Pirámides Alimenticias

La famosa pirámide alimenticia nace en 1992, introducida por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Esta es revisada y publicada en un nuevo formato en el 2005, bajo el nombre de My Pyramid, es decir Mi Pirámide. Leyendo diferentes fuentes en internet, encontré que ambas han sido tanto alabadas como criticadas, por lo que no presentaré en este artículo ninguna de las dos como si fueran la panacea de la alientación, sino que simplemente hablaré un poco de ellas.

La primera pirámide tenía el objetivo de fomentar mejores hábitos de salud en la población norteamericana, que ya entonces presentaba graves problemas de obesidad, además de cardiovasculares y diabetes. Estos problemas tenían una gran base en malos hábitos de salud, tales como el consumo de alimentos ricos en calorías y pobres en vitaminas y minerales, alto consumo de grasas, sal, azúcar, etc. El objetivo perseguido por esta primera pirámide, que se hizo famosa en todo el mundo, evidentemente fracasó. Por lo cual surge la revisión y publicación de una nueva pirámide, que para nada deja de ser libre de muchas críticas.

La primera pirámide se basaba en un sistema muy simple, los alimentos en cada nivel debían consumirse en cierta cantidad y frecuencia. Los de la base debían ser los más habituales, los del segundo nivel un poco menos, y así sucesivamente hasta llegar a la cima de la pirámide, con los alimentos menos recomendables para la salud y que más debían controlarse a la hora de consumir. En general, estos son los niveles y alimentos promocionados de la pirámide de 1992:

1º Nivel: cereales, leguminosas frescas, pan, pasta, patata.

2º Nivel: frutas, verduras.

3º Nivel: carnes, frijoles, lácteos, leguminosas secas, mariscos, pescado, pollo, huevo, nuez,  

4º Nivel: aceites, dulces, grasas.

 
 

La nueva pirámide alimenticia no se basa en niveles sino en seis franjas de color, cuyo mayor o menor grosor determina a su vez el mayor o menor consumo de los alimentos pertenecientes a cada franja. Estas son, por color y alimento:

Naranja: granos. Arroz, cereales, galletas, panes, pasta proveniente de granos integrales.

Verde: verduras.

Roja: frutas.

Amarilla: aceites.

Celeste: lácteos.

Púrpura: carnes y frijoles.

Además cada franja posee recomendaciones específicas para el consumo. Consejos que también existen en la primera pirámide publicada, claro está. Ahora bien, lo que se critica a las pirámides propuestas son varias cosas. En la primera pirámide, por niveles, el consumo recomendado era uniforme, mientras que en la segunda, por franjas de color, esto se ha intentado solucionar dando mayor importancia a un consumo personalizado, atendiendo a factores como el sexo, la edad, el estado físico, y circunstancias especiales como embarazo, lactancia, menopausia y andropausia. También se pone el acento en el control del peso y en la actividad física.

Sin embargo esta nueva pirámide ha sufrido fuertes críticas por no diferenciar claramente entre carnes rojas y carnes magras, las segundas con menos grasas; y entre los cereales integrales y refinados, teniendo los segundos efectos adversos por la manipulación del hombre. En las guías que acompañan la pirámide se hacen estas diferencias pero no el gráfico de la pirámide, lo cual ante todo disminuye la efectividad comunicacional de la misma. No todo el mundo va a leer la guía pero casi todo el mundo va ver la pirámide en algún momento, por ser lo primero y lo que más se difunde; un gráfico simple pero que debe cumplir eficazmente con directivas importantes para la nutrición, y en definitiva para la salud humana en general.

También se ha criticado que para elaborar las guías de alimentación que vienen junto a la nueva pirámide hayan intervenido representantes de empresas alimenticias, es decir partes directamente interesadas en un beneficio económico, lo cual hace dudar de la objetividad y la ética desde la cual se hacen las guías y la pirámide.

 
 

Ambas pirámides fueron hechas para la población estadounidense y eso es algo que a veces se olvida. Cada país y cultura puede ser muy distinta de un lugar a otro, las carencias y necesidades alimenticias nunca van a ser iguales para, por ejemplo, países ricos que países subdesarrollados. Es difícil pensar en pequeños países sumidos en la pobreza y que padezcan los altos índices de obesidad de Estados Unidos. Por eso ante todo cabe hablar de buenos hábitos de alimentación y no de una alimentación universal, válida para todos los seres humanos.

Sin duda cada país tendrá en la práctica, su propia pirámide personalizada y adaptada a su población. Tal es el caso de la pirámide alimenticia de la dieta mediterránea, que ha sido presentada en el VIII Congreso Internacional de la Dieta Mediterránea, celebrado en la Feria Alimentaria 2010, en la ciudad de Barcelona. Esta pirámide claramente habla a favor de un alto consumo de frutas y verduras, legumbres y frutos secos, pescado, queso y yogur, el uso de aceite de oliva por sus grandes propiedades, y un menor consumo de carnes rojas y dulces, así como recomienda el ejercicio y una buena hidratación. Y en general el consumo de alimentos frescos y lo menos procesados posible. La pirámide de la dieta mediterránea posee seis niveles, los primeros cuatro contienen alimentos que son considerados de consumo diario, mientras que los dos últimos son de consumo ocasional.

También he encontrado críticas a la alimentación sugerida por el gobierno norteamericano, más allá de que han sido diseñadas para su población. Son críticas estructurales a la primera pirámide. En el sitio Dieta Final.com, el autor del libro Dieta Final, el señor Vicente Victorica, habla muy claramente de esto. Básicamente la crítica está dirigida al pobre papel asignado a frutas y verduras, muy necesarias para la prevención de enfermedades cardiovasculares, del cáncer y otras, frente a un excesivo consumo de productos de origen animal. Esta y otras críticas hechas por el autor deben ser al menos consideradas.

 
 

ENLACES

Chile Potencia Alimentaria – Nueva pirámide alimentaria fue modificada en EEUU e incluye en su iconografía actividad física y seis categorías de alimentos saludables

Dieta Final.com – La Pirámide Alimenticia – Diseñada para convertirlo en una Momia

Fundación Dieta Mediterranea – La Dieta Mediterránea, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos Universidad de Chille – La Pirámide Alimentaria

Nutrición y Dietas – Críticas a la pirámide alimenticia MyPyramid

United States Department of Agriculture – My Pyramid.gov

United States Department of Agriculture – My Pyramid.gov – Pasos hacia una mejor salud – Castellano

United States Department of Agriculture – My Pyramid.gov – Dentro de la Pirámide – Castellano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s