad en la forma de relacionarse con otros es lo que define quién es, y qué puede esperarse de un profeta de la conversión. Sus acciones siempre se desenvuelven en un ámbito de desigualdad, algo que crea y promueve. Hablamos de un ambiente jerárquico donde el profeta siempre ocupa un peldaño superior, en razón de un supuesto conocimiento que posee sobre vampiros, y sobre la posibilidad de convertirse en uno.

En estas condiciones los adeptos nunca pueden estar a su mismo nivel, y todas sus acciones apuntan a mantener ese estado de cosas. Sin embargo, usualmente intentará que se perciba todo lo contrario, esperando verse ante los demás como alguien que comparte su conocimiento, una persona generosa que ofrece la fórmula para convertirse en un vampiro. Lo que muestra y promete nunca es lo que finalmente ofrece, pero sirve para mantener el interés sobre su persona.

 

Adeptos de la Conversión

 

Un adepto de la conversión es una persona que busca activamente la conversión en un vampiro o criatura semejante. El vampirismo anhelado puede ser más acorde a la ficción y la mitología, o bien a la condición del vampirismo real, e incluso una combinación de ambos.

Aunque parezca increíble mucha gente todavía tiene una fe absoluta en que tal tipo de conversión es posible, y son las víctimas naturales de un profeta de la conversión. Los adeptos buscan también una explicación del proceso que los llevaría a cumplir su objetivo, y la variedad de creencias al respecto es enorme. Hay quienes creen en métodos basados en el conocimiento genético actual, aquellos que creen en maldiciones, y en muchas otras causas. Los adeptos de la conversión pueden tener ciertas características afines a lo que un profeta busca, detalladas a continuación.

Participan activamente en la difusión de Teorías FOC.

Principalmente en su difusión, pero incluso pueden aportar ideas propias para fortalecer las ideas presentes en una teoría de conversión vampírica. Gran parte de la vitalidad y permanencia de una Teoría FOC reside en el trabajo de los adeptos de la conversión. La intensidad con que algunos defienden la idea va más allá de cualquier argumento que pueda discutirse seriamente, podemos hablar aquí de una cuestión emocional, un deseo a futuro donde la persona está poniendo muchas expectativas en cambiar su propia vida.

Uno de las características más comunes en algunos adeptos de la conversión es que son personas que están experimentando fuertes crisis personales, cuyo objetivo es cambiar su vida radicalmente para dejar atrás el malestar que sienten. Esto los hace especialmente vulnerables a la manipulación emocional de los profetas de la conversión, mediante la promesa de un cambio radical y benéfico, aunque imposible.

Carencia de sentido crítico ante una Teoría FOC.

Se puede ser crítico con Teorías FOC, cualquiera debería saber valorar sus elementos para comprobar cuánta coherencia tiene. Pero un adepto de la conversión suele ser bastante poco crítico, aceptando como un hecho sus presupuestos falsos. Puede tener dudas y criticar algunas cosas por supuesto, pero a veces todo esto es dirigido a confirmar su creencia en la teoría, antes que a comprobar su validez real.

El problema es que se parte de la creencia básica en que la conversión en un vampiro es posible. Incluso puede darse el paradójico caso de adeptos que rechazan una Teoría FOC sólo porque no contiene ideas mas afines a sus propias ideas, y no porque consideren poco realista la posibilidad de convertirse en un ser semejante a un vampiro.

Acepta la carencia de pruebas de una Teoría FOC.

Si acepta sin críticas las ideas falsas de una Teoría FOC, entonces el adepto ya ha aceptado también la carencia de pruebas, aunque sea parcialmente. Ha pasado por alto la comprobación de ideas postuladas como verdaderas. Se produce luego la contradictoria situación de buscar su propia conversión en vampiro sin saber realmente cómo será esto posible. Sin embargo, como dicho cambio forma parte de sus propias creencias personales, la carencia de pruebas es considerado muchas veces un problema momentáneo que hallará solución en la misma conversión. La promesa a futuro reemplaza la carencia actual de evidencia. De esta forma mantiene un estado de confianza perpetua donde la búsqueda de pruebas, de manera independiente a las afirmaciones del profeta de la conversión, queda relegada al último lugar.

Acepta la relación de desigualdad con profetas de la conversión.

Cuando el adepto de la conversión acepta como verdadera una Teoría FOC, sin cuestionar sus presupuestos, su carencia de evidencias, y el supuesto conocimiento superior del profeta, acepta también la dinámica de desigualdad que se le propone. Ocupa el lugar en una relación asimétrica, un espacio complementario pero pasivo, y por lo tanto más fácil de controlar. El adepto acepta la situación con la esperanza de lograr la conversión vampírica que tanto anhela. Incluso el temor a ser excluido si crítica al profeta de la conversión o a la teoría, puede jugar un papel en esto.

Se relaciona activamente con profetas y con otros adeptos de la conversión.

Los lazos que establece con ellos sostiene su esperanza de una conversión vampírica. Se trata de algo social y no solo de una cuestión personal, es una construcción colectiva donde hay prácticas, dinámicas de relación, formas de compartir ideas e información. Se generan intercambios y lazos de comunicación alrededor de Teorías FOC, con el profeta de la conversión como principal protagonista. Hablamos de una comunidad con sus propios intereses y objetivos.

Defiende activamente Teorías FOC y a los profetas de la conversión.

A veces el adepto está tan involucrado emocionalmente con una Teoría FOC que las críticas hacia ella, o hacia el profeta de la conversión, son percibidas como una agresión antes que como críticas razonables. Defender la teoría es también defender su creencia en una conversión vampírica, la comprobación de su validez no es tan importante como sostener esta creencia. No es algo racional sino emocional.

 

Medidas de Prevención

 

Ante las acciones de un profeta de la conversión y la difusión de Teorías FOC, podemos sugerir algunas medidas de seguridad y prevención. Algunas de las siguientes medidas son de carácter general, mientras que otras son aplicables a Teorías FOC, profetas, y adeptos de la conversión respectivamente.

 

Medidas Generales

Responsabilidad compartida.

Sería muy fácil decir que un profeta de la conversión es el cruel victimario y los adeptos sus inocentes víctimas… Pero no es tan simple. Si el profeta es un abusador sexual que busca inmaduros adolescentes deseosos de convertirse en vampiros, con seguridad hablamos de una víctima y un victimario. Pero muchos profetas también pueden ser adolescentes necesitados de atención.

Cuestionar al profeta es necesario pero no suficiente para desarmar el engaño, ubicar a los demás en el rol de víctimas indefensas tampoco será de gran ayuda. Existe una responsabilidad de la personas engañadas que debe tenerse en cuenta. Cuestionar ideas, buscar información, analizar y criticar, son cosas que siempre puedes hacer para evitar el engaño, no puedes culpar a otros por dejar de lado estas cosas. Ser capaz de buscar la verdad implica razonar, debatir y criticar.

Participación activa en todos los ámbitos.

Es muy positivo que participes en debates sobre Teorías FOC, así como en la búsqueda de información que contribuya a debatir. Hacer esto dificulta el éxito del engaño, porque en un debate se puede realizar críticas y exponer fallas presentes en estas teorías, y compartirlas con otras personas para favorecer un diálogo colectivo.

No es provechoso buscar teorías sobre vampiros para luego aceptar pasivamente todo lo que un profeta de la conversión te diga. Debes ser activo también para analizarlas, criticarlas, buscar pruebas de su veracidad, comprobar fuentes de información, exigir pruebas fehacientes al profeta, y en general para debatir todo lo que creas necesario. Piénsalo en términos de favorecer una relación de igualdad entre todas las personas interesadas en estos temas; ofrece tanto como te gustaría recibir y exige todo lo que estés dispuesto a dar.

Búsqueda colectiva de la verdad.

¿Has oído la trillada frase que dice “no estás solo”? Pues eso, no lo estás. Ni en lo bueno ni en lo malo. También existen personas que buscan honestamente la verdad sobre vampiros y vampirismo. Por otra parte, es lógico que desees conocer a personas con tus mismos intereses. Si buscas la verdad y no quieres mentiras de por medio, también es razonable compartir recursos y conocimientos con personas como tú; eso será un beneficio para todos porque agilizará la búsqueda.

Por ejemplo, el punto débil de una Teoría FOC que tú no hayas encontrado quizás lo encuentre otro, la información científica que encuentres puede ser muy útil para todos. Busca aliados, socializa, comparte, haz de la búsqueda de la verdad una construcción colectiva. Destruye la concentración de poder elitista que se genera en un grupo social, cuando sólo unos pocos dirigen la búsqueda de una verdad cualquiera. Esto puede ser una gran limitación para el accionar de los profetas de la conversión.

Uso eficiente de los recursos de información.

Esto es esencial, saber utilizar los recursos disponibles en debates sobre una supuesta conversión vampírica, especialmente aquellos recursos de información que brinda internet. Porque la herramienta es una cosa, pero su buen uso es otra muy distinta. Para utilizarlas bien debe invertirse tiempo y esfuerzo en aprender a manejar esos recursos: desde cómo buscar en sitios web la información que necesitas hasta cómo compartirla para que tenga la mejor difusión, así como rastrear buenas fuentes de información, comprobar su fiabilidad, etc. No será una tarea fácil y no hay otro camino posible, pero reporta un gran beneficio en conocimiento y experiencia, algo muy útil para evitar el engaño de una Teoría FOC.

 

Medidas sobre la Teoría FOC

Reúne toda la información sobre la teoría.

Toda la que puedas hallar, tomada de todos los lugares donde se haya publicado cosas sobre ella. Esto es muy importante, cuanta más información poseas mejor, luego podrás analizarla con tranquilidad y tener una idea de qué cosas no encajan, las fuentes de información que deberás buscar para comprobar su validez, etc.

Con la información reunida tendrás un mapa mental para guiarte. Puedes ordenarlo todo en archivos de texto para tenerlo siempre a mano. Almacena toda la información disponible sobre la Teoría FOC para su posterior análisis. Además esto servirá como un registro de las afirmaciones de los profetas de la conversión, que luego también podrás analizar para comprender mejor como actúan.

Identifica sus presupuestos falsos.

Busca la idea central de la Teoría FOC, el factor que supuestamente hace posible la conversión vampírica. ¿Es un virus, una enzima o una proteína especial, una evolución paralela? El objetivo es hallar un elemento a partir del cual se desarrolla la teoría, porque de allí nacen también todos sus presupuestos falsos.

Normalmente la idea general que se difunde es mencionada por el propio profeta de la conversión, sin embargo NO es eso lo que buscas exactamente, sino la variante de esa misma idea que se utiliza para justificar el origen de criaturas semejantes a vampiros, además de la posibilidad de una conversión vampírica. Recuerda que muchas veces un presupuesto falso funciona dentro de una idea verdadera y real, para que éste también lo parezca. Busca algo falso con una apariencia de realidad, busca la mentira camuflada con algo verdadero.

Ejemplo: si digo que una parte del ADN de un vampiro es insertado en el ADN de una persona normal, para transformar el código genético humano en vampírico, entonces el presupuesto falso no es la idea del ADN, que es algo real. Todos tenemos un código genético o ADN, pero no hay un ADN de vampiro. Si digo que los vampiros son seres inmortales porque evolucionaron a partir de células que no sufren desgaste alguno, entonces la mentira no está en la idea de evolución o de células, lo irreal es la existencia de células inmortales que no sufren desgaste.

Identifica las fallas de la teoría.

Es el trabajo más arduo, saber qué cosas fallan en una Teoría FOC. Debe analizarse cada elemento para comprobar su viabilidad y buscar información útil para resolver las dudas que surjan. Es importante identificar todas las fallas y analizar la relación entre los elementos que integran la teoría. Dependiendo de las ideas presentes, el trabajo a realizar puede ser relativamente fácil o algo muy complejo, pero recuerda que aun si la teoría parece creíble debe haber evidencia que la respalde. Creíble no es lo mismo que verdadero, o real. La explicación no reemplaza las pruebas, solo las complementa.

Ejemplo: si se postula una proteína como causante de la conversión en un vampiro, entonces debe buscarse información sobre la función de las proteínas en el cuerpo humano. ¿Qué cambios producen en el organismo? ¿Estos se asemejan de alguna forma a los que describe la Teoría FOC? ¿Existen antecedentes de proteínas que produzcan cambios drásticos como los que se atribuyen a una conversión vampírica?

Busca información fiable sobre la teoría.

Utiliza las fuentes de información provistas por el profeta de la conversión, si las ofrece, pero nunca te conformes con eso. Busca además por lo menos tres fuentes fiables para comprobar cada elemento de una Teoría FOC. Utiliza todas las que sean necesarias, busca aquellas especializadas en salud, biología, química, física, genética, alimentación, enfermedades, historia, psicología, etc., y no solo fuentes generales como Wikipedia. En síntesis, revisa punto por punto las ideas que contiene la teoría, pero hazlo utilizando las fuentes de información que tú mismo elijas. Abre tus opciones para informarte, nunca permitas que la única fuente de información sean las palabras de un profeta de la conversión.

Cuestiona, pregunta, argumenta.

A veces la mejor defensa contra el engaño de una Teoría FOC es que tú hagas todo lo que el profeta de la conversión no hace habitualmente, o lo hace muy poco, o mal. Con la información recolectada y el análisis de la teoría que hayas realizado, puedes generar tus propios argumentos y cuestionar la teoría en cada aspecto que tú veas como incoherente, poco creíble, o simplemente falso.

Puedes compartir tus dudas y hacerlo abiertamente, si el profeta de la conversión no está intentando engañarte entonces no debería cuestionar que lo hagas. Además debería estar dispuesto a responder y debatir cada crítica que se haga a la Teoría FOC y a sus afirmaciones.

 

Medidas sobre el Profeta de la Conversión

 

Exige responsabilidad al profeta de la conversión por todas estas cosas:

Por sus afirmaciones sobre Teorías FOC.

Si un profeta de la conversión ha desarrollado y difundido este tipo de teorías, entonces es responsable por ello. Que tú lo escuches e incluso creas honestamente en sus palabras no lo hace menos responsable, mucho menos si hay mentiras de por medio en sus afirmaciones.

Por brindar una explicación completa de la Teoría FOC.

Una explicación fundamentada y consistente, con información detallada y completa. La teoría debería estar desarrollada de principio a fin, y explicada paso a paso de manera comprensible para quienes deseen escucharla. También debería abarcar todos los aspectos de un cambio a nivel físico, mental y/o espiritual, sobre una supuesta conversión vampírica. Si el profeta de la conversión afirma saber, que lo demuestre. Si no tiene todas las respuestas, debe ser honesto y admitirlo. Si la teoría tiene fallas e incoherencias no debe ocultarlas, ni minimizarlas.

Por ofrecer explicaciones claras sobre la Teoría FOC.

Sobre cada idea y elemento presente en la teoría. Una explicación es clara cuando resulta comprensible para quienes la reciben, más allá de la complejidad que pueda tener. Muchas veces quienes usan ideas científicas para generar Teorías FOC se amparan en la complejidad del conocimiento científico actual, y usan una terminología especializada que confunde a los oyentes. De esta forma dificultan la comprensión y el análisis crítico de las ideas propuestas.

Entiéndase bien, no está mal recurrir a este conocimiento ni usar términos especializados; pero eso debería servir para dar mejores explicaciones, y no para construir ser un muro infranqueable que impida llegar a la verdad de una teoría.

Por brindar fuentes de información para verificar sus afirmaciones.

Nadie puede exigirte que creas en una “conversión en vampiro” sin brindarte todas las fuentes de información necesarias para comprobarlo. Si yo te digo que en este momento tengo en mis manos una taza de porcelana de color azul, ¿me creerías sólo porque lo digo? Podría ser de cualquier otro color, podría ser un lápiz, o podría no tener nada en mis manos. Si es lógico que no creas en la veracidad de una afirmación tan simple, ¿porque creerías sin cuestionamiento alguno que es posible “convertirse” en una criatura semejante a un vampiro?

Aunque tú también puedes buscar información, es responsabilidad del profeta de la conversión poner a disposición de los interesados todas las fuentes de información que usa para difundir sus ideas. ¿Qué fuentes de información investigó para formular su teoría? ¿Son de acceso público? ¿Cualquiera puede verificarlas o solamente quienes designe arbitrariamente el profeta?

Por ofrecer respuestas a todas las dudas y críticas sobre la Teoría FOC.

Si alguien espera ser creíble en sus afirmaciones, entonces debe estar dispuesto a recibir críticas y responder todos los cuestionamientos y dudas que se planteen. No es una buena señal que esto no ocurra. Alguien que elude o no acepta críticas, que rehusa dar respuestas a contradicciones e incoherencias, difícilmente tenga derecho a parecer creíble ante los demás.

Por ofrecer evidencias fehacientes de la Teoría FOC.

Tienes derecho a exigirlas. Además es lo que corresponde si alguien postula una conversión en vampiro, ya sea real o mítico, como si fuera una verdad revelada. Si hablamos de algo que se postula como un hecho comprobado, entonces hablamos de algo demostrable con evidencias. Brindar pruebas más allá de toda duda razonable también tiene que ver con el método que la ciencia actual emplea para adquirir conocimiento, y así validar una teoría cualquiera. Si un profeta de la conversión utiliza ideas científicas para generar y difundir Teorías FOC, entonces no debería negarse a presentar las evidencias científicas de sus afirmaciones.

Por manejarse en una relación de igualdad con otras personas.

Es necesario exigir una relación de igualdad entre quienes proponen Teorías FOC y quienes se interesan por ellas. Tienes derecho a proponer teorías de ese tipo si lo deseas, pero no a mentir ni engañar. No importa si hablamos de vampiros reales o míticos, se trata de manejarse en un ámbito de relaciones igualitarias entre personas que comparten un mismo interés. Para que no haya mentira ni manipulación debe haber igualdad en el acceso a la información, y también en los debates que se generen sobre la teoría. En este sentido, cualquier tipo de relación jerárquica que se establezca en un grupo social interesado en ideas sobre conversión vampírica, atenta contra esa igualdad.

 

Medidas sobre los Adeptos de la Conversión

Ofrece información.

Antes de intentar convencer a nadie, ofrece toda la información que poseas sobre Teorías FOC, sobre vampiros y vampirismo, y sobre la idea de una conversión vampírica.

Ejemplo: si hablamos de una supuesta bacteria que produce alguna especie de vampirismo, facilita información sobre bacterias tomada de las mejores fuentes de información que encuentres.

Ofrece toda la información que un profeta de la conversión no brinde, rellena los espacios informativos vacíos. Esto será un problema para quien intente manipular a otros ofreciendo información incompleta, distorsionada, o simplemente no compartiéndola.

Ofrece argumentos.

Esto es muy importante. Si tú sabes cuáles son las fallas de una Teoría FOC, entonces posees argumentos para contrarrestar el engaño. Ofrécelos generosamente, es la mejor forma de llegar a la verdad entre todos. Los argumentos son argumentos, si no son sólidos podrán ser rebatidos, pero no pueden soslayarse en un debate. Si alguien rechaza tu argumento debe hacerlo con una buena fundamentación, y esa dinámica es positiva en un debate donde se busca honestamente la verdad.

Comparte tus ideas y opiniones.

Si un profeta de la conversión miente, por ejemplo afirmando que puede convertirse en un vampiro, entonces tú también tienes derecho a opinar y compartir tus ideas sobre Teorías FOC. Puedes usar el mismo espacio en internet o fuera de ella para expresarte, es tu derecho opinar a favor o en contra de este tipo de teorías. Comparte lo que piensas con aquellos a los que se pretende engañar, ofréceles puntos de vista distintos.

 

Medidas sobre la difusión de Teorías FOC

No caigas en el error de la censura y la prohibición.

No estás obligado a recomendar sitios web que difundan Teorías FOC, pero eres un iluso si crees que no mencionándolos o impidiendo que otros los conozcan, podrás evitar el engaño. Para darle una inmensa difusión gratuita a algo que no te gusta sólo tienes que censurarlo, o prohibirlo. Millones de personas irán al lugar que tú recomiendas no visitar, inmediatamente después de tu recomendación.

En lugar de eso facilita información y argumentos sobre la teoría, después de todo tú tampoco tienes derecho a manipular la información como hace un profeta de la conversión. Colabora para que otros estén bien informados y así puedan tomar mejores decisiones al respecto.

Actúa como un antígeno de la mentira.

Un antígeno es una “sustancia que, introducida en un organismo animal, da lugar a reacciones de defensa, tales como la formación de anticuerpos.” Si hablamos de vacunas, un antígeno viral es un virus o parte de éste, pero atenuado en su efecto, o inactivo. Ya no puede provocar enfermedades, pero sí puede activar una respuesta inmunológica para combatir el mismo tipo de virus en su forma activa. En síntesis, es un virus que combate a otros virus.

La misma idea puede usarse sobre cualquier Teoría FOC, porque este tipo de teoría se transmite como un virus, por ejemplo en internet. Puedes usar las mismas herramientas que un profeta de la conversión, pero con el objetivo contrario. Difunde buena información, comparte argumentos sólidos, realiza buenas críticas, manéjate en un plano de igualdad con todo el mundo. Se todo lo contrario que el profeta de la conversión, usando las mismas herramientas para difundir información y debatirla.

 

Test de Teorías FOC

 

El siguiente test contiene preguntas sobre Teorías de Origen y Conversión que involucran a vampiros o criaturas semejantes, ya sean vampiros míticos o vampiros reales. Su objetivo es tener una idea aproximada de su veracidad, analizando las ideas que contiene. El test no pretende descartar directamente la validez de la teoría, pero sí ofrecer herramientas para el análisis de las ideas que contiene.

La teoría que intenta explicar el origen de vampiros míticos o vampiros reales, y que puede incluir la idea de convertirse en uno de ellos…

¿Está bien desarrollada?

Explicada paso a paso y de principio a fin, incluyendo aspectos físicos u otros (mentales, espirituales), sobre el origen y conversión en un vampiro.

¿Es postulada como verdadera más allá de toda duda razonable, o sólo como una posible explicación, todavía no comprobada?
Quien realiza afirmaciones sobre Teorías FOC debería ser muy claro al respecto. Cuando habla de una teoría: ¿está diciendo “esto es posible”, o bien está diciendo “esto es verdad y está demostrado”?

¿Contiene ideas reconocibles y verificables relacionadas con el conocimiento científico actual?

Ejemplos: virus, proteínas, enzimas, bacterias, mutación genética, evolución de las especies, cruce entre especies, experimentos científicos, enfermedades, etc.

Las ideas relacionadas con el conocimiento científico actual, ¿son comprobables?

Ejemplo: si se trata de un supuesto virus vampírico; ¿existen referencias sobre un virus así? ¿Quién propone la teoría puede ofrecer fuentes de información confiables?

¿Se basa en mitos y leyendas sobre vampiros, y en la imagen del vampiro literario y cinematográfico actual?

Ejemplos: vampiros inmortales que son cadáveres vivientes y que sólo consumen sangre para subsistir, pueden hipnotizar a las personas hasta someterlas a su completa voluntad, convertirse en niebla o murciélagos, poseen largos colmillos naturales, son pálidos, tienen fuerza y agilidad sobrehumana, mueren bajo la luz del sol, huyen ante la visión de un crucifijo, son inmunes a las enfermedades que afectan a un ser humano común, pueden convertir a personas normales en vampiros mordiéndolas o dándoles a beber su propia sangre, matan a las personas por su sangre, han hecho un pacto sobrenatural con entidades maléficas para convertirse en vampiros, etc.

¿Tiene fuentes de información que permitan investigar y verificar su validez?

Fuentes de información suficientes en cantidad y calidad para investigar y verificar todos los aspectos de la teoría, fuentes especializadas en las áreas de conocimiento que se mencionen al hablar de ella. Fuentes fiables, reconocidas por la calidad de su contenido, con información específica y lo más completa posible.

Quienes postulan teorías para explicar el origen de vampiros míticos o vampiros reales, y la posibilidad de convertirse en uno de ellos…

¿Ofrecen explicaciones claras y consistentes, o por el contrario estas son incompletas, confusas, contradictorias, o incoherentes?

La teoría debería ser explicada de tal forma que resulte comprensible para personas sin conocimientos especializados. Esto demuestra no solo verdadero conocimiento por parte de quien brinda explicaciones, sino además un genuino deseo de manejarse en una relación de igualdad con todos. El uso excesivo de terminología especializada o de un lenguaje críptico, explicaciones incoherentes, descripciones imprecisas e incompletas, todo ello atenta contra la relación de igualdad que debería existir.

¿Tienen una actitud abierta sobre la información relacionada a la teoría?

El acceso a la información sobre Teorías FOC debería ser tan fácil para quienes desean conocerla como para quien postula la teoría. Si se afirma tener fuentes de información sobre ella, entonces se debería ofrecerlas sin ninguna limitación, para que todos puedan acceder a la información. Ejemplo: si se afirma tomar información de libros de medicina, entonces se debe poder citar título, autor/es, año de publicación, editorial, número de página de donde se toma la información, código ISBN.

De esta manera la información podrá ser corroborada por todos los interesados, de manera independiente. Cualquier intento de apropiación de la información, limitación para acceder a ésta, o censura, no es un buen síntoma.

¿Ofrecen respuestas concretas a los cuestionamientos hechos sobre la teoría?

Respuestas específicas y lo más completas posible, ante cuestionamientos realizados a Teoría FOC. Respuestas vagas, incompletas, confusas, evasivas, o la simple negación a responder, son todas señales negativas.

¿Reciben positivamente críticas razonables sobre las teorías y sobre ellos?

Es un buen síntoma aceptar críticas constructivas y bien fundamentadas, dirigidas a las Teorías FOC y a quienes las postulan. Lo opuesto a todo esto es rechazar las críticas sin fundamento, reaccionar agresivamente a ellas, evitar responderlas, eludir los debates donde se formulen críticas, cuestionar el derecho a realizar críticas y debatir ideas.

¿Transfieren la responsabilidad de sus acciones a otras personas?

Transferencia de la responsabilidad por parte de quien postula una Teoría FOC: aportar explicaciones lo más completas posible, aportar todas las fuentes de información que permitan investigar sobre la teoría, aportar respuestas consistentes a las críticas presentadas, aportar pruebas fehacientes sobre la teoría propuesta, etc.

Es lógico y razonable que estos elementos sean aportados por quienes postulan una Teoría FOC, no es bueno eludir la responsabilidad al respecto, o pretender que sean otros quienes la asuman. No es lógico que un médico pida a sus pacientes que encuentren la solución a sus propios problemas de salud, ni que un bombero haga responsables de apagar el fuego a las víctimas de un incendio.

¿Poseen un conocimiento científico real y comprobable?

¿Cómo lo adquirieron? ¿Son personas formadas académicamente en las áreas de conocimiento que involucran a la Teoría FOC propuesta? ¿Pueden probarlo? No están obligados a tener un conocimiento científico especializado basado en años de estudios profesionales, claro está. Pero deberían ser honestos respecto al conocimiento que poseen, y no mentir sobre ello.

¿Ofrecen pruebas fehacientes sobre la Teoría FOC?

Pruebas reales, concretas, verificables, demostrables, comprobables. Una prueba real no es todo esto: afirmaciones, explicaciones, fuentes de información ofrecidas, desarrollos de la teoría, respuestas a críticas realizadas. Todo eso es solamente el aspecto teórico de ideas propuestas sobre el origen de vampiros míticos o vampiros reales, y sobre la posibilidad de convertirse en uno de ellos.

Así como un dibujo de un automóvil no es el automóvil, la teoría no es la evidencia sobre esa misma teoría, son dos cosas distintas. La evidencia puede acompañar o no a la teoría que se formula, pero no son lo mismo. Una teoría bien desarrollada y explicada sigue necesitando pruebas que la validen. La teoría no se valida a sí misma sin evidencia.

 

Teorías FOC o Wiki-Conversiones

 

Las cinco Teorías FOC que se incluyen en este documento fueron publicadas en el sitio web Noctalium. Su objetivo es demostrar lo fácil que resulta mentir para crear una Teoría Falsa de Origen y Conversión sobre criaturas semejantes a vampiros míticos, o bien vampiros reales.

En estos días me he dedicado a desarrollar varias teorías de origen para explicar de donde surgen los vampiros, y además cómo convertirse en uno. Todas estas teorías tienen algo en común: son completamente FALSAS.

Las Teorías Falsas de Origen y Conversión fueron inventadas y por lo tanto son una mentira. Fueron desarrolladas intencionalmente para demostrar lo fácil que es mentir… sobre todo si hay gente dispuesta a que le mientan. Para crear estas falsas teorías utilicé los siguientes parámetros:

Tomé ideas reales y les di un contexto irreal.

Elegí elementos conocidos de la fisiología y la evolución humana, luego añadí libremente ideas propias para conseguir mi objetivo: desarrollar teorías de origen para una criatura lo más parecida posible al vampiro de la ficción, aquel en que mucha gente quiere convertirse. Las mismas ideas pueden ser la base para desarrollar teorías falsas y aplicarlas al fenómeno del vampirismo real, e incluso a otros seres que no sean el vampiro. Después de todo, si no te importa mentir, los límites para desarrollar una teoría falsa son muy amplios.

Utilicé una sola fuente de información para su desarrollo: Wikipedia.

Nada de fuentes de información especializadas, sólo una fuente de carácter general. Aclaro que no tengo nada contra Wikipedia; al contrario, es una idea excelente y cuando la necesito la uso, porque es extremadamente útil. Pero no es una fuente especializada, sirve para empezar a conocer un tema cualquiera y luego profundizar la búsqueda de información recurriendo a otras fuentes, más completas y específicas en su contenido.

Por ello el nombre: Teorías de Wiki-Conversión, que solamente conducen a una conversión vampírica fraudulenta. Cualquiera puede hacer su propia teoría de Wiki-Conversión y fingir que es un vampiro con poderes de película.

Utilicé terminología científica, adaptándola a mis propias ideas.

Ideas propias sin ningún fundamento real, sin ningún antecedente verdadero. No hallarás ninguna prueba de que estas teorías pueden ser válidas. Porque no lo son ni pueden serlo, se crearon uniendo varias ideas entre sí hasta lograr que parezcan reales. Parecen auténticas pero no lo son, al igual que un vampiro de película parece muy real gracias a los efectos especiales usados para crearlo, pero no existe en realidad.

Inventé cinco teorías de Wiki-Conversión:

Teoría de Evolución de Mitocondrias Eficientes

Teoría de Activación de Enzimas Latentes

Teoría de Células Hematopoyéticas V

Teoría de Simbiosis Patógena Unificada

Teoría de Divergencia Cerebral Reptilis

El objetivo de crear estas teorías es alertar sobre lo sencillo que resulta mentir usando fuentes generales de información, accesibles a cualquier persona con conexión a internet, y sin tener un conocimiento científico especializado.

Crear falsas teorías de origen y conversión para criaturas semejantes a vampiros míticos o reales, es increíblemente fácil. Puedes inventar casi de la nada la conversión de un ser humano normal en un ser de fantasía, partiendo de una premisa falsa adaptada a los tiempos modernos, empleando ideas y términos científicos y pseudocientíficos. Por eso es importante que si alguien asegura haberse transformado en un vampiro aporte pruebas fehacientes, además de afirmaciones y términos científicos, a los que cualquiera con una conexión a internet también puede acceder.

Todos potencialmente podemos mentir sobre lo que somos, pero no todos podemos aportar pruebas fehacientes después de realizar afirmaciones inverosímiles, esa es la sustancial diferencia entre una supuesta transformación en un ser fantástico y una fraudulenta Wiki-Conversión. Cualquier tipo de transformación física no es una cuestión de fe sino algo palpable y real, y si lo es entonces las pruebas deberían existir y poder brindarse.

En este caso la palabra fe no rima con realidad.

 

Teoría de Evolución de Mitocondrias Eficientes

 

Idea falsa: los vampiros poseen mitocondrias más evolucionadas y eficientes que las de un ser humano normal. Esta característica de la anatomía vampírica es lo que produce cambios drásticos en un organismo humano, cuando ingresan a éste distintos tipos de células de vampiro. Las Mitocondrias Eficientes (ME) producen mucha más energía que las normales, lo que asegura una mayor eficiencia en todos los sistemas del cuerpo y un período de vida mucho mayor.

Elementos reales: mitocondrias, producción de ATP, células sanguíneas, células embrionarias, homeotermia, entre otras.

Ideas inventadas: mitocondrias con una eficiencia mayor a la conocida, beneficios físicos asociados al vampiro de la ficción, longevidad mayor a la normal en un ser humano común.

Enlaces web utilizados: 29

DESARROLLO

Las mitocondrias son orgánulos celulares que suministran la energía necesaria para la actividad celular, para ello sintetizan ATP (adenosín trifosfato) a partir de la glucosa, aminoácidos y ácidos grasos, los llamados carburantes metabólicos presentes en los alimentos que consumimos. Cada mitocondria posee una membrana con la cualidad de ser permeable a polipéptidos, metabolitos, e iones. Esta membrana contiene proteínas que forman las porinas, es decir los poros VDAC (canal aniónico dependiente de voltaje), es a través de las porinas que pasan moléculas de hasta 10 kilo Dalton (unidad de masa atómica unificada, que emplea la bioquímica y la física de partículas) y con diámetro de unos 20 Armstrong (Å – unidad de longitud de longitudes de onda, distancias moleculares, atómicas, etc.).

Se adjudican los primeros descubrimientos de las mitocondrias al científico Rudolph Albert von Kölliker (1817-1905) en una fecha tan temprana como 1880, aunque en realidad su descubrimiento implicó a muchos otros científicos, y de hecho al comienzo las divergencias respecto a qué era exactamente una mitocondria originó que se le dieran varios nombres, entre ellos: blefaroplasto, condriómitos, condrioplastos, condriosomas, gránulos fucsinofílicos, mitogel, cuerpos parabasales, plasmosomas, bioblastos. Como a finales del siglo XIX y principios del XX no estaban tan desarrolladas las técnicas de observación y medida de estructuras, algunas aún desconocidas y además de ínfimo tamaño, la ciencia oficial creía estar tratando con diferentes elementos y por ello los diferentes nombres propuestos. Ocurre lo mismo cuando varios arqueólogos descubren muchos huesos y no saben a cuántos animales corresponden, uno, dos, o cinco.

Sin embargo, resultó que esta vez había algo nuevo y único por descubrir además de la mitocondrias humanas, aunque los científicos de aquel entonces no supieran exactamente el motivo. Entre las muestras utilizadas alrededor de 1918 por los académicos Cowdry y Lehninger para el estudio de las mitocondrias, había muestras pertenecientes a vampiros, los cuales estaban involucrados en la investigación a través de donaciones anónimas, las que aseguraban un contacto fluido con laboratorios y equipos científicos.

Las mitocondrias de una persona normal reaccionan brillando a la tinción de un compuesto de alizarina o fucsina. He aquí una de las diferencias fundamentales entre una mitocondria normal y una mitocondria de vampiro o Mitocondria Upírica, estas últimas no reaccionan brillando sino oscureciéndose. Ante una solución de fucsina con una graduación normal incluso reaccionan negativamente, la membrana mitocondrial se desestabiliza y destruye, por lo que incluso su análisis más exhaustivo con los modernos microscopios electrónicos resulta casi imposible, se produce una rápida ionización de cationes, gran cantidad de electrones son liberados y toda la estructura atómica se desintegra. Las mitocondrias se “vacían” literalmente de electrones ante la sustancia de la tinción y el tejido de la muestra se destruye, algo que aún hoy puede considerarse en los laboratorios profesionales como un resultado negativo posible, un margen de error aceptable entre un conjunto grande de muestras analizadas.

Lo que los científicos de aquel tiempo no hicieron es pedir una muestra del mismo tejido destruido, es decir de la misma persona (que en ese caso seguramente era un vampiro), porque no lo consideraban un tejido tan distinto al presente en un ser humano corriente. Quizás pensaron que era más débil al pertenecer a una persona enferma, o incluso que la tinción estaba mal preparada y por eso no había una reacción lumínica normal en las muestras de mitocondrias upíricas que analizaron. Esta diferencia en la reacción lumínica ante una misma sustancia, resultó fundamental para que no se descubriera la existencia de un ser que por fuera es igual a un ser humano, aunque en cada célula de su cuerpo no lo es a nivel mitocondrial.

De allí en más los descubrimientos sobre las mitocondrias humanas y sus funciones siguieron un camino propio, mientras que los realizados por vampiros siguieron otro, pero siempre alimentados por los descubrimientos de la ciencia humana oficial. Simplemente se aseguraron de que ningún vampiro se sometiera a un análisis clínico que incluyera el uso de tinciones reactivas. De esta forma la valiosa información surgida por accidente en laboratorios humanos, sirvió para extremar medidas de seguridad en la sociedad vampírica, desde los inicios del siglo 20.

Ahora bien, el proceso de una mitocondria normal en cuanto a la producción de ATP es muy distinto al que ocurre en un vampiro, el ATP normal es un nucleótido o molécula orgánica formada por unión covalente de un monosacárido de cinco carbonos (pentosa), junto a una base nitrogenada y un grupo fosfato. Los nucleótidos poseen enlaces de alta energía gracias al grupo fosfato, un ion poliatómico compuesto por un átomo central de fósforo y cuatro átomos de oxígeno. Cuantos más fosfatos posea el nucleótido de ATP mayor capacidad para liberar la energía que lo une a éste, a través de la hidrólisis o reacción química producida entre moléculas de agua y otras moléculas, en que la primera se divide y sus átomos pasan a ser parte de otra especie química.

Además cada célula posee enzimas que hidrolizan nucleótidos para extraer la energía almacenada en sus enlaces, y las enzimas presentes en una persona normal y en un vampiro son exactamente iguales. El vampiro no tiene una mayor cantidad de enzimas trabajando para producir más energía que un ser humano común, sino una diferencia esencial en todas sus mitocondrias, más precisamente en la configuración de su membrana mitocondrial. En los vampiros esta membrana presenta una estructura más flexible en cuanto a las moléculas con las que puede interactuar, producto de miles de años de evolución distinta a la del homo sapiens. Esto permite que moléculas con tamaño mayor a 10 kilo Dalton y diámetro mayor a 20 Armstrong traspasen la membrana, con el consiguiente aumento de material necesario para producir ATP. Durante el mismo proceso de producción de ATP la membrana se adapta de manera más eficiente a cada nutriente incorporado por el sistema digestivo, que tampoco es diferente al de un ser humano en componentes y procesos de asimilación.

Como este funcionamiento eficiente de la membrana mitocondrial es continuo, existe un excedente energético total en todo momento en el organismo vampírico, las células producen más ATP del necesario para una vida saludable y un funcionamiento celular más estable, que se traduce en un sistema circulatorio, nervioso y respiratorio, mucho más eficiente. Cada célula de un vampiro es más eficiente que en un ser humano y lo es en cualquier parte de su organismo, en cualquier órgano. Cualquier esfuerzo realizado por una persona normal tiene un límite delimitado por la capacidad de producción de ATP de sus células, lo que incluye el tiempo de vida de las mismas. La energía que se toma diariamente de los alimentos y que repara el daño celular durante el sueño en una persona común, es mucho mayor en los vampiros, quienes además realizan esta reparación celular todo el tiempo y no solo durante el tiempo en que duermen.

El eficiente proceso de fabricación de ATP en un vampiro redunda en la necesidad de un tiempo de descanso diario mucho menor, las células vampíricas siempre sufren menos desgaste ante el mismo esfuerzo realizado por un ser humano normal. Esto explica en parte que se los asocie a la noche, ya que evidentemente duermen pocas horas respecto al común de la gente, pero si además lo hacen protegidos de la luz solar ultravioleta (UV) la reparación celular es más eficiente.

No es cierto que la luz ultravioleta haga arder en llamas a un vampiro, sino que afecta su metabolismo mitocondrial reduciendo la flexibilidad de la membrana de sus mitocondrias, produciendo una pérdida en el habitual excedente de energía. La cantidad de ATP generado disminuye por debajo del nivel normal, incluso para un ser humano no vampiro. Entonces todo el organismo vampírico reduce su actividad y es lo que origina la clásica imagen del vampiro durmiendo en su ataúd durante el día, lo que no es más que un natural estado de letargo que evita una mayor pérdida de ATP. La luz UV es absorbida a través de la piel y afecta en primer lugar la producción de ATP a nivel superficial, lo que el cuerpo del vampiro trata de compensar tomando ATP de otras zonas del organismo, en primer lugar de los músculos, los que pueden endurecerse hasta la parálisis. Este proceso es luego acompañado por la reacción del sistema respiratorio y circulatorio, que reduce la frecuencia e intensidad de la respiración y circulación sanguínea, induciendo el letargo.

En promedio el proceso de letargo, que finaliza con la pérdida de conocimiento, se produce en unos 45 minutos. Sin embargo, las altas temperaturas de las zonas cálidas del planeta pueden influir en el sistema regulatorio de la temperatura, mediante la circulación sanguínea, disminuyendo este tiempo promedio hasta los 15 minutos, o incluso menos. Esto obedece a que el calor aumenta la temperatura corporal y para contrarrestar tal efecto la vasodilatación desarrollada por animales homeotermos (los vampiros también lo son), produce una disminución de la circulación sanguínea en un ser humano común y en áreas cercanas a la piel, pero en un vampiro el efecto se ve acentuado por su sensibilidad mitocondrial a la radiación UV, pudiendo sufrir heridas epidérmicas leves por reacción de las mitocondrias presentes en células de la piel.

El exceso de energía ATP es conservado durante el letargo, y hasta que se ingieran nuevos alimentos la actividad normal se hace dificultosa para el vampiro, que, aunque puede estar activo durante el día, debe pagar por ello el precio de combatir constantemente el estado de letargo con su excedente habitual de ATP celular. Un ser humano verá solamente a una persona con mucho sueño, pero lo que el vampiro experimenta es fatiga, decaimiento, sopor, dificultades respiratorias ante un esfuerzo físico leve, y rigidez muscular, entre otros síntomas del Letargo por Reducción del ATP Excedente.

Las llamadas Mitocondrias Eficientes de un vampiro están adaptadas al ciclo día-noche del planeta, lo que sumado al efecto general sobre su organismo aumentan la duración del ciclo vital de las células de su cuerpo. En un vampiro la reproducción celular en un proceso de mitosis se hace en forma más eficiente, pero también más lenta. La mayor lentitud se debe al tiempo insumido para producir el total de ATP necesario en la división de una célula vieja para producir una nueva, que aunque es un poco mayor que el utilizado por una persona normal, de ninguna manera consume el total de ATP sobrante diario producido. Esto retrasa aún más el desgaste celular que se acumula en cada mitosis realizada, las células vampíricas se “equivocan” menos al producir células nuevas que reemplacen a las viejas.

El proceso, sumado al letargo voluntario y al tiempo de sueño normal del vampiro, produce una notable diferencia en el tiempo de envejecimiento del organismo, por eso los vampiros pueden vivir mucho más que un humano. Los cromosomas poseen secuencias de telómeros que con cada replicación del ADN, durante la división celular, se van acortando. Esto sucede también en los vampiros pero de forma mucho más lenta, la cantidad de replicaciones celulares sin fallas que puede hacer un vampiro es mucho mayor al de un ser humano, así como su capacidad para combatir radicales libres que “oxidan” las células.

Una división celular normal está dividida en las fases G1, ocurrida entre el fin de la mitosis y el comienzo de la síntesis del ADN (6 a 12 horas); fase S, donde se duplican los cromosomas y en consecuencia el total de información genética entre la célula vieja y la nueva (6 a 8 horas); fase G2, donde continúa la síntesis protéica y de ARN (3 a 4 horas); y fase M, de mitosis y citocinesis, donde la célula eucariótica normal se divide en dos células hijas iguales (unos 30 minutos). En laboratorios y bajo condiciones controladas, el tiempo promedio para las duplicaciones de células vampíricas es casi el doble que en un ser humano normal, se realiza de manera más eficiente y se logra un 75% promedio de replicaciones extras a lo largo de la vida del vampiro. Su promedio de vida es de cuatro a cinco veces mayor que en un ser humano no vampiro, sin contar factores como un uso voluntario del letargo, tiempo de sueño diario, condiciones de vida y hábitos de salud favorables, etc.

En cuanto a la conversión vampírica, una persona normal debería tener el mismo tipo sanguíneo del vampiro que done su sangre, la cual debe ser transferida en sucesivas dosis. En cada transfusión las células sanguíneas vampíricas alimentan el organismo de manera cada vez más eficiente, lo que facilita que la introducción de células vampíricas madre embrionarias en la médula ósea, capaces de auto replicarse y generar células diferenciadas (células sanguíneas, dérmicas, óseas, etc.), inicie con éxito la producción de células vampíricas en un organismo humano no vampírico.

Esto puede complementarse con la adición de células madre hematopoyéticas, que literalmente generarán un reemplazo de la sangre normal por sangre vampírica, mediante el proceso habitual de elaboración de componentes sanguíneos o hematopoyesis. Este reemplazo sanguíneo ayuda mucho al proceso de conversión de una persona normal en un vampiro, a través del transporte eficiente de nutrientes y oxígeno que las nuevas células vampíricas necesitan para multiplicarse, y así reemplazar paulatinamente las viejas células humanas.

Bajo condiciones controladas de laboratorio, el proceso total de conversión dura entre 16 meses, el tiempo más corto registrado hasta el momento, hasta los 6 años y casi tres meses, siempre dependiendo de la edad y estado de salud general del individuo. Sin duda la complejidad y duración del proceso explica el que pocas personas hayan sido convertidas a lo largo de la historia, aunque el proceso actualmente es bastante simple y seguro. En épocas anteriores, debido al pobre desarrollo de las transfusiones de sangre y la bioseguridad ante infecciones y enfermedades sanguíneas, el continuo traspaso de sangre vampírica a un humano para su conversión era imposible, o al menos un método bastante riesgoso y complicado. Por lo que las conversiones no eran practicadas y las personas que eran vampiros lo eran simplemente por ser hijos de otros vampiros, ellos heredaban toda su genética vampírica desde la concepción.

 

Teoría de Activación de Enzimas Latentes

 

Idea falsa: las enzimas participan en la transcripción del código genético. En su sitio web Estudios Vampíricos, en la red desde 1996, Catherene NightPoe ya menciona a las enzimas dentro de su teoría para el falso virus V5, en la sección Vampiros Clásicos:

Estudios Vampíricos – Vampiros Clásicos (Castellano)

Vampiric Studies – The Classical Vampire (Inglés)

“Evidencias médicas reales sugieren que los Vampiros Clásicos reales son infectados por la mezcla de sus fluidos corporales o de su sangre con los fluidos o la sangre de los padres. Es decir: El padre o la madre que les infectó (en este caso padre y madre no significan lo mismo que padre y madre biológicos, sino el hombre o la mujer que le infectaron). Esto causa o bien un desequilibrio genético, por la mezcla de ADN alterado, o bien cambios en enzimas o virus los cuales lentamente causan los cambios citados.”

“The real medical evidence suggests that today’s Classicals are infected by the mixing of bodily fluids or blood with the Parent i.e., the Father or Mother who infected them. (Father or Mother does not mean the biological parent, rather it means the Vampire who spread the infection). This causes either a genetic imbalance, because of the mixing of affected DNA, or the effects of enzymes or viruses which slowly affect the changes noticed.”

La activación de enzimas latentes produciría la alteración del código genético de una persona normal, transformándolo en el código genético de un vampiro.

Elementos reales: enzimas, código genético, replicación del ADN.

Ideas inventadas: enzimas distintas a las humanas y solo presentes en vampiros, transcripción de un código genético humano a uno vampírico, con todos los beneficios derivados.

Enlaces web utilizados: 24

DESARROLLO

Las enzimas son moléculas protéicas con la habilidad de catalizar determinadas reacciones químicas, bajo la condición de respetar la llamada “energía libre de Gibbs”, una función termodinámica que brinda la condición posible de equilibrio en una reacción química. Si una reacción química es posible, las enzimas pueden hacer que esa reacción sea mayor que si estuvieran ausentes durante el proceso. Las enzimas “aceleran” un proceso químico específico, dentro de un límite determinado y entre ciertos componentes.

Para ello una enzima actúa sobre las moléculas llamadas sustratos, transformándolas en sustancias distintas, denominadas productos. Prácticamente todas las células del cuerpo humano necesitan de las enzimas para que las reacciones químicas en el organismo humano sucedan de una manera eficiente, estas reacciones se llaman reacciones enzimáticas.

En humanos y vampiros encontramos muchas enzimas, pero solo las Enzimas Latentes Lamia (ELL), presentes en una pequeña cantidad de células pluripotentes de la médula ósea vampírica, pueden generar la conversión de una persona normal en un vampiro. El nombre fue propuesto en los estudios de Crodley y Harmond en 2005, una referencia a los míticos monstruos de la antigüedad que sorbían la sangre de los vivos. (Por supuesto hablamos de estudios no publicados oficialmente) Recordemos que existen células procariotas y eucariotas, en las primeras no existe un núcleo celular diferenciado y por lo tanto el material genético está presente en todo el citoplasma, más o menos concentrado en la zona del nucleoide. Por el contrario, las células eucariotas sí poseen un núcleo diferenciado, hallándose el material genético separado del resto de la célula en un compartimiento especial.

Las células de Kasjad, nombre del primer vampiro que donó sus células al estudio llamado V-CPS (Vampire Cell and Protein Study), que culminaría en la detección de las enzimas lamia, son también células eucariotas de doble núcleo. En un primer compartimiento portan el ADN humano normal, mientras que en el llamado compartimiento de Bergind portan tan solo algunas cadenas extras de ADN (ácido desoxirribonucleico) con la información necesaria para el proceso de conversión humano-vampiro.

Además de esta información genética suplementaria, el compartimiento de Bergind contiene el grupo de enzimas lamia en estado latente. En la médula ósea las células pluripotentes de Kasjad alcanzan un delicado equilibrio bioquímico, que les permite reproducirse pero manteniendo una baja cantidad para no desencadenar la conversión vampírica, que obedece a factores muy específicos y no a un natural proceso de replicación celular. Si las enzimas lamia pasan de su estado latente a uno activo, produciendo la reacción química que destruye la membrana protectora del compartimiento de Bergind, puede deberse sólo a intensas condiciones de stress que se analizaran más adelante.

Las enzimas, en su función de catalizadores de procesos químicos, disminuyen la energía necesaria para que la reacción se produzca; como consecuencia la tasa de reacción se eleva y el proceso ocurre con mayor rapidez. Las enzimas también mantienen el equilibrio de la reacción y hacen que sea estable. La aceleración puede estar en el orden de millones de veces en seres humanos sin enzimas lamia latentes, en aquellos que las poseen esto sucede en una escala aún más grande; la mayor diferencia en la tasa de reacción enzimática promedio para un humano y un vampiro registran un 23% de mayor velocidad para el segundo, lo que se hace necesario para que la conversión no tarde más de quince días en finalizar. Esto fue medido bajo estrictas condiciones de laboratorio, claro está.

Para las pruebas preliminares con todo el grupo de enzimas lamia y sus consiguientes reacciones a sustancias químicas activadoras, se ha logrado una tasa máxima de reacción enzimática del 37% para los siguientes grupos: Europa 3/072, Canadá 7/015 y Asia Grupo M 1/014, lo que además permitió rastrear el crecimiento demográfico de la población de vampiros para una misma línea genética, con un porcentaje semejante en la tasa de reacción. Todo esto dentro del estudio VDLER (Vampire Demography and Lamia Enzimatic Reaction, de Colprisky y Bednant (2008), para SEID Laboratories.

Como además las enzimas lamia no se consumen totalmente en el proceso catalizador, una vez activadas para el Proceso de Conversión HTV (Human to Vampire) comienzan a aumentar su cantidad a través de la replicación de las células de Kasjad, las que a su vez inician un proceso de circulación por el torrente sanguíneo para ser distribuidas por todo el organismo, de la misma forma que las células hematopoyéticas se generan y llegan a la sangre. Si en un cuerpo humano las enzimas catalizan 4.000 reacciones distintas, en un vampiro las 72 enzimas lamia operan sobre las 1632 reacciones enzimáticas que favorecen la conversión; se discute todavía si el mínimo necesario para una conversión exitosa depende de todas ellas o solo del grupo Armonium 01K, propuesto por Bednant, las cuales favorecen un total de 1617 reacciones.

No se conocen inhibidores enzimáticos en el cuerpo humano que puedan detener la acción de las enzimas lamia. Por el contrario, las moléculas conocidas que aumentan la reacción funcionan normalmente, cabe concluir entonces que una vez iniciado el proceso HTV es irreversible. Todas las conversiones no exitosas registradas actualmente se deben a otros factores no reactivos-enzimáticos ya presentes durante el proceso de conversión, tales como enfermedades genéticas heredadas, o bien patologías adquiridas antes de la activación lamia-enzimática.

La reacción enzimática inicial de las enzimas lamia se suma a la capacidad de catalizar reacciones de algunas moléculas de ARN (ácido ribonucleico), específicamente la subunidad 16S de los ribosomas con actividad del peptidil transferasa. La enzima peptidil transferasa es el ribozima aminoacil transferasa que forma los enlaces en aminoácidos contiguos para la transcripción de ARN, realizando así la adecuada síntesis protéica necesaria para la estabilidad del código genético, que en el proceso HTV añade las modificaciones necesarias para la conversión.

Las ribozimas disminuyen su actividad frente al calor, lo que explica que las conversiones datadas como exitosas sólo puedan darse en zonas frías o templadas, pues el calor excesivo desestabiliza toda la reacción enzimática general del organismo con enzimas lamias activas. Por otro lado cabe mencionar que al menos 178 de las 1632 reacciones que provocan las ELL, están destinadas claramente a asegurar una reacción bioquímica general más estable en todo el organismo, a fin de no generar un calor corporal excesivo que pueda dañar el proceso HTV. Un proceso de conversión exitoso siempre es más factible cuando lleva más tiempo y con temperaturas más bajas, de entre 15 a 20 grados.

La quimioselectividad lograda por las enzimas lamia a través de cientos de miles de años de evolución dentro de la médula ósea, les permite mejoras más que humanas para el sistema de replicación de ADN de vampiro, el cual reemplaza al ADN humano paulatinamente a lo largo del proceso HTV. Si el error en un ser humano es de 1 por cada 100 millones de replicaciones, en un vampiro es 1 por cada 823 millones promedio, bajo condiciones de laboratorio y siguiendo el protocolo propuesto por Svenit Amnaoajdi, quien todavía lleva el seguimiento de cinco conversiones pautadas en los laboratorios del grupo DMI, en Escocia.

Así como las ADN polimerasas catalizan en seres humanos una reacción enzimática de prueba, y sólo si resulta exitosa continúan con la replicación final, 27 enzimas lamia esenciales para la conversión de ADN humano a vampírico hacen lo mismo, pero hasta cinco veces a lo largo de todo el proceso. Es decir, un proceso con hasta cinco etapas de control. Además liberando subcatalizadores enzimáticos específicos que recorren el organismo desde el mismo inicio de la conversión, los que son enviados en cantidad suficiente por el torrente sanguíneo, allí donde es necesario corregir errores genéticos durante el proceso. Este sistema de prueba y corrección de las enzimas lamia, que controla no solo cada reacción enzimática sino todo el proceso de conversión de principio a fin, es lo que asegura que todos los tejidos y órganos humanos sean correctamente mejorados a nivel genético, para asegurar una mayor fuerza y velocidad muscular, visión nocturna, expectativa de vida considerablemente mayor, y otras características de un vampiro, en donde el proceso se ha desarrollado sin errores en la transcripción del código genético.

Cabe destacar la presencia de coenzimas fabricadas durante el proceso mediante células de Kasjad diferenciadas, presentes en el hígado luego de unos dos o tres días de iniciada la conversión. Las coenzimas son moléculas orgánicas que se encargan de transportar elementos químicos entre las enzimas lamia, al igual que sucede con las enzimas comunes de un ser humano. En definitiva, todo el proceso de conversión de un ser humano en vampiro se basa en un sistema de reacciones enzimáticas estables y asistidas por mecanismos biológicos de apoyo, tales como una transcripción genética con menor tasa de errores, y la actividad de coenzimas y subcatalizadores que disminuyen aún más la posibilidad de fracaso ante el drástico cambio en el organismo humano.

Ahora bien, los catalizadores ambientales propuestos para que las enzimas lamia latentes sean activadas, responden a situaciones repetidas de estrés que provocan su activación. Huelga decir que una situación puntual de peligro, por ejemplo un humano lamia latente atacado por un animal salvaje, no lograría que las enzimas lamia produjeran la conversión instantáneamente, salvando así su vida del ataque. Por más rápida que sea, la conversión conlleva un tiempo mínimo. El récord actual es de 12 días y 11 horas bajo estricto control experimental y no exento de errores en el proceso, con consecuencias evidentes para el sistema cardiorespiratorio y nervioso. Está claro que solo una sucesión de situaciones de estrés, con grandes cantidades de adrenalina liberadas, pueden ser interpretadas por las células de Kasjad como factores de activación determinantes. Sólo bajo esa condición las enzimas lamia reaccionan rompiendo la membrana del compartimiento de Bergind, e iniciando luego las reacciones bioquímicas que desencadenan todo el proceso de conversión.

¿Y en qué ambiente, bajo que entorno ocurriría esta reacción? Todavía no está claro, pero la teoría que goza de mayor prestigio es la del Factor de Activación Acumulativo. La idea es que las experiencias de estrés deben darse en forma paulatina y secuenciada, no mediando entre cada una más de 5 días en promedio. ¿Pero qué situación en la vida de una persona implica experimentar varios eventos de gran impacto emocional y adrenalínico, con intervalos de tiempo entre cada uno no mayor a los cinco días? Respuesta: las guerras, los conflictos armados de larga duración, en terrenos de difícil acceso como montañas por ejemplo, donde la persona no puede alejarse rápidamente del peligro.

Por supuesto, la teoría aun debe ser comprobada, pero es lo más cercano que tenemos para comprender qué factores provocaron que las células de Kasjad comenzaran a actuar, modificando el cuerpo humano y convertiéndolo en un vampiro. Estas células, de origen todavía desconocido y presentes sólo en algunos grupos de antiguos primates, de los cuales desciende el Homo Sapiens, han logrado evolucionar paralelamente escondidas en la médula ósea, y hacen posible que hoy en día el proceso HTV pueda ser estudiado y provocado intencionalmente.

 

Teoría de Células Hematopoyéticas V

 

Idea falsa: las células que participan del proceso de hematopoyesis o formación de los elementos sanguíneos experimentaron una evolución paralela, debido a la influencia del entorno, como una forma de adaptación y supervivencia. En estado normal permanecen en estado latente en los huesos, pero al llegar a una determinada edad, cuando el cuerpo comienza a envejecer, reaccionan ante la disminución de hormonas durante la menopausia y andropausia, produciendo una transformación vampírica en la persona que posee Células Hematopoyéticas Vampíricas (CHV).

Elementos reales: hematopoyesis, andropausia, menopausia.

Ideas inventadas: células hematopoyéticas vampíricas, contagio vía sanguínea.

Enlaces web utilizados: 24

DESARROLLO

Es el gran avance de la química y la medicina en los últimos años lo que ha hecho posible determinar qué es realmente un vampiro, y cómo se contagia el vampirismo. Hubiera sido imposible tan solo pocos años atrás, a mediados del siglo XX. Fue en particular el bien estudiado proceso de la hematopoyesis lo que puso ante los ojos de los mejores laboratorios del mundo las evidencias, presentes en las extrañas muestras de sangre provistas de forma anónima, a partir del 2007. Los incidentes ocurridos poco después, en los cuales tres de los cinco laboratorios sufrieron sabotajes y la destrucción de las muestras enviadas, solo sirvieron para alertar a la comunidad científica de que algo se pretendía ocultar. A partir de entonces, las extremas medidas de seguridad y el acuerdo de cooperación alcanzado entre los laboratorios atacados y tres de los gobiernos más influyentes de Europa y Asia, facilitó el resto.

Pero, ¿cómo funciona exactamente este proceso de hematopoyesis en un vampiro, y por qué puede contagiarse a una persona normal el vampirismo?

Comencemos hablando del proceso normal de producción de los componentes sanguíneos, en un ser humano común. La hematopoyesis es el proceso orgánico por el cual estos elementos se desarrollan, crecen, y luego son introducidos en el torrente sanguíneo, todo ello a partir de una célula madre hematopoyética pluripotencial. Las plaquetas, eritrocitos y leucocitos, nacen en la médula ósea a partir de esta célula madre y dentro del llamado microambiente tisular, un ambiente bioquímico adecuado para el proceso de formación. En los adultos se generan los elementos sanguíneos desde la médula ósea, tanto en humanos como en vampiros; pero otro proceso anterior ocurre durante la ontogenia debido a la particular genética vampírica, lo que posteriormente influirá en la hematopoyesis propia del vampiro.

La ontogenia o morfogénesis es el desarrollo de un organismo desde el óvulo fertilizado hasta la edad adulta y la senescencia; por ejemplo el Homo Sapiens, cuya ontogenia es casi igual que la de un vampiro, excepto en una fase determinada. En la ontogenia se produce la diversificación de las células y por consiguiente su diferenciación para cumplir distintas funciones en el organismo: células sanguíneas, óseas, epidérmicas, etc. Además, durante el proceso ontogenético se organizan los grupos de células diferenciadas en los distintos órganos y tejidos que dan estructura al cuerpo, de esa forma puede desarrollarse desde el cigoto en adelante.

Para que la genética vampírica se manifieste en una edad adulta y al finalizar la edad fértil en hombres y mujeres, es necesario que opere un cambio dentro del proceso de embriogénesis de un vampiro. Pero empecemos por explicar la embriogénesis humana normal, que se inicia al segmentarse el cigoto y que finaliza en la organogénesis. Estas son sus fases:

Segmentación: un conjunto de sucesivas mitosis celulares o reparto del material genético disponible para formar células idénticas, en este caso se forman múltiples células llamadas blastómeros.

Blastulación: donde se forma la blástula, un cuerpo esférico vacío conformado por los blastómeros periféricos o blastodermos. La cavidad de la blástula está llena del líquido blastocélico y constituye el armazón fundamental desde el cual se conformará un nuevo ser.

Gastrulación: un conjunto de procesos que dan lugar a la formación de las dos hojas blastodérmicas o germinativas: la ectodérmica externa y la endodérmica interna. Las hojas ectodérmicas producen células epidérmicas y del sistema nervioso, las hojas endodérmicas producen las células que componen el sistema digestivo (páncreas, hígado, tubo digestivo, etc.) En los animales metazoos como el hombre, formado por células diferenciadas que constituyen tejidos y órganos, se forma una tercera hoja blastodérmica entre las dos primeras, llamada mesodermo, de allí el nombre de animales triblásticos. Mientras que el ectodermo conforma células epidérmicas y nerviosas, y el endodermo produce células del sistema digestivo, el mesodermo produce las células de riñones, corazón, tejidos conjuntivos como huesos y músculos, y las células sanguíneas.

Organogénesis: el proceso de desplazamientos celulares que termina en la formación de todos los órganos del cuerpo. Durante la organogénesis las células viajan por el cuerpo hasta el destino final asignado para su función específica. Son las llamadas células migratorias, y entre ellas se encuentran las pigmentarias, linfáticas y sanguíneas, así como las células que originan los gametos.

Es en la tercera fase de la ontogénesis donde la genética vampírica comienza a manifestarse, pues en un vampiro la gastrulación produce una cuarta hoja blastodérmica situada entre la endodérmica y la mesodérmica. Este elemento es denominado actualmente Blastodermo de Hematopoyesis Embriogénica (BHE), pues su única función es generar cierta cantidad de Células Hematopoyéticas Vampíricas (CHV), las que serán cubiertas por el tejido medular para protegerlas y al mismo tiempo impedir su reproducción fuera de los límites establecidos. Y ese límite es la edad en que hombres y mujeres llegan a la andropausia y menopausia, respectivamente.

A partir de la gastrulación seres humanos y vampiros se desarrollan de manera igual, pero en los segundos el llamado Tejido de Kripps, formado por un tejido medular modificado por la acción del blastodermo BHE, protege los depósitos de CHV, siendo una fuerte barrera natural de contención que impide que la conversión en vampiro se inicie antes de tiempo. Los tres depósitos de CHV dentro de la médula ósea permanecen encerrados por el denso tejido de Kripps, cuya renovación constante responde directamente al nivel de hormonas masculinas (testosterona) y femeninas (estrógenos), sustancias secretadas por el propio organismo. El gran éxito en la ocultación de los vampiros, consiste en hacer creer a la sociedad humana que el modelo de vampiro joven, bello y sexualmente atractivo es real, cuando en verdad el nivel hormonal correspondiente al de una persona en edad fértilc es precisamente el factor que impide la conversión vampírica. En realidad la norma genética dicta que los vampiros menores de 50 años son solamente la excepción, algo muy raro de ver.

Las pocas conversiones premenopáusicas y preandropáusicas han ocurrido por un descenso súbito y profundo del nivel hormonal habitual, junto a una falla del Sistema Compensatorio Hormonal de los depósitos de CHV, los cuales normalmente acumulan una cantidad adicional de testosterona en vampiros masculinos, y de estrógenos en vampiros femeninos. Se especula que el hecho de existir tres depósitos de CHV es una medida precautoria ante la accidental rotura de uno solo de ellos; únicamente la rotura conjunta de los tres depósitos desencadena el proceso de conversión, por lo que las médulas óseas de tres vértebras cervicales contiguas pero distintas, deberían sufrir daño físico al mismo tiempo para provocar una rotura de sus depósitos de CHV y la subsecuente e inesperada conversión.

Normalmente los tres depósitos de CHV pueden cubrir un descenso pronunciado de las hormonas de la fertilidad, durante un período promedio de tres meses. Sin embargo pocos meses atrás se ha comprobado, en laboratorios coreanos y franceses, que ciertas alteraciones producidas por alimentación con sangre contaminada por el virus de la hepatitis, modifican la bioquímica de los Conductos Intersticiales de Laksiak, que unen el tejido de Kripps de los depósitos de células hematopoyéticas vampíricas. La hepatitis es una enfermedad inflamatoria del hígado que puede tener diferentes causas: infecciosa con intervención de virus o bacterias; inmunitaria por causa de anticuerpos o por la llamada hepatitis autoinmune; o ser de origen tóxico debido al alcohol u otras sustancias. Existe una variedad de virus hepatotropos causantes de la hepatitis: virus A, B, C, D, E, F, y G. Los últimos dos son los que además de causar la hepatitis en humanos y vampiros, provocan el deterioro irreversible de las células diferenciadas que forman el tejido de los conductos intersticiales de Laksiak.

Cuando esto ocurre se desencadena el proceso en un período de unos seis a ocho meses, dependiendo del estado de salud general del sujeto y de su capacidad inmunológica para fortalecer el tejido de Kripps. Entonces los conductos intersticiales se debilitan, y dejan de regular la distribución homogénea de hormonas que colaboran para inhibir la reproducción de CHV. Se inicia el proceso de conversión de un vampiro latente a un vampiro convertido, antes del tiempo naturalmente fijado desde la embriogénesis. Más adelante explicaremos cómo una persona sin genética vampírica puede también convertirse en un vampiro. El proceso degenerativo que produce la infección por virus hepático es el siguiente:

a- El vampiro infectado de hepatitis enferma y sana como lo haría un ser humano. Pero si durante el proceso infeccioso las células infectadas del hígado (con virus F y G) no son eliminadas por el sistema inmunológico de manera efectiva, puede suceder que alcancen los vasos sanguíneos cercanos a la médula ósea de las vértebras cervicales, donde les resulta más fácil llegar hasta el tejido de Kripps y los conductos intersticiales de Laksiak.

b- Cuando el virus llega a uno de los conductos de Laksiak, éste reacciona cerrando momentáneamente el tejido poroso que conecta una médula vertebral con otra, para así impedir el paso del virus. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que los virus tipo G y F presentan nuevas variantes, que les permite inhibir rápidamente las reacciones de proteínas y enzimas que estimulan el cierre del tejido poroso. Entonces el conducto se cierra pero con el virus ya adentro, y además reproduciéndose en un clima bioquímico ideal.

c- Finalmente el conducto pierde la capacidad de cerrarse debido a la acción interna del virus y se abre, permitiendo infectar los demás conductos, si no lo estaban. El suministro indispensable de hormonas que fortalecen el tejido de Kripps disminuye poco a poco, hasta que al final, y aunque la persona ya no esté enferma de hepatitis, el proceso de conversión en vampiro se iniciará irremediablemente, sin importar si alcanzó la menopausia o andropausia.

Por supuesto hablamos de casos excepcionales de conversión, producidos antes del momento naturalmente indicado en un organismo vampírico normal, aquellos casos que además hacen coincidir la terrorífica imagen del mito vampírico con la realidad. Hoy por hoy sabemos que si el vampiro no ha entrado en la menopausia o andropausia, la conversión prematura desencadena un mecanismo drástico de alteración del sistema nervioso central, lo que produce el conocido Síndrome de Magnus, un tipo de psicosis severa que manifiesta agresividad extrema. Todo finaliza con el vampiro transformado en una bestia feroz, atacando todo lo que ve. De allí a la muerte por una multitud enfurecida, o los disparos de un oficial de policía, hay un solo corto paso.

Pasemos ahora al desarrollo normal de las CHV y su intervención en la conversión vampírica. Al llegar la menopausia y andropausia los niveles hormonales descienden y la potencia sexual disminuye; otro de los factores presentes es la osteoporosis, es decir la pérdida paulatina de densidad ósea. Si bien es una enfermedad que no está presente de igual forma en todas las personas y que afecta más a las mujeres, es un fenómeno comprobable en todos los individuos, pudiendo medirse por densitometría ósea. El descenso en la cantidad de minerales involucrados en la osteoporosis, está directamente relacionado con la pérdida del equilibrio bioquímico que impide la rotura de las membranas protectoras del tejido de Kripps.

En realidad los vampiros hombres y mujeres sufren de osteoporosis casi igual que un ser humano, pero, tal como sucede con el efecto adicional producido por algunos virus de la hepatitis, ese faltante de minerales desencadena además la liberación de las células hematopoyéticas vampíricas, con el subsiguiente proceso de conversión en vampiro. Si bien la medicación efectiva contra la osteoporosis puede retrasar la conversión hasta más o menos un par de años, no es menos cierto que no puede evitarla, el tejido de Kripps se debilita en extremo luego de haber cumplido su ciclo vital, y finalmente se destruye.

Las CHV comienzan entonces a circular por el torrente sanguíneo, al mismo tiempo que se reproducen. Sólo un grupo de ellas, las CHV No Migratorias, permanecen en la médula ósea utilizando el tejido de Kripps para nutrirse y producir más células, las que se unirán lentamente al tejido óseo de brazos y piernas, para generar más centros productores de CHV y poder completar el ciclo de transformación en vampiro. Pese a que el código genético modificado es completamente nuevo por dentro, a nivel epidérmico el vampiro permanece casi con el mismo aspecto. Para explicar este fenómeno existen actualmente dos teorías:

a- El aspecto exterior de un vampiro convertido, prácticamente igual al de una persona que pasó por la menopausia/andropausia, sería un mecanismo de protección ante la especia humana, de la cual se alimenta con su sangre. Un cambio físico notable, de una persona vieja a una joven, crearía desconfianza y alarma en un entorno de seres inteligentes, dotados de una percepción desarrollada, como es el caso de los seres humanos. Quizás un gato o un perro no le darían tanta importancia a un cambio exterior que se desarrolla en un tiempo promedio de dos años, pero un vecino pensaría muy distinto si un hombre de 50 o 60 años se transforma en un joven de 25 a 30 años en ese mismo tiempo. Simplemente le resultaría extraño que alguien rejuveneciera porque no es algo natural en los seres humanos, sin importar cuánto tarde en suceder.

b- El mencionado aspecto sería una parte normal del proceso, porque, si bien la conversión vampírica está destinada a fortalecer el cuerpo genéticamente, los factores de interacción social con seres humanos también tendrían su peso, y se habrían asimilado al proceso de conversión con el paso del tiempo. Digámoslo así: mientras que una persona de aspecto joven puede ser atractiva sexualmente, una persona mayor tiene también mayor experiencia social y por lo tanto mejores posibilidades de aproximarse a personas consideradas como potenciales objetivos para la alimentación. Se puede temer a un joven fuerte y ágil cuyas intenciones no se conocen, pero es más improbable temer a un anciano de aspecto débil y achacoso. Por lo tanto, conservar el aspecto “viejo” en un cuerpo rejuvenecido, sería un mecanismo para debilitar las defensas de la presa ante el ataque del depredador.

Todavía no está claro por qué motivo la conversión de un vampiro joven desencadena episodios de violenta locura, o por qué esto no curre en un vampiro en edad de convertirse. Sin embargo, algunos investigadores especulan que la acción sobre el sistema nervioso de las hormonas antioxidantes melatonina, reguladoras del sueño, junto a la acción de la eritropoyetina, estimuladora de la producción de eritrocitos, la somatropina, estimuladora de la mitosis celular, y la lipotropina, estimuladora de la lipólisis, son un factor combinado que resulta decisivo en el proceso.

Lo que se sabe con certeza es que el trasplante de células hematopoyéticas vampíricas del grupo no migratorio, desde una médula de vampiro a la de un ser humano, desencadena la conversión vampírica en este último, aunque de forma más lenta. La conversión de un humano no vampiro tarda al menos de tres a cinco años, y por supuesto debe hacerse en personas que hayan pasado la andropausia/menopausia, para evitar los desastrosos efectos mentales que ocurren en una persona en edad fértil.

 

Teoría de Simbiosis Patógena Unificada

 

Idea falsa: mucho tiempo atrás, antes de que la evolución culminara en el actual Homo Sapiens, el planeta contenía una cantidad inusual de agentes patógenos, básicamente bacterias y virus, actuando sobre las especies que poblaban la tierra. Estos agentes lograron sobrevivir en un ambiente súper competitivo desarrollando distintas simbiosis con animales, entre ellos los primates de los cuales desciende el hombre. Los mejores patógenos de ambos grupos practicaron además lo que se llama Simbiosis Patógena Unificada (SPU), es decir simbiosis o cooperación entre distintos agentes patógenos, para sobrevivir todos dentro de un mismo organismo.

Debido a la complejidad del proceso una SPU solo pudo realizarse en animales con una estructura como la de los nacientes primates, y entre ellos quienes tenían más posibilidades de soportar los fuertes cambios orgánicos producidos. Como resultado final los agentes patógenos lograron sobrevivir, a cambio de realizar constantemente una SPU en el cuerpo humano, beneficiándolo con atributos vampíricos resultado de la simbiosis.

Elementos reales: bacterias, virus, simbiosis entre organismos vivos.

Ideas inventadas: simbiosis entre varios agentes patógenos, ambiente prehistórico plagado de ellos, modificaciones físicas como resultado de esa simbiosis.

Enlaces web utilizados: 16

DESARROLLO

En el ambiente primigenio donde surgió la vida todos los seres tuvieron su oportunidad inicial de triunfar, de ser los mejores para sobrevivir en su entorno natural, sin importar especies o tamaños. Hoy sabemos que las cucarachas lo han logrado, pues tenemos problemas para combatirlas en nuestros propios hogares; mientras que los dinosaurios, algunos de ellos gigantescos y armados con filosos dientes y garras, han perecido sin remedio. En la naturaleza un gran tamaño puede no significar nada frente a un diminuto reptil, poseedor de un veneno neurotóxico capaz de matar al animal más grande que pueda existir. Sin embargo, si no se posee ningún tipo de arma natural, ni tampoco un tamaño que pueda amedrentar a posibles atacantes, incluso si no se tiene que enfrentar a nadie para sobrevivir… Aún en ese caso, todos los seres vivos experimentan el deseo natural de continuar su existencia, todo el tiempo que sea posible.

Entonces…¿qué se puede hace para asegurar la propia existencia, e incluso prolongarla? Pues lo que el gigante tiranosaurio rex ni la letal serpiente venenosa han imaginado: buscar otros seres vivos con los cuales aliarse y trabajar juntos. Quizás no sean aliados en el sentido estricto de la palabra, pero pueden ofrecer beneficios a cambio de algo. Se puede convivir con otras criaturas para mejorar las posibilidades de supervivencia, esa es la idea básica. Y si tus aliados son muchos y puedes ir de uno a otro pues tanto mejor, que el tiranosaurio y la serpiente se peleen mientras tú presencias el violento espectáculo de la lucha por la supervivencia… cómodamente instalado dentro del organismo de unos seres incapaces de pelear con ninguno de los dos y salir ileso, pero muy capaces para sobrevivir en cualquier entorno.

Cada día estos seres se reproducen más, e incluso harán cosas prometedoras en el futuro, como usar el fuego o cazar con hachas de piedra. Y quién sabe, quizás lleguen más lejos todavía. Mientras el esfuerzo sea mínimo y no implique violentos enfrentamientos, tú habrás ganado. Y si usas tus pequeñas habilidades para mejorar tu nuevo hogar, las posibilidades de triunfar serán mayores, así que ponte a trabajar en el organismo de tu huésped para ver qué consigues cambiar…

¡Felicitaciones! Has inventado la simbiosis entre distintos organismos mucho antes de que esos estúpidos primates aprendieran a usar las herramientas más básicas. Aunque no lo sepas, te has hecho merecedor de un simbólico premio Nobel en varias áreas del futuro conocimiento humano. Especialmente en genética.

Bacteria: es un microorganismo unicelular de ínfimo tamaño, entre 0,5 y 5 micrómetros, se dividen en barras (bacilos), hélices (espirilos) y esferas (cocos). Son procariotas, es decir no tienen un núcleo definido ni orgánulos membranosos internos, como sí ocurre en las células del ser humano. Algunas bacterias poseen sistemas de desplazamiento llamadas flagelos, útiles para interactuar con el ambiente. Son los organismos más abundantes que existen, puede haber 40 millones en un gramo de tierra, y pueden sobrevivir en cualquier ambiente, incluido aquellos tan duros como aguas ácidas o desechos radioactivos, hasta pueden hacerlo en el espacio exterior. En el cuerpo humano hay diez veces más bacterias que células humanas, estas realizan importantes funciones en todo el planeta, por ejemplo la fijación del nitrógeno atmosférico.

Pero a pesar de todo esto muchas especies no son conocidas, ya que no todas pueden cultivarse, aproximadamente un 90% de las especies de bacterias no han podido ser estudiadas en laboratorio. Entre ellas las que dieron origen a la simbiosis con distintos virus por un lado, y a una simbiosis con el ser humano por el otro. Las bacterias asociadas a la conversión vampírica no son del tipo que ocasiona enfermedades como la difteria, lepra, tifus, sífilis, cólera, etc. Son más bien del tipo que coopera con el ambiente, por ejemplo las utilizadas en la fermentación del yogur.

Se supone que los organismos procariotas evolucionaron de un ancestro común hace unos 4000 millones de años, unos formaron las bacterias y otros los llamados archaea o arqueobacterias. Hoy sabemos que el origen de las mitocondrias, indispensables para la vida humana, fue el producto de una endosimbiosis o asociación por la que un organismo habita en otro. Y ese fue sólo el primer paso de un proceso que culminaría en la existencia de dos especies, la humana y la vampírica. La primera solo pudo disfrutar del uso de las mitocondrias y evolucionar a partir de allí, la segunda siguió su propio proceso evolutivo al sumarse otros actores: los virus vampíricos originados a partir de las bacterias vampíricas.

Virus: es un ente microscópico de carácter infeccioso, con la capacidad de multiplicarse una vez en contacto con las células de otros organismos, pueden infectar a plantas, animales, arqueas y bacterias. Existen millones de ellos pero solo 5000 han sido estudiados actualmente, los 7 virus implicados en el proceso evolutivo de la conversión vampírica fueron estudiados en laboratorios privados, excluyendo su difusión pública. Son tan pequeños que debe usarse potentes microscopios electrónicos para detectar algunos de ellos, en especial los que actúan sobre el ADN.

Pueden variar bastante en su forma de acuerdo al huésped que infectan, y todavía no hay consenso de la ciencia oficial sobre su origen; las teorías dicen que podrían haber nacido de fragmentos de ADN o plásmidos sobrantes en la formación de células primigenias. O bien, como hoy sabemos hoy en día por el estudio de las bacterias y virus inductoras del vampirismo, los virus en realidad se desprenden de las primeras bacterias, como un ensayo para mejorar mecanismos de propagación en pequeñas poblaciones de los primeros primates que poblaron la tierra.

Los métodos de transmisión varían de acuerdo al tipo de virus: vectores de transmisión (organismos que transmiten el virus), insectos que consumen la savia de las plantas, insectos hematófagos, el aire, por vía fecal-oral, las manos, agua y alimentos contaminados, contacto sexual, sangre infectada.

Simbiosis Patógena Unificada (SPU)

No queda claro si la simbiosis patógena unificada fue primero experimentada por los primates, o si ya tenía antecedentes en los grandes reptiles que habitaron la tierra antes que el hombre. Pero la evidencia sugiere que, si existió, no pudo desarrollarse al nivel de la conversión vampírica que experimentó el Homo Sapiens. Esto se debe en parte a la falta de un adecuado sistema regulador de la temperatura que un animal homeotermo como el hombre posee, y en parte porque la genética de los primates ofrecía un campo de pruebas más extenso y flexible para los ensayos que la SPU realiza en cada cambio genético.

Si no hubieran aparecido los primates, probablemente los virus y bacterias implicados no podrían haber sobrevivido. Una Simbiosis Patógena Unificada (SPU) es una endosimbiosis doble, es decir una simbiosis dentro de un organismo. En este caso hablamos de:

a- Simbiosis Homo Sapiens-Bacteria y Homo Sapiens-Virus.

b- Simbiosis Virus-Bacterias productoras de la conversión vampírica en el Homo Sapiens.

Los siete virus vampíricos son: Locicius A2, Locicius A5, Locicius A5H, Claunide HG, Claunide DR8, Elika M, Diain EL5. Las cuatro bacterias vampíricas son Ulsas K1, Ulsas K2, Laotin C, Laotin CF. Todos los virus no vampricos poseen el menor tamaño conocido, alcanzando un tamaño 100 veces menor al de una bacteria; por su parte, los virus vampíricos llegan a ser 160 veces más pequeños y, por contracción de las colas helicoidales transmisoras de genes vampíricos, pueden ser 200 veces más pequeños.

Es bien sabido que existen virus bacteriófagos que fagocitan bacterias para replicarse, en el océano hay hasta diez veces más virus bacteriófagos que bacterias. Sin embargo en la SPU el éxito se lo debemos a las bacterias, porque produjeron los virus como una forma simple de conocer el nuevo ambiente, fuera del lecho marino. Ellas enviaban los simples microorganismos virales a explorar, con la poca información genética necesaria para replicar el ADN de las nuevas especies que abandonaron el mar.

Los rastros protéicos de 4 virus vampíricos hallados en especies de cocodrilos asiáticos, abonan la idea de que los primates no fueron los primeros en ser testeados por los mensajeros de las bacterias. Pero a diferencia de los hematófagos, los virus que volvían a tomar contacto con las bacterias no las fagocitaban, sino que les traían nueva información genética de diversas especies. Por supuesto, muchas bacterias murieron en el proceso de recibir nuevos genes, pero las más adaptables continuaron con el proceso de envío y recepción de información genética, que usaron en primer lugar para invadir nuevos organismos, cada vez más complejos, pasando de los anfibios a los reptiles y de allí a los primates. Incorporando así cambios genéticos y ambientales a su ADN bacterial.

El primer paso fue la creación de las mitocondrias, pero la evolución no se detuvo allí sino que continuó al infectar a un grupo original de primates, de los cuales desciende el hombre. Esto se realizó en un ambiente poblado con otras especies, lo que brindaría nuevas ventajas genéticas al hombre por parte de otros primates, e incluso de otras especies de vertebrados. La información de ARN y ADN pasaba constantemente de virus a bacterias y de allí, por contacto sexual con el grupo infectado, las modificaciones de la conversión se probaban una y otra vez, generación tras generación.

La cantidad inicial de infectados se redujo de forma natural, en primer lugar morían quienes no resistían las modificaciones de la estructura ósea y muscular, que brindaba fuerza y agilidad sobrehumana. Pero pronto las bacterias desarrollaron mejores mecanismos de prueba, que permitían probar leves modificaciones para no matar al huésped, y posteriormente seleccionar a los mejores especímenes para introducir un cambio drástico. Esto se conoce como Ensayo Seguro de ADN Convertido (ESAC), es la principal causa de que no existan muchos vampiros en el mundo, pero sí una cierta cantidad de personas con rasgos genéticos vampíricos débiles. A los ojos de la ciencia oficial constituyen variables de mutación genética poco significantes para su estudio, no atribuidas a un proceso de conversión vampírica iniciado casi desde el nacimiento del hombre actual. Más bien se consideran pequeños errores de replicación del ADN, rastros de una evolución con algunos defectos ocasionales.

Como el proceso duró cientos de miles de años, la SPU tuvo tiempo suficiente para modificar el sistema inmunológico de los convertidos, facilitando la incorporación de nuevos cambios genéticos. La respuesta inmunológica en personas con rastros de proteínas virales de Claunide DR8, Elika M, Ulsas K1 y Laotin CF, ha demostrado que pueden adaptarse mucho más rápido a la conversión que aquellas sin esos rastros protéicos. De hecho, este grupo no necesita de las cepas de Virus Iniciáticos Debilitados KL (VID-KL) inyectadas a lo largo de meses para no morir durante la conversión, ni medicamentos provirales para anular una respuesta inmunológica temprana y la consiguiente reacción alérgica.

En estas personas con rastros protéicos, los viriones producidos por los virus vampíricos entran directamente en contacto con el ARN del nucleótido, para la transcripción inicial de ARN a ADN, sin necesidad de los muchos ensayos ESAC por reacción enzimática, localizada en los ganglios linfáticos. Esto apoya la teoría LUCA-3EVA de Hormings, en donde LUCA (last universal common ancestor, último antepasado universal celular), el hipotético organismo primigenio del que surgió toda la vida, sería una especie de Adán con tres Evas; el Homo Sapiens, las bacterias y los virus, cada una con distintas funciones en el proceso de la conversión vampírica.

Hormings señala que las constantes pruebas víricas de ARN-ADN, realizadas para no cometer errores en la transcripción genética que produce un vampiro a partir de un humano, no se contemplan en el Homo Sapiens actual, que parece estancado respecto a la evolución de los vampiros. Esto indicaría dos evoluciones paralelas y complementarias desde LUCA, en donde toda la humanidad sería el banco de pruebas constante y siempre posible de ser convertido en nuevos vampiros, es decir una Eva de reserva ante un descenso en la población de vampiros, pero solamente un banco de pruebas genéticas en condiciones normales.

Es sabido que una larga convivencia de virus y bacterias con el huésped hacen que sean menos efectivos para dañarlo, aunque siempre se ha señalado el daño que hacen como factor preponderante. Lo que suele olvidarse es que el mismo fenómeno de la infección es un mecanismo de supervivencia, y la mejor supervivencia es mejorar la evolución de otros organismos, especialmente huéspedes invadidos. La Teoría de la Coevolución, recientemente desarrollada por la ciencia humana, es la más cercana a descubrir el proceso de conversión vampírica, a pesar de lo lejos que las sociedades humanas están de saber algo de todo esto.

La integración genética de los 11 Agentes de Conversión, sumado al hecho de que algunos puedan camuflarse temporalmente como proteínas, hace que sólo un análisis completo (y muy complejo) del código genético de un vampiro convertido, permita suponer que la conversión es transmisible a un ser humano normal. Aún si los seres humanos descubren un vampiro, no es fácil darse cuenta de cómo realizar la conversión. Introducir de forma indiscriminada las 11 cepas de agentes de conversión solo causa la muerte del receptor, obviando el hecho de que las pocas cepas existentes no están disponibles en laboratorios controlados por humanos. El proceso es tan delicado, aunque relativamente fácil si se conoce el proceso, que en la práctica es inviable para la ciencia humana actual.

Por otra parte, la pérdida de transmisión del vampirismo por contacto sexual con individuos sin agentes de conversión en sus genes, es un hecho desde hace hace miles de años, cuando el proceso estaba lo suficientemente avanzado para limitarlo a unas pocas familias de Homo Sapiens con la resistencia necesaria ante las modificaciones de ADN. Una mujer humana embarazada de un vampiro, da a luz un hijo con algunos rastros protéicos virales vampíricos, pero nada más. Así las cosas, la evolución de los vampiros se fue alentando con el tiempo pero concentrándose en el desarrollo cerebral y cognitivo. Si las ventajas musculares y oculares, incorporadas de felinos y otros subgrupos de primates, eran necesarias tiempo atrás para la supervivencia, sobre todo frente al naciente y prometedor Homo Sapiens, hoy por hoy debe ir acompañada de un mayor desarrollo del córtex cerebral, vital para el procesamiento de la información en sociedades hipertecnificadas.

Otra característica de la SPU es que los virus y bacterias de conversión no responden a ninguna tinción, por lo tanto resulta más difícil detectarlos. Pero además generan una reacción protéica del ARN ante la tinción, que inmediatamente recodifica los virus para que sean muy semejantes a distintas variantes del virus de la gripe, mientras que las bacterias se recodifican para verse como variantes de bacterias fermentadoras. En una muestra con los 11 agentes de conversión sometidos a todas las pruebas de tinción conocidas, la mayor parte se autodestruye y el restante aparece como restos de virus y bacterias conocidas. Otro mecanismo de protección natural que dificulta descubrir los agentes implicados en la simbiosis.

Cabe señalar que esto es posible no solo debido a la rápida capacidad de respuesta virus-bacteria que brinda la conversión al organismo humano, sino también a la sustancial diferencia en la capacidad para codificar proteínas. Los genomas víricos no vampíricos alcanzan un máximo de 117 proteínas codificadas en una reacción química, mientras que los vampíricos logran codificar 158, apoyados por bacterias que estimulan la producción de viriones desde los núcleos linfáticos, el hígado y el páncreas. La misma estimulación proteínica que permite la activación del sistema bioquímico para consumir alimentos humanos.

En condiciones normales, un vampiro usa el sistema bioquímico-digestivo vampírico, más eficaz y nutrido con sangre, sin necesidad de todo el proceso digestivo de una persona normal. En cambio en condiciones desfavorables, el sistema bioquímico no vampírico vuelve a funcionar, liberando las bacterias que permiten el consumo de alimentos humanos. El rápido cambio de un sistema bioquímico a otro permite que el vampiro que ha encontrado un ser vivo para tomar su sangre, continúe digiriendo el alimento humano que se encuentre en su estómago, pero incorporando al mismo tiempo la sangre desde la membrana de Hillgerd, que cubre el interior del esófago, membrana que no existe en el organismo humano.

Por último, cabe señalar que los flagelos o apéndices filamentosos que poseen las bacterias, formados por proteínas, son responsables de liberar distintas hormonas y enzimas potenciadoras de la conversión, acelerando el proceso pero induciendo el letargo hasta el punto del coma vampírico, una última solución en un ambiente desfavorable. Los grupos de vampiros europeos perseguidos pocos siglos atrás, son los más preparados genéticamente para este letargo inducido de forma voluntaria, lo que apoya la teoría de que el mecanismo de Conversión Acelerada por Letargo (CAL) no era en sí una solución inmediata, pues el vampiro en letargo no podía alejarse del peligro de los humanos que lo acosaban. Pero sí era una forma efectiva de engañar a sus perseguidores pareciendo realmente muerto; recordemos que aún hoy en día una CAL autoinducida puede engañar a un médico experimentado.

Por supuesto, el proceso de conversión fue fallido en este aspecto. Precisamente lo que los humanos buscaban era alguien con el aspecto de un muerto, y el vampiro no podía despertar del letargo autoinducido tan rápido como para evitar una estaca de madera, un desmembramiento, o ser quemado vivo. Por eso los vampiros que sobrevivieron a las persecuciones fueron los que ya habían completado su conversión dentro de los cinco años promedio que implica todo el proceso, donde una CAL ya no podía inducirse ni siquiera de forma voluntaria.

Fueron ellos quienes pudieron aplicar toda su fuerza sobrehumana y agilidad, así como la visión nocturna y el doble sistema digestivo, para resistir cualquier eventual adversidad. Tardaron más tiempo en convertirse, pero obtuvieron las mejores herramientas para sobrevivir por largo tiempo en entornos hostiles. La clásica imagen del vampiro descubierto por seres humanos mientras descansa en un ataúd, es en realidad la imagen de los vampiros perdedores en el terreno de su propia evolución como especie.

Quien diría que poco tiempo después de las últimas persecuciones de los siglos XV y XVI, unos significativos y artificiales cambios culturales producidos sobre las sociedades humanas a lo largo de los siglos, harían innecesario el mecanismo fisiológico CAL de los vampiros. Se tardó bastante más de dos siglos, desde mucho antes de Drácula y hasta llegar a Edward Cullen, para implementar efectivamente este experimento social desde la sociedad vampírica. Pero hoy los humanos persiguen a los vampiros no para matarlos, sino para amarlos. Y si los encuentran, no creen en su existencia real. Larga vida a Bram Stoker, uno de los padres de la simbiosis cultural humana-vampírica.

 

Teoría de Divergencia Cerebral Reptilis

 

Idea falsa: el cerebro humano se ha desarrollado desde una mente de reptil y los vampiros han conservado ciertas de sus características evolutivas, entre ellas un metabolismo más lento y una insuficiencia para regular la temperatura corporal. Esto se traduce en la clásica imagen del vampiro como un ser muerto, con el cuerpo frío como un cadáver. Además eso ha condicionado el comportamiento del vampiro, quien posee una mente reptiliana antes que humana, mucho menos empática y más acorde al simple deseo de supervivencia de un depredador.

Elementos reales: reptiles, evolución del hombre, evolución de los reptiles, evolución del cerebro humano.

Ideas inventadas: evolución de un primate conservando un cerebro semejante al de un reptil, que se alimenta de sangre humana.

Enlaces web utilizados: 19

DESARROLLO

Mientras que asociamos la imagen del vampiro a las ocultas e intensas pasiones de un mamífero humano, pues siempre creemos que el vampiro fue antes humano, la realidad dista mucho de esa romántica visión. El vampiro como reflejo simbólico de la mente humana nunca existió, porque su mente es incapaz de experimentar todo ese caudal de sentimientos y pasiones que tanto agradan a la humanidad. En realidad está mucho más cerca de la simple y fría mente de un reptil, un depredador adaptado exteriormente a convivir con el Homo Sapiens, pero por dentro y sobre todo a nivel cerebral, una criatura producto de una evolución paralela desde su mismo origen, los reptiles Synapsida o reptiles mamiferoides. Los únicos que, sin seguir el camino genético destinado a los dinosaurios, tampoco se resignaron a ser dominados por el hombre. Por el contrario, cohabitan con ellos y se alimentan de su sangre, pero están dotados de una mente muy primitiva en estructura psicológica y comportamiento.

En un ser humano común la evolución cerebral partió desde el llamado cerebro de reptil, al que se hace referencia cuando hablamos del sistema límbico, pasando por un cerebro de mamífero y de allí al cerebro humano actual. Este surge de mamíferos similares a las musarañas, pasando por los primates y los homínidos, logrando con el tiempo una mayor encefalización o relación del cerebro respecto al tamaño corporal, lo que añade nuevas funciones cerebrales superiores, por ejemplo el uso de un lenguaje complejo y funciones de comprensión específicas como la abstracción, e interacción con el entorno fuera de lo instintivo.

Su cerebro es el núcleo del sistema nervioso, con un tamaño tres veces mayor al de otros mamíferos de tamaño equivalente, mayormente constituido por tejido neuronal plegado que forma la corteza cerebral. Contiene entre 50 a 100 millones de neuronas, y de éstas 10 millones son células corticales piramidales, encargadas de transmitir señales bioeléctricas a través de 1000 billones de conexiones sinápticas. El cerebro dirige todas las reacciones corporales y las acciones, luego de procesar la información sensorial de los cinco sentidos. La respiración, ritmo cardíaco y demás procesos autónomos son controladas por el tronco encefálico, mientras que el centro del pensamiento superior, el aprendizaje y la memoria, corresponden al neocórtex. Por último, el cerebelo regula el equilibrio corporal, el movimiento y la postura. El cerebro humano en un adulto pesa cerca de 1,5 kg.

La mayor parte del cerebro lo conforman los hemisferios cerebrales, cubiertos por una capa cortical; luego hallamos el telencéfalo, y unido a este por un tallo, se encuentra el tronco encefálico. Finalmente, por detrás del tronco encefálico, hallamos al cerebelo. El rasgo principal de un cerebro humano es su corticalización, por demás baja en el cerebro de reptil de un vampiro. La corteza cerebral consiste en una sucesión de capas de tejido neuronal plegado, para permitir la mayor superficie posible dentro de la cavidad craneal y de esta forma incorporar funciones cerebrales elevadas.

Si los vampiros no han logrado adquirir plenamente las funciones del Homo Sapiens, limitándose a imitar hasta un grado aceptable las funciones del lenguaje y la socialización, es debido a su baja corticalización, del orden de un 65% menor en un vampiro adulto. Si un hemisferio cerebral humano tiene una superficie total de unos 1200 centímetros cuadrados, la de un vampiro no llega a los 800. El cerebro humano además puede dividirse en los lóbulos que lo conforman: frontal, parietal, occipital y temporal, con diferencias sustanciales en ellos para un vampiro, sobre todo en el lóbulo frontal. El cerebro humano también puede dividirse en categorías funcionales:

Areas sensoriales primarias: reciben señales de los nervios sensoriales y las reenvían a través de núcleos neuronales ubicados en el tálamo. Operan también sobre el área visual del lóbulo occipital, el área auditiva del lóbulo temporal y la corteza insular, y el área somatosensorial del lóbulo parietal.

Area motora primaria: envía axones hasta las neuronas motoras ubicadas en el tronco encefálico y la médula espinal.

Areas de asociación: encargadas de recibir información entrante de las áreas sensoriales y las partes inferiores del cerebro, además controlan el proceso de percepción, pensamiento, y la toma de decisiones.

En un 97% de los casos es el hemisferio izquierdo humano el que contiene las áreas específicas del lenguaje, pero en los vampiros son 2 los hemisferios encargados, aunque el volumen total sigue siendo un 48% menor comparativamente, lo que explica que el nivel lingüístico de un vampiro tenga ciertas limitaciones. Es notable que funciones del lenguaje como la metáfora y la comparación representan elementos de difícil comprensión para un vampiro, se especula que las funciones superiores del lenguaje son uno de los límites establecidos para el primitivo sistema límbico que rige a los vampiros, el llamado cerebro reptil.

Esto apoya la idea de que la evolución vampírica paralela sería una coevolución imitativa, tendiente a no perder la ventaja inicial de la cercanía con la presa, que representa el Homo Sapiens para el Homo Reptilis. Aunque ambos tienen un antepasado común en los reptiles mamiferoides, el homo reptilis genéticamente no podía evolucionar tanto como el Homo Sapiens, pero sí podía hacerlo hasta el grado de parecerse exteriormente y de esta forma socializar con su presa. De esa forma no sería considerado un enemigo y la caza sería mucho más fácil. Una presa que no considera al animal que está frente suyo como un depredador, sino como un miembro de la misma especie, es una presa por demás accesible.

En un vampiro la conocida área de Broca, relacionada con el proceso de funciones gramaticales, es más pequeña. Sus sinapsis no pueden enviar tantos impulsos bioeléctricos como en un ser humano. Todo en el cerebro vampírico representa un desarrollo limitado e imitativo de la evolución cerebral del hombre, con mayor o menor éxito y siempre con el objetivo de conservar la cercanía mediante interacción social, lo que se denomina Divergencia Cerebral Reptilis (DCR).

Los vampiros poseen un cerebro de reptil condicionado de manera casi absoluta por el llamado sistema límbico, formado por estructuras cerebrales que dirigen las respuestas fisiológicas ante cualquier estímulo emocional. En él participan áreas del hipotálamo, hipocampo, cuerpo calloso, septo, mesencéfalo, amígdala cerebral, y tálamo. El sistema límbico se relaciona con la atención y la memoria, las emociones de placer, miedo y agresividad, la conducta, la personalidad, y los instintos sexuales. Reacciona con gran rapidez junto al sistema endócrino y el sistema nervioso autónomo ante un estímulo específico, sin necesidad de intervención de estructuras cerebrales superiores.

El sistema límbico es el encargado de las reacciones instintivas primarias, que en un vampiro son mucho más fuertes. El mayor peligro para un vampiro siempre ha sido pasar demasiado tiempo sin alimentarse de sangre humana, imprescindible por sus nutrientes (en especial la glucosa), y necesario para inhibir una reacción instintiva violenta ante la presencia de humanos. Es por ello que todos los vampiros viven en grandes ciudades, no solo por la cantidad de presas disponibles sino por la inmediatez con que pueden conseguirlas en entornos urbanos. Al igual que en los demás reptiles y en anfibios, también en los vampiros el sistema límbico ocupa la mayor parte del cerebro, con casi un 87%.

El sistema límbico asegura la motivación para preservar la especie, la integración de la información ambiental que obtenemos por medio del aprendizaje, y la información genética, además de propiciar la integración del medio interno con el externo para determinar una conducta específica. El sistema límbico vampírico es claramente superior al de otros reptiles, pero inferior al del Homo Sapiens.

La conducta imitativa caracteriza el comportamiento social del vampiro; su capacidad de imitación determina directamente la supervivencia, el gran acierto de la evolución de los vampiros es haberse alejado fisiológicamente de los reptiles mamiferoides, sobre todo a nivel exterior, pero desarrollando al mismo tiempo procesos imitativos de los aspectos sociales inherentes a la evolución humana. El vampiro cambió su aspecto exterior a la par del hombre, aunque sigue siendo un reptil con características de mamífero; actualmente sólo podría delatarlo algunos rastros evolutivos todavía latentes pero residuales, tales como la producción de pseudo escamas atrofiadas, en áreas de la espalda y nuca. Estos vestigios genéticos ya casi no aparecen y son casos raros.

A nivel cerebral también se produjo imitación, pero solamente lo necesario para no afectar de manera significativa la convivencia con el homo sapiens. Una vez que el homo reptilis juzga que no puede ser descubierto, se desencadena la reacción límbica instintiva y ataca a su presa. Ya no necesita fingir una humanidad que nunca experimentó, desde ese momento solo tiene que ocuparse de eliminar el cuerpo desangrado.

Otra característica que diferencia a vampiros y humanos es que los primeros no sueñan, pues la función del sueño solo es posible en el hombre y algunos otros mamíferos, siendo una función cerebral consecuencia de la evolución cerebral humana. Además los vampiros no duermen como los humanos, sino que conservan el proceso llamado dormancia, presente en otros reptiles y animales. La dormancia es un período del ciclo biológico de un organismo donde el crecimiento, el desarrollo, y la actividad física, son suspendidas temporalmente. La dormancia en animales presenta estos tipos:

Hibernación: que permite superar la carencia de alimentos y el frío, los animales que hibernan aumentan su tejido graso al final del verano y el otoño, para tener energía durante la dormancia. En la hibernación disminuye el ritmo cardíaco y la temperatura corporal.

Diapausia: es una estrategia con predisposición genética, común en insectos. Les permite suspender su desarrollo en invierno y primavera. En algunos mamíferos retrasa el desarrollo del embrión para que nazca en primavera.

Estivación: una dormancia que responde a condiciones demasiado cálidas o secas, muy común en invertebrados como caracoles y lombrices. La estivación los protege de esas condiciones adversas.

Brumación: es la dormancia propia de los reptiles, incluido el vampiro. Aunque es similar a la hibernación, difiere en los procesos metabólicos implicados. Los reptiles comienzan la brumación en el otoño, pueden despertar para beber o comer, y luego volver a la brumación. En esta dormancia los reptiles en verdad no duermen, como sí lo hacen los mamíferos durante la hibernación; aquí la actividad del reptil solo disminuye y comen menos, pero necesitan comer. Además es activada por el frío y la disminución del tiempo de luz solar durante el invierno.

Ahora bien, en el vampiro la brumación ha sufrido un fuerte cambio, ya que el hecho de socializar con la presa le obligó a restringir su duración y separarla del ciclo de las estaciones. Se ha cambiado la brumación estacional por una semanal e incluso diaria. El vampiro adopta el mecanismo de la brumación después de consumir la sangre de su presa, lo que reduce significativamente su metabolismo y dificulta las capacidades motoras y lingüísticas.

El aspecto de autista del vampiro después de alimentarse refleja el comienzo de la brumación, desencadenada casi de manera instintiva, pues solo un vampiro experimentado controla el llamado reflejo de brumación, que lo condiciona socialmente y lo lleva a ocultarse hasta haber hecho la digestión. Una vez incorporados los nutrientes de la sangre al organismo vampírico, diversas enzimas estimulan su sistema límbico, liberando pequeñas dosis de adrenalina que lo despiertan y movilizan, permitiéndole abandonar la brumación para volver a la actividad en la sociedad humana.

El lento metabolismo de reptil da al vampiro una mayor longevidad que el hombre. Como en toda cadena alimenticia, existen muchas presas y pocos depredadores, a fin de no acabar rápidamente con las primeras. Y una forma de regular la cantidad de depredadores activos es limitar su capacidad reproductiva pero extender su período natural de vida, con un Período de Brumación Regenerativa (PBR), es decir una brumación regulada por el propio reloj biológico del vampiro, que éste no controla.

Cada 50 años, tiempo promedio, los neurotransmisores acumulados en las glándulas de Malkan, contiguas a las glándulas tiroides, activan un PBR en todo el organismo. El vampiro entonces busca un lugar donde descansar con tranquilidad, para volver a la actividad en un tiempo promedio de 20 años, con un organismo de células fortificadas y un sistema nervioso más activo, similar en su configuración neuronal al de un mamífero. Este mecanismo permite que un vampiro prolongue su vida hasta casi los 800 años, donde ya no es posible una regeneración celular profunda y el PBR no se produce.

Por el contrario, cuando en un territorio el número de vampiros desciende peligrosamente, como en ciertas ciudades donde son perseguidos, se activa un mecanismo biológico en algunos de ellos. Su fin es generar más especímenes sin tener que reproducirse, ya que no siempre hay vampiros de ambos sexos cerca. Además el proceso de conversión vampírica es más rápido que un proceso natural de embarazo, parto y crianza. Entonces el vampiro, en lugar de tomar toda la sangre de la presa hasta matarla, inyecta desde sus aguijones sublinguales hasta siete sustancias neurotóxicas, junto a diversas enzimas y proteínas que solo su cuerpo reptílico genera.

El primer efecto es inducir en la víctima un estado de brumación semejante al del vampiro, para que sobreviva a la conversión. En los cortos períodos en que el humano está despierto, será alimentado con la sangre regurgitada del vampiro. Esta contiene microbacterias, enzimas y proteínas, que modificarán en primer lugar su sistema digestivo, y luego su sistema muscular, óseo, y nervioso.

El cambio más drástico se produce a nivel cerebral, donde la mayor parte de las neuronas que no pertenecen al sistema límbico mueren y son reabsorbidas por éste, que incrementa su tamaño. La corticalización y el plegado de las capas neuronales se reduce, en tres meses el sistema nervioso y el cerebro son completamente reptilianos. En dos meses más todo el organismo ha cambiado. El proceso es tan efectivo que, aunque la mayor parte de la memoria del convertido desaparece, la información esencial para interactuar con presas humanas permanece. Es la llamada Memoria de Post Conversión (MPC), consistente en una capacidad lingüística disminuida, junto al recuerdo del desempeño social mínimo para interactuar con humanos, entre otros elementos.

Recordemos que raramente ha existido una conversión voluntaria, y si el vampiro regresara a su casa con tantos cambios internos y una mente reptiliana (aunque exteriormente parezca el mismo), luego de unos cinco a seis meses de estar desaparecido, esto podría alarmar a sus antiguos familiares. Es por ello que desde hace unos pocos cientos de años, algunos vampiros desarrollaron durante la conversión un profundo cambio fisonómico del rostro, una ventaja evolutiva que favorece la supervivencia.

Si el vampiro recién convertido se encuentra de manera casual con personas que conocía antes de la conversión, como familiares y amigos, no será reconocido porque posee un rostro nuevo y distinto. Tendrá un rostro no identificable para la sociedad humana y sus instituciones, uno que no pertenece a un ser humano identificado como tal desde su nacimiento, sino un rostro que no ha sido registrado nunca. Esto le permite ocultarse con mucho éxito y comenzar su vida como vampiro sin problemas.

 

Teorías FOC: Conclusiones

 

Estas son las conclusiones sobre la creación de Teorías Falsas de Origen y Conversión o Teorías FOC, publicadas en Noctalium. Recomiendo leer primero el artículo introductorio: Teorías Falsas de Origen y Conversión o Wiki-Conversiones, y luego los cinco artículos con las teorías. Los objetivos de crear falsas teorías de origen para una criatura similar al vampiro son:

Demostrar lo fácil que es mentir. A diferencia de lo difícil que es investigar y demostrar la verdad, sobre cualquier teoría de origen y conversión para vampiros míticos y/o reales.

Demostrar que se puede crear una Teoría FOC con solo tres cosas:

1 sola fuente de información general.

1 solo idioma de lectura y escritura.

1 solo presupuesto falso inicial.

Demostrar que con mínimos recursos se puede obtener un resultado muy atractivo para personas mal informadas, ingenuas, o con poco juicio crítico sobre el concepto de conversión vampírica.

Demostrar que se puede generar una Teoría FOC usando conocimientos, ideas, y lenguaje pseudocientífico y científico actual, de manera intencionalmente errónea, para engañar a otras personas.

Demostrar que el grado de coherencia y credibilidad de una Teoría FOC, puede ser irrelevante respecto a su efectividad para engañar. Estas teorías no resisten un mínimo análisis por parte de alguien bien informado, incluso si no se posee conocimientos especializados en áreas que involucren a la teoría postulada.

Demostrar que si una persona malintencionada necesita mínimos recursos y conocimientos para engañar a otros con una Teoría FOC, entonces el problema debe ser abordado sobre quien engaña, pero también sobre los engañados.

 

Estadísticas

Las siguientes tablas muestran datos de las Teorías FOC creadas, y estadísticas básicas de Wikipedia en castellano.

Teorías FOC

Artículos Wikipedia

Teoría de Evolución de Mitocondrias Eficientes

29

Teoría de Activación de Enzimas Latentes

24

Teoría de Células Hematopoyéticas V

24

Teoría de Simbiosis Patógena Unificada

16

Teoría de Divergencia Cerebral Reptilis

19

 

Desarrollo de las teorías

Cantidad

Total de enlaces web

112

Promedio de enlaces web

(22,4) 23

Tiempo promedio de desarrollo por teoría (horas)

5

Cantidad de fuentes consultadas

1 (Wikipedia)

Idiomas de la información consultada

1 (Castellano)

 

Estadísticas Wikipedia en castellano

Los siguientes datos estadísticos son del 22 de diciembre del 2011, reflejan el uso de Wikipedia al momento de ser tomados para incluirlos aquí.

Dato estadístico

Cantidad

Cantidad de artículos

853.376

Artículos creados diariamente

300

Artículos creados mensualmente

Aproximadamente 9.000

Visitas diarias

31.000.000

 

Desarrollo de las teorías

 

El promedio de artículos usados por teoría fue de 23. Sin embargo hay que matizar este uso; el número de artículos de los cuales realmente se extrajo información fue mucho menor, en todos los casos. Algunos enlaces web se facilitan solamente para dejar claro que la información utilizada existe en Wikipedia. Como cifra máxina, diría que usé información de entre 7 a 12 enlaces web, para cualquier Teoría FOC.

Por ejemplo, en la teoría de Simbiosis Patógena Unificada la mayor parte de la información la saqué del artículo sobre virus. Algunos conceptos explicados en ese artículo tenían su propio enlace hacia otros artículos más específicos. Pero, en líneas generales, pude manejarme sin problemas con la información contenida en el artículo general sobre virus.

En síntesis, con menos de 15 consultas a Wikipedia se puede generar un texto base para desarrollar una teoría FOC. A partir de allí todo puede mejorarse y ampliarse, hasta llegar al volumen de información que permita crear un blog o un sitio web con ideas falsas, pero desarrolladas de manera personalizada. Esto contribuye a darle a quien engaña una mayor credibilidad ante los engañados. Por supuesto, también se puede añadir imágenes, videos, etc. Yo solo trabajé para generar un texto.

Ninguno de los 112 artículos consultados en Wikipedia fue leído de manera completa, ni ordenada. No fue necesario. Yo diría que leí en forma completa menos de 10 artículos, y solo para encontrar ideas que apoyaran una premisa falsa. No fue una lectura formal, estructurada, guiada por objetivos informativos, todo ello acorde a la búsqueda de un conocimiento verdadero. No se descartó nada que pudiera ser útil, aunque fuera claramente inviable desde el sentido común y la razón, se hizo un uso indiscriminado de la información hallada, tal como se haría para escribir un libro de ficción.

Se descartaron al menos de 3 a 5 ideas para cada teoría FOC, que podrían haber sido incorporadas para dar mayor coherencia a la teoría desarrollada. Esto da una pauta de que las teorías creadas apenas son esbozos, susceptibles de mayor desarrollo. Se descartaron muchos términos científicos también, solo para no hacer textos tan largos. El uso de dichos términos fue meramente utilitario, si servían para desarrollar ideas falsas se incorporaban, sin ningún criterio científico verdadero.

Se trabajó sin coherencia, muchas cosas no solo fueron inventadas a partir de ideas reales, sino que se añadieron conceptos y términos para que las teorías parecieran escritas con el lenguaje propio de alguien con amplios conocimientos científicos, incluso con un lenguaje que podría dificultar la comprensión a quien no tenga un buen nivel de lectura. Se trabajó un poco sobre la redacción para hacerla más clara, pero eso es todo. En síntesis, se trató de obtener el mejor resultado posible con las peores condiciones de trabajo, en lugar de trabajar sobre la calidad y veracidad de la información hallada, y con el tiempo que le dedicaría alguien que busca la verdad antes que el engaño.

Se trabajó lo más rápido posible, creando en promedio 1 teoría FOC por día. Ninguna llevó más de 5 horas promedio, de principio a fin. El mayor tiempo dedicado a una teoría fue de unas 8 horas. La idea no era hacer la mejor teoría posible, coherente e inmune a las críticas de gente con conocimientos científicos especializados, sino todo lo contrario. Al hacerlas, yo mismo me daba cuenta de sus incoherencias y falta de argumentación, más allá de un nivel puramente especulativo. Nombres de estudios, nombres de científicos, nombres de virus vampíricos, ideas de cómo tal o cual cosa funciona en el cuerpo de un vampiro, todo eso se inventó y añadió libremente para apoyar premisas falsas y desarrollar Teorías FOC.

 

Objeciones

 

El método de trabajo empleado tiene objeciones respecto a decir que es fácil crear Teorías FOC: soy buen lector, he leído literatura de ficción e información científica para redactar artículos de Noctalium, he leído libros de ficción e investigación sobre vampiros míticos, información sobre vampiros reales. Estoy acostumbrado a buscar información en internet, en inglés y castellano, y a consultar diversas fuentes.

Puedo traducir a un nivel muy básico, manejar un procesador de textos, redactar un artículo, y sé cómo hacer todo eso de acuerdo a mis capacidades. Es decir, tengo conocimientos producto de una educación, y una experiencia de vida. Todo ello redunda en beneficio del mejor resultado posible cuando escribo un artículo para Noctalium.

Y ese es el punto: el mejor resultado posible. Al crear teorías FOC me alejé por completo de mi método habitual de trabajo en Noctalium, para minimizar las objeciones que yo mismo podía hacer.

Nada de una ilimitada cantidad de fuentes de información en internet: 1 sola fuente.

Nada de fuentes especializadas, 1 fuente de información general: Wikipedia.

Nada de fuentes desconocidas o poco conocidas: Wikipedia.

Nada de fuentes en inglés u otro idioma: Wikipedia en castellano.

Nada de días, semanas, o meses de trabajo, como los invertidos en los diccionarios D-TOT y D-VRV, publicados en Noctalium. Menos de un día de trabajo por teoría, en promedio 5 horas de trabajo para cada una.

Nada de trabajo en equipo, como en el caso del FAQ Otherkin o el diccionario D-TOT, también publicados en Noctalium.

Nada de información sobre vampiros reales. Se trabajó solo con ideas conocidas sobre el popular vampiro de películas, libros de ficción, y juegos de rol.

Nada de información fuera de internet, como libros, revistas o consultas a la biblioteca.

Pocas lecturas completas y ninguna relectura de artículos. Solo lectura superficial para extraer cualquier información, y usarla sin ningún condicionamiento.

Nada de contrastar información. Lo hallado se usó inmediatamente, no comprobé si el artículo tenía objeciones de los usuarios de Wikipedia, si las ideas usadas eran actualmente válidas, si se incluían como información extra, o si eran teorías no validadas.

Nada de correcciones mayores, las Teorías FOC son una mezcla de ideas espontáneas. No se les dio mayor coherencia fuera de las pautas de trabajo. No hubo revisión ni relectura profunda de las ideas, ni de su uso en cada artículo. Solo se trabajó un poco en la redacción final del texto, para facilitar la lectura.

Libertad total de creación: manipulación deliberada de la información y las ideas halladas en Wikipedia, para hacerlas encajar como piezas de un rompecabezas en cada teoría. Creación de nombres, descubrimientos y estudios científicos inexistentes, cifras y nombres de fantasía para sustancias y procesos fisiológicos de un ser ficticio, inventado a partir de una premisa falsa.

¿Los humanos poseen tanta cantidad de energía generada por sus mitocondrias? Pues las mitocondrias de los vampiros funcionan mejor. ¿Los humanos viven menos de cien años promedio? Pues los vampiros viven cientos. Y así con cada cosa, y todo inventado.

Entonces, si yo pude crear 5 Teorías FOC minimizando recursos y trabajando de la peor manera posible… ¿Cuántas cosas se podrían hacer trabajando de la mejor manera?

Con mucho más tiempo invertido, con una buena lectura de los artículos de Wikipedia, o bien sumando todas las fuentes de información disponibles en internet. Una persona que sepa inglés o recurra a un traductor en línea puede sumar, sólo con Wikipedia en inglés, 3.816.000 artículos. Por supuesto, no todos los artículos de ese sitio web son sobre ciencias, pero con el volumen de información en internet es más que suficiente.

Por no hablar de todas las fuentes de información en internet que involucran a vampiros y vampirismo. La tabla siguiente muestra algunos resultados obtenidos cuando se utilizan palabras clave en castellano, en el buscador de Google. Algo que hice al finalizar el desarrollo de las teorías.

 

Palabras Clave

Cantidad de resultados

Base científica del vampirismo

313.000

Como ser un vampiro

15.100.000

Contagio del vampirismo

611.000

Conversión vampírica

208.000

Convertirse en vampiro

188.000

Fórmulas para convertirse en vampiro

365.000

Origen científico de los vampiros

1.090.000

Origen de los vampiros

2.720.000

Vampirismo

880.000

Vampirismo y ciencia

16.100.000

Vampiros

23.000.000

Vampiros Reales

367.000

 

Sin duda son muchos resultados, y aunque probablemente en su mayoría no sirvan para crear Teorías FOC, la cantidad es abrumadora. Recursos para engañar no faltan.

60.942.000 fuentes de información en internet. Esa es la suma total de resultados para las palabras clave de la tabla anterior.

Sin embargo el número es engañoso. Seguramente para todas las palabras clave usadas muchas fuentes de información serán las mismas, repetidas una y otra vez, aunque usemos diferentes palabras clave, porque aluden a conceptos iguales o semejantes.

Así que seamos generosos y descartemos el 90% de ellas, lo que da un total de 5.484.780 fuentes de información disponibles.

Seamos más generosos y descartemos el 99% de ellas, entonces nos quedan 609.420 fuentes de información disponibles.

Seamos más generosos aún y saquemos una cifra, quedan sólo 60.942 fuentes de información.

Llevemos la generosidad más lejos todavía y quitemos otro número, nos quedan 6094 fuentes de información.

Y todavía hay más generosidad… dejemos sólo tres cifras.

Finalmente nos quedan 610 fuentes de información en internet. Con ellas podemos generar teorías sobre el origen de los vampiros y la conversión en uno, trabajando con presupuestos falsos y usando menos de 1 día de trabajo.

No es una cifra despreciable, ¿verdad? Sobre todo si consideramos que yo utilicé un mínimo de 7 fuentes de información. Podría haber utilizado 603 fuentes de información adicionales para fortalecer una Teoría FOC, y emplear 1 año de trabajo en cada una. También podría haber añadido más información: imágenes, referencias históricas, nombres reales de científicos, investigaciones científicas relacionadas aunque sea de manera indirecta con la información usada, etc. 603 fuentes más de todo tipo, generales y especializadas, en todos los idiomas que pueda hablar y traducir con traductores en línea.

Pero bastaron menos de 15 consultas a Wikipedia para mentir, usando ideas reales como: bacterias, virus, simbiosis, enzimas, mitocondrias, entre otras.

 

Observaciones Finales

 

Voy a decirlo una vez más: es muy fácil crear falsas teorías de origen y conversión para justificar la existencia del tipo de vampiro que vemos en películas, libros de ficción y juegos de rol. Vampiros como Drácula, Lestat y Edward. Es muy fácil. Es tan fácil. Es DEMASIADO fácil.

Llegados a este punto es bueno aclarar algo: la idea de crear teorías falsas surge luego de preguntarme sobre qué cosa impulsa a la gente a creer ciertas cosas. Entiendo que alguien crea en una teoría falsa bien hecha, con inteligencia, con mucho trabajo en su desarrollo, e incluso con pruebas fraudulentas. Si ese fuera el caso yo también dudaría, me permitiría pensar en la posibilidad de su veracidad, e incluso sería engañado. Doy dos ejemplos.

Ejemplo A: El mejor virólogo del mundo se vuelve loco e imagina que descubrió un virus nuevo, que causa una enfermedad similar a la gripe. Escribe un artículo sobre ello usando toda su experiencia, citando fuentes de información confiables, compartiéndolo con prestigiosos colegas para pedir opiniones. Este virólogo ya publicó muchos trabajos y goza de reputación inmejorable, ha ganado el premio Nobel por sus descubrimientos anteriores. Finalizado el artículo lo envía a una revista científica de prestigio, digamos Nature. El editor queda entusiasmado con la primicia del descubrimiento y envía el artículo para su impresión, sin pensarlo mucho.

Luego de la publicación, distintos laboratorios del mundo piden muestras del nuevo virus descubierto al virólogo, pero las muestras no llegan. Buscan al hombre y lo encuentran delirando en su laboratorio, dibujando simpáticos virus en las paredes. La verdad se descubre, todos quedan sorprendidos pero comprenden que fue una mentira. El supuesto virus nunca existió, el virólogo es internado en un hospital psiquiátrico.

¿Cuál habría sido mi actitud en ese caso? Pues la misma de todos, habría creído por completo la historia y me habría sorprendido mucho al saber la verdad. Un buen engaño produce excelentes resultados, nos guste o no ser engañados. El verdadero problema es cuando un pésimo engaño produce excelentes resultados también.

Ejemplo B: El mejor virólogo del mundo se vuelve loco e imagina que descubrió un virus nuevo, el cual causa una “enfermedad” que te permite levantar 10.000 kilos de peso como si nada, correr a 800 kilómetros por hora, volar y respirar en el espacio sin traje alguno de astronauta, ni suministro de oxígeno. Ah, sí… Y también te permite vivir tranquilamente en el centro del sol sin quemarte. Todo eso tan solo un día después de haberte infectado con el virus. Entusiasmado, escribe un largo artículo al respecto y lo envía a sus colegas.

Ellos opinan que está bromeando y se ríen a carcajadas. Van a verlo para felicitarlo por un artículo tan gracioso. Es un texto sin pies ni cabeza, delirante y sin sentido alguno, pero les hizo pasar un buen rato. Lo encuentran y, sorprendidos, comprueban que ha enloquecido. Ya en el manicomio, el editor de la revista Nature va a visitarlo y habla con él; al terminar la visita recuerda con tristeza al gran científico que fue ese pobre hombre loco, que ahora está pidiendo lápices de colores para “descubrir” más virus en la pared acolchada de su celda. Por respeto a los grandes descubrimientos previos a su locura, el editor no publicará nunca el absurdo texto que le envió poco tiempo atrás.

¿Cuál habría sido mi actitud en ese caso? Pues la misma de todos, no habría creído nada desde un principio, aun viniendo de un prestigioso premio Nobel de reconocida trayectoria. ¿Por qué? Porque la credibilidad tiene un límite.

En lo que a mí respecta las Teorías FOC son completamente absurdas, fueron hechas para cumplir un propósito específico y no para ser creíbles, tras un somero análisis. Cualquier persona con un mínimo de sentido común las desecharía. Pero pueden ser engañosas también, por la forma en que fueron creadas. Y aunque el engaño es el objetivo final de una Teoría FOC, ese engaño no proviene, como puede creerse, del uso de ideas científicas o pseudocientíficas, ni tampoco de la posible ignorancia de la persona que cree en ellas. El motivo final reside en algo emocional y no en una cuestión racional.

Aunque las teorías creadas no son creíbles tras un análisis detenido, sí pueden ser engañosas. Usar ideas tomadas del conocimiento científico actual sin duda es más creíble que afirmar que los vampiros son cadáveres vivientes. Al desarrollar una teoría FOC se está actuando de manera inteligente en este punto, utilizando elementos contemporáneos para generarla, adaptando la teoría a ideas generalmente aceptadas hoy en día.

Existen muchas herramientas a disposición para hacer algo así; internet por sí sola alcanza y sobra para generar muchas teorías falsas, es la herramienta más usada sin duda alguna. Pero aquí entra en juego la capacidad de las personas que entran a la red para discriminar qué es cierto y qué no, qué es posible y qué no lo es. Cabe decir entonces que es una responsabilidad compartida. Sin importar lo que otros hagan para engañarnos, es nuestra responsabilidad determinar cómo nos manejamos con la información brindada respecto a vampiros y vampirismo.

El sentido común, el juicio crítico, la capacidad para cuestionar afirmaciones inverosímiles: son las armas para defendernos de los profetas de la conversión y sus engaños. Es nuestra responsabilidad saber usarlas, no podemos esperar nada de quien nos miente. Y son armas que todos tenemos, podemos desarrollarlas y usarlas cada vez que sea necesario. Porque si estás interesado en vampiros míticos o vampiros reales, no solo tienes derecho a realizar tu propia búsqueda de la verdad.

También tienes derecho a que no te mientan.

 

Enlaces

ABCDEF

Ritual Abuse, Ritual Crime and Healing – ABCDEF

SphynxCat’s Real Vampires Support Page – ABCDEF

 

Sitios Web de Vampiros Reales

Atlanta Vampire Alliance (House AVA) Resource Site & Forum

Darkness Embraced Vampire & Occult Society

Drink Deeply and Dream Resource Site & Forum

Echoes of Night

House Kheperu Resource Site

House Valur

Noctalium

Psychic Vampire Resource Site & Forum

Real Vampire News

Sanguinarius – The Vampire Support Page

SphynxCat’s Real Vampires Support Page

Suscitatio, LLC

Vampire Zilchy YouTube Channel & Resource Site

Vampire Zilchy YouTube Channel

Voices of the Vampire Community (VVC)

 

Información sobre Teorías de Origen

Drink Deeply And Dream – Vampire Guide 502: What is the Cause of Vampirism?

Echoes of Night – Ideas, Hypothesis and Theories

Echoes of Night – Mitochondria Theory

Echoes of Night – Reversed Circadian Rhythms

Echoes of Night – ATP = Pranic Energy? No

Echoes of Night – Psychosomatic? I Think Not!

Echoes of Night – The V5 and K-17 Virus Hypothesis

Echoes of Night – Vampirism as a Virus

Echoes of Night – Is Medical Sanguinarianism Practical?

Sanguinarius – Sanguinarius FAQ – Questions in Causes of Vampirism

SphynxCat’s Real Vampires Support Page – FAQ: Overview of Origin Theories

Suscitatio, LLC

Suscitatio Enterprises, LLC – Analysis

Winged Wolf Psion – Overview of Real Vampirism

Winged Wolf Psion – Psychic Vampires and Other Vampire-Like Persons

 

Información en Noctalium

Libro de Bienvenida Noctalium

 

Textos Comunitarios

ABCDEF

 

Diccionario D-VRV

Diccionario VRV 3.0.

D-VRV Bibliografía y Enlaces

 

Encuestas Vewrs-Avewrs

VEWRS – AVEWRS

Resultados del Vewrs – Avewrs

Indice de Preguntas Vewrs – Avewrs

 

Enlaces

Vampiros Reales

 

FAQs

FAQ Comunidad de Vampiros Reales

FAQ Depredadores Sociales

FAQ Despertar

FAQ Noctalium Sitio web

FAQ Otherkin

FAQ Teorías de Origen

FAQ Teriantropía (Castellano)

FAQ Therianthropy (Inglés)

FAQ Vampiro Mítico – Vampiro Real

FAQ Vampiros Reales

 

Internet & Seguridad

Depredadores en Internet

Medidas de Seguridad

Glosario de Términos

Enlaces Internet y Seguridad

 

Recursos

Información

Lenguaje

Traductores – Diccionarios

 

Salud

Anemia

Carbunco

CIE-10 Enfermedades y Vampirismo

Fetichismo

Fetichismo – Sigmund Freud (1927)

Fotofobia

Fotosensibilidad

Hematología

Insomnio

Migraña – Jaqueca – Cefalea

Lupus

Pelagra

Porfiria

Porfiria y Vampirismo

Rabia

Sangre Información Básica

Síndrome de Fatiga Crónica

Síndrome de Renfield – Vampirismo Clínico

 

Sobre el Falso Virus V5

Sobre el Falso Virus V5

 

Teorías de Origen

Teorías de Origen

Otras Teorías de Origen

Enlaces de Teorías FOC a Wikipedia

 

Teoría de Evolución de Mitocondrias Eficientes

Wikipedia – Ácido graso

Wikipedia – Adenosín trifosfato

Wikipedia – Aminoácido

Wikipedia – Ångström

Wikipedia – Cadena de transporte de electrones

Wikipedia – Célula

Wikipedia – Célula madre

Wikipedia – Ciclo celular

Wikipedia – Enfermedad infecciosa

Wikipedia – Envejecimiento humano

Wikipedia – Extracción de sangre

Wikipedia – Grupo fosfato

Wikipedia – Glucosa

Wikipedia – Hidrólisis

Wikipedia – Homeotermia

Wikipedia – Infección

Wikipedia – Ion

Wikipedia – Ionización

Wikipedia – Metabolito

Wikipedia – Mitocondria

Wikipedia – Mitosis

Wikipedia – Nucleótido

Wikipedia – Polipéptido

Wikipedia – Radical (química)

Wikipedia – Sangre

Wikipedia – Senescencia

Wikipedia – Termorregulación

Wikipedia – Transfusión de sangre

Wikipedia – Unidad de masa atómica

 

Teoría de Activación de Enzimas Latentes

Wikipedia – Ácido desoxirribonucleico

Wikipedia – Ácido ribonucleico

Wikipedia – ADN polimerasa

Wikipedia – Aparato circulatorio

Wikipedia – Aparato respiratorio

Wikipedia – Célula

Wikipedia – Célula eucariota

Wikipedia – Célula procariota

Wikipedia – Citoplasma

Wikipedia – Energía de Gibbs

Wikipedia – Enfermedad genética

Wikipedia – Enzima

Wikipedia – Fuerza muscular

Wikipedia – Hematopoyesis

Wikipedia – Inhibidor enzimático

Wikipedia – Molécula

Wikipedia – Núcleo celular

Wikipedia – Nucleoide

Wikipedia – Peptidil transferasa

Wikipedia – Primates

Wikipedia – Quimioselectividad

Wikipedia – Ribozima

Wikipedia – Sistema nervioso

Wikipedia – Termodinámica

 

Teoría Células Hematopoyéticas V

Wikipedia – Andropausia

Wikipedia – Animalia

Wikipedia – Célula madre

Wikipedia – Código genético

Wikipedia – Densitometría ósea

Wikipedia – Eritrocito

Wikipedia – Estrógeno

Wikipedia – Hematopoyesis

Wikipedia – Hepatitis

Wikipedia – Hormona

Wikipedia – Leucocito

Wikipedia – Lipolisis

Wikipedia – Médula ósea

Wikipedia – Menopausia

Wikipedia – Mitosis

Wikipedia – Ontogenia

Wikipedia – Osteoporosis

Wikipedia – Plaqueta

Wikipedia – Sangre

Wikipedia – Senescencia

Wikipedia – Tejido (biología)

Wikipedia – Tejido hematopoyético

Wikipedia – Testosterona

Wikipedia – Vértebra

 

Teoría de Simbiosis Patógena Unificada

Wikipedia – Ácido desoxirribonucleico

Wikipedia – Ácido ribonucleico

Wikipedia – Aparato digestivo

Wikipedia – Archaea

Wikipedia – Bacteria

Wikipedia – Endosimbiosis

Wikipedia – Enzima

Wikipedia – Escala temporal geológica

Wikipedia – Evolución biológica

Wikipedia – Ganglio linfático

Wikipedia – Historia de la Tierra

Wikipedia – Homeotermia

Wikipedia – Postulados de Koch

Wikipedia – Proteína

Wikipedia – Último antepasado común universal

Wikipedia – Virus

 

Teoría de Divergencia Cerebral Reptilis

Wikipedia – Área de Broca

Wikipedia – Cerebro

Wikipedia – Cerebro humano

Wikipedia – Corteza cerebral

Wikipedia – Dormancia

Wikipedia – Homo sapiens

Wikipedia – Lóbulo (cerebro)

Wikipedia – Metabolismo

Wikipedia – Neuroantropología

Wikipedia – Neurona

Wikipedia – Neurotransmisor

Wikipedia – Paul MacLean

Wikipedia – Reptilia

Wikipedia – Sistema límbico

Wikipedia – Sistema nervioso

Wikipedia – Sistema nervioso central

Wikipedia – Sueño

Wikipedia – Synapsida

Wikipedia – Therapsida

 

Teorías FOC o Wiki-Conversiones – Conclusiones

Wikipedia – Estadísticas

Wikipedia – Lista de Wikipedias

Wikipedia – Wikipedia

Wikipedia – Wikipedia: Análisis de las mayores Wikipedias

Wikipedia – Wikipedia: Estadísticas

 

Vampiros Reales

Conceptos Básicos

Vampiro Mítico y Vampiro Real

Vampiros Híbridos – Cuestiones Básicas

Vampiros Psi – Cuestiones Básicas

Vampiros Sanguine – Cuestiones Básicas

Vampiros Reales y Creencias

Anuncios